La  Iniciativa de Ley que reforma el Artículo 131 del Código Penal para el Estado de Querétaro presentada por la diputada Beatriz Marmolejo se aprobó el 17 de julio en sesión de pleno de la Legislatura con 22 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones. Aún está pendiente la publicación en el diario oficial de Querétaro.

La reforma plantea penas de hasta 50 años de cárcel a personas que cometan homicidio motivado por la preferencia sexual e identidad de género de hombres y mujeres. Lluvia Cervantes miembro de Red por los derechos sexuales y reproductivos en México (Ddeser) y del Comité estatal contra la homolesbobitransfobia señaló a Corresponsales Clave que la reforma a este código dan visibilidad a los crímenes de odio que deberán ser demostrados por señas particulares de “intolerancia, odio, y discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Beatriz Marmolejo, diputada impulsora de la propuesta.

Cervantes mostró su sorpresa frente al hecho de que esta propuesta de ley fuera presentada por la diputada Beatriz Marmolejo, del Partido Acción Nacional, “porque a lo largo de varias administraciones justamente este partido se ha mostrado renuente a los temas que tienen que ver con disidencias sexuales”.

Cervantes nos recordó que las organizaciones de la sociedad civil han exigido por más de diez años respuestas al tema de los crímenes por homofobia en el estado de Querétaro. Mucho de este trabajo se intensificó a raíz del asesinato del activista Octavio Acuña, destacó Cervantes, un caso que lleva “diez años de impunidad (…) y con homofobia dentro de la investigación que hizo que no hubiera justicia”.

La activista destacó que sin duda es una noticia para celebrar y que, lejos de apagar agendas de trabajo en derechos sexuales y reproductivos, es un espacio para continuar avanzando en el reconocimiento de derechos de las personas. “Todavía faltan muchas cosas para garantizar verdaderamente que las personas tengan todos los derechos”, subrayó Cervantes y señaló que estos avances también pueden ser “como algunas concesiones para que no se de tanta presión en otros temas”.

La diputada promotora de la iniciativa, Beatriz Marmolejo, calificó como un avance histórico esa reforma al Código Penal y señaló que es de mucha importancia para la observancia de los derechos humanos.

Esta reforma es el resultado de un trabajo compartido en el que la sociedad civil se ha vuelto de gran peso para el impulso, así como la participación de diputadas y diputados que se han ido comprometiendo en la defensa de los derechos de las personas de la diversidad sexual.

Cuando una ley enmarca cierta problemática, los trabajos de investigación de asesinatos a las personas de la diversidad sexual deben ser tratados con la importancia y lenguaje que cita el código penal reformado.

La sociedad civil quedará atenta a la aplicación de esta iniciativa para evitar que se convierta en  “letra muerta” -como lo sucedido con la tipificación de feminicidio, según comentó Cervantes-. Asimismo se deberá vigilar el lenguaje que se use en los medios para referirse a crímenes de odio por orientación sexual e identidad de género.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.