Del 3 al 6 de agosto, más de 40 activistas GBT y de VIH de Chile, Argentina, México, Puerto Rico, Brasil y Paraguay se reunieron en torno a la Escuela de Perras, Capítulo 0, con el objetivo de posibilitar un espacio de construcción colectiva en incidencia política y articulación que trabaje estrategias de movilización, capacitación, comunicación y el desarrollo de acciones comunes que tengan impacto en las agendas comunitarias.

La Red de Jóvenes Positivos LAC, SOMOSGAY, International Treatment Preparedness Coalition (ITPC) y Fora do Eixo, llevaron a cabo en Asunción, la primera reunión estratégica y taller de formación política dirigidos a jóvenes de poblaciones claves para la región de América Latina y el Caribe.

Frente a una realidad en la que más de 1,8 millones de personas viven con VIH en América Latina y el Caribe, la epidemia se concentra en varones gays, otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH), así como en mujeres trans, trabajadoras sexuales y usuarios de drogas, los jóvenes no forman parte de espacios de formación política y espacios donde se toman decisiones políticas sobre el VIH, a pesar de ser también una población afectada por el virus, según lo demuestra la evidencia. Por ello, surgió la idea de agrupar, organizar y movilizar a las perras de la región para discutir, articular y ser parte proactiva de la respuesta al VIH. Hacer juntas y juntos una escuela distinta, un espacio innovador y revolucionario que, entendiendo la historia, moviliza y articula en el presente, proyecta y compromete a futuro.

Perras…

Es sabido que la palabra perra es utilizada como eufemismo dirigido a quienes desafiamos a la norma hegemónica de control, apropiación y dominación de los cuerpos, a quienes creemos que la sexualidad también es placer y comunicación (no sólo reproducción), a quienes la vivimos y defendemos.

Es un elemento del lenguaje opresor, enunciado desde una mirada conservadora y fundamentalista, no sólo en cuestión de los cuerpos y su autonomía, sino de la integridad de las personas diferentes al marco heteronormativo y patriarcal que se ha aprendido, reproducido y sostenido históricamente.

Los gays, trans y mujeres trabajadoras sexuales, poblaciones clave en términos de VIH, somos permanentes blancos de la palabra perra, utilizada como sustantivo y/o adjetivo. La historia, narrativa y relación de poder cambian cuando nos apropiamos de la palabra y construimos nuevos imaginarios y símbolos a partir de ella, y la materializamos de manera distinta. Cuando somos perras organizadas, bravas, nos defendemos y defendemos las causas que nos unen.

La Escuela, Capítulo 0

El taller de 4 días se inició con reflexiones colectivas sobre la Escuela como espacio de formación política, las identidades sexuales y las experiencias políticas sobre las mismas. También se realizaron debates, análisis de coyuntura y reflexiones acerca de la situación de las poblaciones clave de la región, las barreras legales, los aliados, los adversos, los actores y la medición de fuerza de los mismos.

Las discusione se agruparon en tres ejes principales: el panorama político y su impacto en comunidades LGBT en América Latina, la epidemia del VIH y las poblaciones clave y el pensamiento crítico y trabajo de base con comunidades más afectadas.

También se discutió sobre el financiamiento para el VIH, que se encuentra en un contexto cambiante y exige mayor articulación regional; la propiedad intelectual que afecta el acceso a medicamentos y se socializaron experiencias valiosas de vinculación en la región, como es el caso de SOMOSGAY, ASICAL (Fernando Muñoz), FACCIÓN, ELLA, J+LAC, Universidad de las Culturas, Fora do Eixo y Varones Antipatriarcales.

Se espera que la Escuela tenga una edición por año. El resultado del capítulo 0 fue el fortalecimiento de la alianza entre jóvenes que trabajan en organizaciones de comunidades más afectadas, con énfasis en jóvenes que viven con VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.