Realizado por primera vez en Belo Horizonte, Brasil en 2014, la segunda edición del Encuentro Latinoamericano de Mujeres ELLA reunió este año a cerca de 300 mujeres de 15 países de Iberoamérica, esta vez en Cochabamba, Bolivia. Tuvo como principal objetivo ofrecer un espacio para la convergencia entre militantes, movimientos, agentes sociales y/o culturales y todas las personas interesadas en la constitución de una plataforma común de debate sobre temas ligados a cuestiones de género en América Latina.

Dríade Aguiar, Brasil

Conversamos con las activistas Nandín Solís García del colectivo Wigudun Galu de Panamá y Julieta Calderón de la Federación Argentina LGBT, quienes compartieron sus impresiones sobre el encuentro y el activismo de género en América Latina.

Corresponsales Clave (CC): Nos gustaría saber qué piensan de ELLA, como espacio y oportunidad de articulación y participación de mujeres latinoamericanas en nuestro contexto histórico y político patriarcal dominante.

Nandín Solís García (NSG): ELLA es para nosotras un espacio libre para expresar nuestra diversidad dentro de la diversidad. Al cuestionarnos el ejercicio del concepto universal del ser mujer, no hay espacio más oportuno que las miradas de la mujer latinoamericana y del Caribe, para crear mutuos entendimientos.

Julieta Calderón (JC): La pregunta ya responde bastante. Pero me gustaría agregar que ELLA es una herramienta de cambio, es el espacio justo que necesitamos las mujeres para seguir profundizando nuestros derechos y marcando la agenda de cada estado, para seguir avanzando hacia una Latinoamérica libre, feminista e igualitaria.

CC: ¿Qué temas se destacan entre los que fueron conversados, reflexionados, discutidos en la mesa de diversidad?

NSG: La legislación en la región (principalmente sobre identidad de género y unión civil), militancia pedagógica, discursos políticos en articulación con el movimiento feminista de la región.

JC: Hubo dos mesas de trabajo sobre diversidad: una referida a construir una agenda de trabajo en general y otra que apuntaba a construir una agenda parlamentaria sobre derechos de las personas LGBTIQ. Con respecto a la primera, nos focalizamos en los aportes sobre diversidad que podíamos hacer a ELLA y la segunda estableció diversas conclusiones sobre las normas que necesitamos y las normas que no necesitamos que, a su vez, nos estigmatizan o criminalizan, etc.

CC: ¿Qué experiencias de sus organizaciones compartieron en las mesas?

NSG: La experiencia desde la colectividad de un pueblo indígena con realidades que no son visibles. Las diversidades de género que no cumplen con las definiciones de género convencionales. Por ejemplo, omeggid (“como mujer”), que es una identidad de género considerada ancestral del pueblo indígena Guna de Panamá, desde la cosmovisión del tránsito fluido constante de ser hombre y mujer. Como mujer, no sigue el estereotipo de la mujer occidental o la mujer trans. Y como hombre no se asume como tal. No somos gays, ni bisexuales, ni transexuales, ni travestis, ni transgéneros según las definiciones impuestas.

JC: Desde Argentina hemos aportado nuestra experiencia de la lucha por la conquista del matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. No obstante, en las mesas de trabajo compartimos nuestra agenda de trabajo nacional respecto de los principales objetivos actuales de nuestra organización, como la reforma de la ley antidiscriminatoria y la creación de defensorías LGBT en todo el país.

CC: ¿Qué piensan acerca de la participación de las mujeres lesbianas, bisexuales y trans de la región en la política, los avances, retrocesos y temas pendientes en cuanto a derechos?

NSG: Me parece que es muy importante para articular estrategias en conjunto, desde la concepción del género como violencia.

JC: Pienso que se necesitan más espacios de articulación para seguir transmitiendo información y estrategias, para lograr una articulación que permita una lucha unida, fuerte y transversal en toda América Latina y el Caribe.

CC: ¿Cuáles son las proyecciones a futuro de ELLA como espacio de participación de mujeres?

NSG: Será fundamental la participación directa de la comunidad de la diversidad sexual en los procesos que proponga ELLA.

JC: Se espera que ELLA pueda continuar como instancia política de articulación, trabajo y cambio, que reúna a la mayor cantidad de diversidad feminista posible, que siga creciendo y mejorando cada año, para afianzar nuestras conquistas y nuestros sueños, que aglutine toda la energía y la fuerza de los distintos movimientos.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.