Empezaba el mes que celebra el Orgullo LGTB y ,el 4 de junio, se expidió el decreto 1227 que permite de manera fácil y rápida, cambiar el sexo en dos importantes documentos de identidad: El registro civil (documento que todo ciudadano debe tener y que se expide a los pocos días del nacimiento), y la cédula de ciudadanía, que es el documento oficial de identificación para todos los adultos colombianos.

Tara Arias es una de las mujeres que se beneficiarán con el decreto 1227.

Antes de la expedición del decreto 1227, el proceso de cambio de sexo era complejo, largo y obligaba a que la persona se declarara como enfermo(a) psiquiátrico(a). Ahora se trata de un simple proceso notarial que se puede realizar dos veces en la vida y con un intervalo mínimo de diez años.

Sin embargo, por la novedad del tema en Colombia, donde no hay una ley de identidad de género, surgen algunos interrogantes; por solo citar el caso del ejército: ¿los hombres trans serán aceptados en el ejército? (En Colombia todos los hombres deben prestar el servicio militar). ¿Las mujeres trans que prestaron servicio militar como varones tendrán para unas instancias reconocimiento de mujer y en otras reconocimiento como hombres? (El decreto no contempla el cambio de sexo para la libreta militar). Sin duda, con el paso del tiempo estas cuestiones y muchas otras serán materia de debate y obligarán a las cortes y a los juristas a pronunciarse y, ojalá, a definir una Ley de Identidad de Género.

Ser Lesbiana y Patriota: ¿Un crimen?

El 16 de junio también se hizo historia en las Fuerzas Armadas. Por primera vez una mujer abiertamente lesbiana fue ascendida a Teniente Coronel en la Policía Nacional, distinción que a la fecha han alcanzado muy pocas colombianas.

Sin embargo, no fue nada fácil triunfar en un entorno tan machista como el de las Fuerzas Armadas. Sandra Mora era una policía ejemplar, llegó a tener bajo su mando a cientos de subalternos, y a estar a cargo de la seguridad de personalidades muy importantes como ministros y embajadores, sin embargo, fue destituida por tener novia.

Sandra Mora

Aunque la carta de destitución mencionaba otros motivos, como corrupción y posibles nexos con el narcotráfico, la justicia logró comprobar que el verdadero motivo de su baja fue su orientación sexual.

Como si se tratara de un crimen, su jefe, el Coronel Mario Gutiérrez, la intimidó en el año 2000: “Teniente, sabemos que usted es una excelente profesional, pero también que tiene una relación, más allá de la amistad, con una mujer del aeropuerto”. Sandra no lo negó y por ello sufrió persecución y acoso laboral. Luego de su despido tuvo que enfrentar la pobreza, el aislamiento, el estigma social y la sombra de la corrupción sobre su gestión profesional. Fueron 11 años muy duros, pero de una constancia inquebrantable.

En noviembre de 2011 fue reintegrada a la Policía y la sentencia tambien ordenó que se le pagara todos los salarios que había dejado de recibir durante 11 años y medio. Hoy en día Sandra es la encargada de temas como la inclusión y la diversidad en la Policía Nacional.

Claramente la Colombia de hoy es otra, distinta a la del año 2000 cuando la destituyeron, así lo demuestra ella misma, quien durante su gestión ha logrado detener cinco procesos de destitución por motivos de orientación sexual (aunque hay grandes avances jurídicos, persiste una gran homofobia en la sociedad colombiana).

Una Marcha con Mucho Por Celebrar

Para cerrar un mes de grandes logros, el 29 de junio, día en que se celebró en Colombia la Marcha del orgullo gay, el ministro del interior, Juan Fernando Cristo, anunció que era un compromiso del actual gobierno lograr que se aprueben en las instancias correspondientes el matrimonio y la adopción igualitarios. Es algo digno de celebrar en un país donde los altos funcionarios nunca habían sentado una clara posición frente a estos temas.

Y no se trata de retórica política. El anuncio del ministro viene antecedido de varias acciones y llamados a las cortes y a instituciones como la Fiscalía para defender los derechos de las personas de los sectores LGBTI, de hecho, la Fiscalía General de la Nación acaba de crear una oficina de Género y Enfoque Diferencial para investigar y esclarecer crímenes motivados por la orientación sexual y/o identidad de género. Al encargado de esta oficina, Mauricio Noguera, ya se le conoce como el Fiscal LGBTI.

Si Colombia sigue esta senda por la igualdad, es posible que muy pronto se alcancen grandes metas como la ley de identidad de género y el matrimonio y la adopción igualitarios, consolidando al continente americano como una región que empieza a tomar acciones de gran impacto para favorecer a las personas de la comunidad LGBTI, históricamente excluidas y marginadas.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.