“Mejorar la prevención combinada del VIH para fortalecer el continuo de la prevención y la atención” es el título del documento que orientará la acción de gobiernos, organismos de cooperación, organizaciones de la sociedad civil y comunidades para alcanzar las metas de prevención, cero discriminación y las 90-90-90.

El documento señala que “ha habido grandes avances para aumentar la disponibilidad de las pruebas de VIH. Sin embargo, poco se ha avanzado en el logro de un diagnóstico y tratamiento más temprano de las personas viviendo con VIH.” Por ello, se hace un llamado a fortalecer las acciones de prevención primaria, con intervenciones focalizadas en las poblaciones clave que permitan reducir drásticamnte el número de nuevas infecciones.

Con el fin de alcanzar las metas, los firmantes proponen que:

1. Todos estos compromisos y acciones desarrolladas para el cumplimiento de las metas de prevención combinada y cero discriminación se basen en el respeto, promoción y garantía de los derechos humanos con una perspectiva de género.

2. Los países deben vincular las acciones de prevención combinada al continuo de atención del VIH, dentro del marco de una respuesta de atención integral de la salud.

3. Los países adapten e implementen progresivamente sus paquetes de prevención combinada y acceso a diagnóstico del VIH según los lineamientos internacionales de la OMS.

4. Todas las intervenciones a desarrollarse para el cumplimiento de las metas de prevención combinada requieren ser adaptadas al ámbito local y estar focalizadas en las poblaciones clave y vulnerables.

5. Solo se lograrán las metas, si se asegura una mayor articulación multisectorial, que requiere que los gobiernos involucren a la sociedad civil, incluyendo a las poblaciones clave y las personas con VIH en el diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación de las estrategias e intervenciones de prevención combinada.

6. Para que los países puedan ofrecer respuestas más innovadoras y eficaces será necesario incrementar la cooperación técnica horizontal, promoviendo el intercambio de experiencias entre los diferentes actores de la respuesta.

7. Se renueva y reafirma el compromiso de eliminar la transmisión vertical de VIH y sífilis, destacando la reciente validación de Cuba como primer país del mundo en lograr la eliminación de la transmisión vertical de ambas enfermedades.

8. Es indispensable incrementar las acciones tendientes a reducir los prejuicios, la violencia, el estigma y la discriminación vinculados con el VIH/sida, contra las personas que viven con VIH y las poblaciones clave1 (gays y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, trabajadoras/es sexuales, personas trans, usuarios de drogas, personas privadas de libertad, mujeres, niñas y personas que viven con VIH/sida) y poblaciones vulnerables. Estas acciones pueden incluir la eliminación de barreras legales y políticas, reducción de la discriminación en los servicios de salud y servicios sociales, el abordaje de las necesidades específicas de las mujeres y las niñas, la reducción de la violencia, y garantía del acceso a la justicia, entre otras.

9. Para lograr un adecuado monitoreo de las metas de prevención combinada del VIH y de cero discriminación se requiere fortalecer los sistemas de información estratégica nacionales incluyendo la realización de los estudios necesarios.

10. Para garantizar la sostenibilidad de las metas, los países deberán asignar el presupuesto necesario, promoviendo un uso más racional y eficiente de los recursos.

11. Se requiere incremento de los recursos externos para reducir la brecha de financiamiento y aumentar la inversión en los sistemas de información estratégica, el incremento de la cobertura con intervenciones de prevención combinada, la educación sexual integral, el trabajo en la reducción del estigma y la discriminación, como también, en solventar el trabajo de la sociedad civil.

12. Sin la contribución financiera adicional de los mecanismos bilaterales y multilaterales, la región no logrará el cumplimento de las metas. Además de la inversión incremental doméstica en salud y VIH, es indispensable para el cumplimiento de los compromisos y lograr una respuesta sostenible contar con el apoyo de la cooperación internacional para el desarrollo.

13. Será necesario también promover la creación de otras fuentes de recursos sostenibles, como por ejemplo promover un mecanismo basado en una contribución de los impuestos sobre las rentas financieras y promover reformas en dirección de una tributación progresista. Es oportuno destacar el trabajo en este mismo sentido, de iniciativas como UNITAID, fundada por Brasil, Chile, Francia, Noruega y Reino Unido, de la que se espera que pronto inicie actividades en la región.

14. Ante un significativo retiro de la inversión en América Latina y el Caribe, hacemos un llamado al Fondo mundial para la lucha contra el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria para que, como parte de su nueva estrategia, defina un modelo claro de inversión para todas las naciones de nuestra región, alineado con el logro de todas las metas globales y regionales, más allá de la clasificación macro-económica o perfil epidémico de los países.

15. Para lograr la sostenibilidad, en muchos países necesitamos poder superar las barreras de la propiedad intelectual, implementando por ejemplo las flexibilidades del acuerdo ADPIC y otros mecanismos que permitan garantizar precios justos y accesibles de medicamentos e insumos de calidad para que podamos ampliar la cobertura en forma responsable y sostenible.

Para ver el documento completo, incluyendo las metas específicas, haga click aquí.

También puede encontrar una versión en inglés aquí.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.