Con la clara convicción de ser un partido político inclusivo y de avanzada, el Movimiento de Renovación Sandinista declara apostar por los derechos humanos como pilar fundamental de su estrategia y espera atraer a grupos excluidos, entre otros a lesbianas, gays, bisexuales, trans. Pero, ¿cómo lograrlo en una de las sociedades más polarizadas, conservadoras y empobrecidas de la región, que avizora en poco más de un año una nueva contienda electoral presidencial?

Ana Vijil.

Ana Margarita Vijil es la Presidenta del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), partido nicaragüense social demócrata fundado en 1995. Abogada con especialidad en género y políticas, afirma que el MRS nació de una escisión del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) por divergencias en la democratización que el país vivía. Durante años el FSLN había sido dirigido por hombres y nadie había reclamado mucho; tampoco se hablaba del rol de las mujeres. Así, la necesidad de respeto de las diferencia y de opiniones distintas hizo que los primeros estatutos del MRS permitieran que afiliados y afiliadas se organicen desde sus intereses. Originalmente, en el MRS se fundaron la red de jóvenes y la red de mujeres y a partir de 2014 se creó la Red de la Diversidad Sexual Renovadora, con el claro interés de fortalecer los derechos, de afiliados y afiliadas de la diversidad sexual.

En sus inicios, el MRS llamó la atención de muchos líderes de la diversidad sexual porque varios de sus dirigentes tuvieron una actitud muy abierta hacia el tema y muchos GLBTIQ empezaron a simpatizar con su causa.

(…) (Tenemos) una alianza estratégica y programática firmada con el movimiento de mujeres y ha sido fundamental para el desarrollo de la red de mujeres del MRS porque ellas nos han ayudado con capacitaciones, con orientación, etc. Entonces, en la medida en que podamos crear alianzas estratégicas con las fuerzas vivas del país, nos es sumamente importante que coincidan con nuestra idea de trabajo por la democracia y por la justicia social, pero hay muchos prejuicios e intolerancia en términos de la red de la diversidad y los dirigentes nacionales tendrán que enfrentar eso, discutir para avanzar agenda y abrir los espacios de debate, estamos completamente comprometidos con la lucha por los derechos humanos y la lucha de la diversidad es una lucha de derechos humanos. (…) pero más allá de eso yo creo que el hecho de que comience a identificarse con orgullo y en plano de igualdad la existencia de la red de la diversidad, ya es el primer gran paso. Yo creo que el hecho de que la diversidad entre con el aval del partido es clave para que esa discusión se abra y podamos entrar a debates más claros.

¿De dónde surge la idea del MRS de trabajar propiamente con una red de la diversidad sexual?

Tenemos años trabajando con gente vinculada al tema de diversidad desde la sociedad civil, líderes de organizaciones de la diversidad -tal vez un poco más politizadas que otras-, vienen a nuestras actividades y tienen espacios de reflexión con nosotros; pero aunque en  Nicaragua hay diversos grupos LGBTIQ, todavía no hay una agenda política. Creo que ha habido mucho desarrollo en los temas de salud y de sexualidad, pero en la agenda política hace falta mayor articulación y, en la medida de lo posible, si nosotros podemos, desde la red de la diversidad, avanzar algunas cosas esa sería nuestra misión como partido político también: responder a las necesidades de grupos organizados, pero no queremos sustituirlos, sino  complementarlos y nosotros como partido político podemos representar los intereses de esta sociedad que es plural.

¿Podríamos esperar que para las próximas elecciones internas del MRS puedan haber candidatos gays, lesbianas, y trans en las juntas municipales? ¿Podrían diputados gays y lesbianas presentar su candidatura dentro del MRS?

Hasta la creación de la red de la diversidad, la tónica fue: nadie se mete en la vida privada de nadie porque no es nuestro problema. Ya no andamos con esos moralismos. Con elecciones libres, justas y transparentes, puede haber una plataforma desde la diversidad sexual que se permita participar en las elecciones internas del partido y va a ser muy importante esa presencia para poder ganar votos. Parte del reto es cómo superar los prejuicios de tus propios compañeros del partido y debemos ir avanzando en eso. Para las mujeres hubo toda una batalla también porque éste es un partido progresista, de izquierda, democrático, pero todavía tenemos problemas de machismo. Logramos el cambio en los estatutos para que pudiera haber cuotas de mujeres y tuvo que haber todo un lobby y un proceso de discusión para conseguir las reformas a los estatutos y las logramos. Eventualmente el reto de la diversidad va a tener que pasar por exigir algún tipo de cuota porque cuando hay condiciones sociales y estructurales que afectan tu participación en plano de igualdad, vos necesitas medidas excepcionales que te ayuden a llegar a un nivel de representación que garantice superar los obstáculos sociales.

Creo que en tanto la red de la diversidad tenga su agenda clara de trabajo, de formación de sus integrantes, de vinculación con las otras estructuras del partido, de metas concretas, en esa medida va a ir avanzando.

(…)

Es evidente que hay cambios en el ambiente, hay cambios en Nicaragua. Si vos logras establecer reglas claras tales como cero tolerancia a crímenes de odio, esta puede llegar a ser una sociedad muy tolerante. Yo creo que hay algo cultural que nos puede facilitar la vida con respeto entre todos pero necesitamos un estado que nos ayude a propiciar eso y no un estado que invite al odio y a expresarlo. Estoy convencida de que Nicaragua puede ser mejor y pasa definitivamente por el respeto a las diferencias y el saber que es bonito y alegre ser diferente porque así podemos aprender unos de otros. Una vida en blanco y negro sería bien aburrida y qué alegre que el arcoíris existe.

Agradecemos a Ana Vijil por su gentil entrevista. El mundo ha sido testigo de los avances en la participación política de la población LGTBIQ; contamos con diputadas lesbianas en Argentina y ministros gays en Costa Rica. La inclusión de la diversidad sexual en los partidos políticos es un paso necesario para alcanzar una genuina representación en los aparatos estatales y garantizar que las políticas públicas respondan a sus necesidades.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.