En la ronda 10 de subvenciones del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria (FM), Panamá tuvo éxito con una propuesta que trabajaría con poblaciones en mayor riesgo (PEMAR), respondiendo a los criterios de elegibilidad de ese mecanismo financiero para países de ingresos medios altos.

Luego de tres años de ejecución, el “proyecto PEMAR Panamá”, como se le conocía localmente, con una muy criticada administración técnica y financiera de un Receptor Principal (RP) extranjero, CICATELLI ASSOCIATES INC (CAI), finalizó su primera fase el 31 de diciembre de 2014 sin pena ni gloria, ni impactos significativos en el curso de la epidemia. Antes de dicho cierre, el RP envió una nota formal a la presidencia del Mecanismo de Coordinación de Panamá (MCdP) en la cual presentaba su renuncia y manifestaba no tener interés de seguir como administrador de los fondos para el futuro del proyecto.

Panamá en el Nuevo Modelo de Financiamiento

Quienes están familiarizados con los mecanismos del FM, recordarán que desde el año pasado se puso en marcha el Nuevo Modelo de Financiamiento, al cual podían asimilarse los países que ya contaban con un proyecto en marcha. En ese nuevo escenario, Panamá presentó en octubre del 2014 una nota conceptual con una programación conjunta entre VIH y tuberculosis. Una sorpresa para algunos representantes de las comunidades ya que desde la primera ronda no se accedía a recursos del FM para responder a la tuberculosis en el país.

A inicios del proceso de iteración con el Fondo Mundial para lograr una propuesta sólida, el MCdP señaló que “con una programación conjunta y mejorada para la lucha contra estas dos enfermedades, los recursos se destinarán a fines más acertados, los servicios se podrán ampliar y se mejorarán su eficacia, eficiencia, calidad y sostenibilidad.” La Nota conceptual articularía “una inversión ambiciosa, orientada estratégicamente y dotada de solidez técnica y que se fundamente en la estrategia nacional de salud y los planes estratégicos nacionales (PEN) sobre enfermedades.”

A pesar de que el MCdP ha presentado la Nota Conceptual como muy sólida, algunas personas vinculadas a la respuesta criticaron las metas previstas, que señalan son muy difíciles de alcanzar, la propuesta tiene un fuerte enfoque biomédico y las respuestas planteadas obligarían a las personas a reuniones cara a cara e intervenciones grupales para ser consideradas como población alcanzada por las actividades.

Muchos de los activistas creemos  que la población no fue tomada en cuenta para opinar o sugerir estrategias desde la experiencia de cada sector involucrado.

La responsabilidad de administrar técnica y financieramente los fondos de esta nota recaerá en el PNUD en conjunto con la Coordinadora Nacional de Salud (CONSALUD), una estructura interna del Ministerio de Salud y semi autónoma. Para que esto sea posible, se hicieron evaluaciones de capacidades al interior del Ministerio de Salud, por la articulación existente con el sistema de Naciones Unidas.

La selección del RP no fue tarea fácil. Inicialmente se eligió a Panamerican Social Markenting (PASMO), sin embargo esta organización luego de unos meses declinó en el rol de administrador de los fondos, lo que llevó a un segundo proceso de concurso en el que la Asociación Panameña para el Planeamiento de la Familia (APLAFA) resultó elegida por cumplir con todos los criterios solicitados; sin embargo, luego de varias reuniones, la junta directiva de la asociación envió una nota de renuncia. Fue en una tercera convocatoria –la vencida- donde se eligió al PNUD como RP para esta nueva fase, con la condición de que en un tiempo prudencial fuese el Ministerio de Salud el responsable de la administración técnica y financiera.

Se espera que para enero de 2016 se inicien las actividades propuestas.

Poniendo la casa en orden

Para responder al Nuevo Modelo de Financiamiento y mejorar las estructuras vinculadas a los procesos del Fondo Mundial, desde el MCdP se iniciaron procesos de elección de algunos de los sectores de la sociedad civil para ocupar las representaciones ante esta estructura.

Los sectores que deben escoger sus nuevos representantes son: sector de personas con VIH, sector de personas trans, sector de trabajadoras sexuales femeninas, y desde las instancias gubernamentales que se vieron afectadas por el cambio de gobierno.

Corresponsales Clave conversó con Dayra García, elegida la semana pasada como representante de las personas con VIH. Ella resaltó la importancia de participar y visibilizar a la mujer en estos espacios de toma de decisiones. Sobre el proceso de elección, señaló que fue muy agotador. Se llevaron a cabo procesos de elecciones directamente con las bases en las diferentes Clínicas de tratamiento antirretroviral del país.

En esta oportunidad se decidió viajar a las provincias y realizar con los usuarios de las clínicas TARV unas elecciones con la mayor cantidad posible de personas, que desde su sector escogieran la nómina (lista) que consideraban mejor de acuerdo a los  planes de trabajo presentados con anterioridad.

García indicó que todo el esfuerzo, desgaste y frustraciones fueron recompensadas; su nómina alcanzó sus objetivos, motivándolas a continuar en esta lucha, para llevar la voz desde las  bases a espacios de toma de decisiones.

“Ya era momento de que se tomase en cuenta a las personas del interior del país, con una mayor participación en estos procesos, ya que anteriormente se realizaba en la capital, con poca participación de los pares del interior”, comentó García.

Dayra García (Directora de la Asociación Viviendo Positivamente) encabezó la lista ganadora y la acompañaron Yarianis Campos (de la provincia de Colón y vinculada al MLCM+), como primer suplente e Iris de Gracia, de la Asociación Nueva Vida, de la provincia de Chiriquí; todas ellas con una trayectoria en la temática del VIH y trabajo de pares. La lista ganadora rompió también con los paradigmas anteriores que dejaban de lado a las mujeres y a activistas del interior.

Con los nuevos recambios, se espera tener un mecanismo más fortalecido, que garantice que los recursos sean bien ejecutados e implementados, así como se realice una supervisión objetiva y proactiva del nuevo RP, sub receptores y todos los involucrados.

El trabajo recién comienza.

Fotos tomadas del facebook de Asociación Viviendo Positivamente.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.