Desarrollar propuestas, estrategias y acciones puntuales en el diseño e implementación de políticas públicas y programas encaminados a mejorar la vida de las mujeres en torno al VIH con base en la igualdad de género y los derechos humanos, fue el objetivo del primer encuentro de redes de mujeres realizado el pasado fin de semana.

Si bien es cierto que en los últimos años en la mayoría de los países de la región se han logrado importantes avances en materia legislativa vinculados al tema de las mujeres: tales como leyes, normas y recomendaciones que garantizan los derechos sexuales y reproductivos, el derecho a la salud, a la no discriminación, a la educación sexual integral y a una vida sin violencia; es de suma importancia remarcar que dichos avances no se han llevado a la práctica en políticas públicas, integrales y de verdadero alcance.

Según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), entre el 17% y  53% de la población de mujeres es afectada por la violencia, con diferencias entre los países de Latinoamérica.  En cifras absolutas, se estima que la tasa de violencia sexual contra la mujer en América Latina es de 500 casos por día.

Haciendo referencia a la temática del VIH, según las últimas informaciones, la mayor parte de las nuevas infecciones son trasmitidas sexualmente y continúa en ascenso el número de nuevas infecciones en mujeres  en toda la región de América Latina. Es por eso la importancia de afianzar el monitoreo y la consecución de las políticas públicas en el abordaje del VIH y hacerlo de manera integral con respecto a la salud de las mujeres y su salud sexual y reproductiva.

Marcela Alsina, Secretaria del MLCM+, participó de este encuentro que buscó constituir un frente, una alianza, para el trabajo articulado y unificar las agendas, sin perder las particularidades de cada una de las redes (ICW, Redtrasex y WWW); y que estas a su vez, donde este, defienda la agenda de las mujeres, sin importar de qué población o en que circunstancia. Según Alsina, este ha sido un deseo que han tenido por muchos años y cre que este sería su primer objetivo.

La representante del MLCM+, quien también participó en la consulta regional en prevención, convocada por ONUSIDA, comentó que como parte de la sociedad civil se debe monitorear y exigir que se cumplan las estrategias discutidas y definidas en cuanto a prevención y acceso. A propósito de las meas 90-90-90, considero que eran altas, pero que servirán para hacer una fuerte vigilancia a los gobiernos y exigir que se cumpla y llegar al máximo. Alsina dijo que, en lo personal, le gustan las metas altas por que sirven para hacer incidencia políticas desde cada uno de los países y la región y hacen que la sociedad civil presione al límite y que los gobiernos se sientan que tienen que cumplir.

Con respecto al Fast Track, Marcela indicó a Corresponsales Clave que es una estrategia en prevención a la que en un primer momento se opuso total y rotundamente, porque le parecía algo de laboratorio o de negocio. Pero frente a la realidad, según afirmó, el Fast Track ya está, y hay que vigilar su implementación, “por que es una realidad y, aunque no querramos, eso se va a dar”. Tenemos que interiorizar mas, estudiar y estar preparados como sociedad civil a cuáles son los nuevos desafíos.

Finalmente Marcela Alsina dijo que todas la mujeres de la región deben elevar la voz sobre la vulneración de derechos que sucede. “Hace muy poco se realizó una marcha en Argentina con el lema: “Ni una menos” –comentó- porque no quiere que ni una mujer muera por violencia de género. Entonces necesitamos de la voz de todas y nosotras, como líderes, invitar a todas las líderes, a compañeras de diferentes organizaciones feministas con trabajo en VIH, con trabajo en derechos humanos a unificar la voz, que nos escuchen, existimos, estamos. “Ni una menos” y basta de violencia contra la mujer.”

La reunión de las redes de mujeres en Panamá le ha dado un nuevo impulso a la participación de las organizaciones de sociedad civil en la respuesta al VIH, a nivel de la construcción de políticas. Este ha sido un importante paso y creemos que pronto se sentirá el impacto de este trabajo.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.