Fast Track, 90-90-90, cero discriminación, prevención combinada, todos estos temas circulan en reuniones y discusiones sobre cómo afrontar los desafíos de la epidemia hacia el 2030. Corresponsales Clave habló con Aurelio Núñez, Jefe del Programa Nacional del VIH de Panamá, quien compartió los avances en ese país para responder al sida.

Diagnóstico

Aurelio Núñez empezó por comentar el éxito de la campaña “Pruebas que Salvan Vidas” que se realizó hace poco en Panamá, en el marco de la cual se hicieron 15 mil pruebas de VIH. “Aun sabiendo que el VIH tiene y crea estigma y discriminación, que las personas son temerosas de saber su diagnóstico; el que más de 15,000 personas hayan llegado, nos permite considerar que fue exitosa”, señaló el jefe del Programa.

En la campaña de este año se encontraron 100 diagnósticos positivos y algunos casos de sífilis, prueba que también se ofertó gratuitamente. Todos los casos fueron  vinculados con las clínicas de terapia para continuar con el examen de CD4 y Carga Viral y evaluar el inicio de tratamiento antirretroviral.

Al ser preguntado por los retos a afrontar para alcanzar el primer 90%, que las personas positivas conozcan su diagnóstico, el Jefe del Programa Nacional de VIH dijo que Panamá desde hace dos años modificó el algoritmo diagnóstico de las pruebas de VIH para que cualquier persona pueda ser diagnosticada y  recibir sus resultados en menos de una hora, lo que antes podría tardar hasta seis semanas.

Para afianzar esta estrategia, Panamá está capacitando al personal de laboratorio y haciendo compras de las pruebas rápidas necesarias para cubrir las necesidades de todo el país, incluyendo el área hospitalaria, así también realizará campañas de realización de la prueba de forma masiva, e incorporará mayor presupuesto para la compra de medicamentos.

Tratamiento y Seguimiento

Fortalecer las Clínicas Amigables es otro de los compromisos que se tiene como Estado, y en este caso en particular con el Fondo Mundial. Se buscará que la población de más alto riesgo que sea diagnosticadas a través de la propuesta del FM a partir del próximo año puedan ser referidas y atendidas en nuestras clínicas amigables.

Para lograr avanzar con paso seguro hacia los 90-90-90, Panamá firmó un memorando de entendimiento con el Centro de Excelencia en la lucha contra el SIDA de Vancouver. El centro brindará asistencia técnica al país, es decir “asesoría, orientación y espacio para que el personal técnico del Programa del Ministerio de Salud y personal del laboratorio se entrenen en nuevas técnicas de diagnóstico molecular, las pruebas por ejemplo de genotipo que realizamos en el país nos cuestan $300.00 cada una sin embargo con la metodología que se usa en Vancouver las mismas están costando menos de $80.00 esto quiere decir que con el mismo dinero que le estamos pagando a una casa comercial, si se realizaran  con la tecnología abierta, nos estaríamos ahorrando cuatro veces y de este modo se podrían hacer más pruebas de genotipo y de CV a usuarios de las clínicas de TARV”, confirmó Núñez.

Respecto al Tratamiento antirretroviral, el jefe de Programa señaló que se asignará más presupuesto en la compra de medicamentos, pero que es una inversión “de arranque”, que finalmente le ahorrará muchos recursos al estado al evitar nuevas infecciones, tratando a las personas tempranamente.

El rol de la Sociedad Civil

El Observatorio Ciudadano en Derechos Humanos y VIH de Panamá ha sido vigilante de la situación de abastecimiento de medicamentos antirretrovirales. En múltiples ocasiones ha denunciado la interrupción del abastecimiento y ha presionado por el acceso a medicamentos genéricos de calidad.

Al respecto, Nuñez afirmó: “los procesos de compras, en ocasiones, han sido engorrosos, lentos y de demasiados pasos, (…) y los medicamentos pueden demorar en llegar de 3, 4 y hasta 5 meses; sin embargo, para mitigar justamente esto lo que estamos haciendo en este momento es iniciar un proceso de compras diferentes que se llama “por precio único”, en el cual se licita la compañía y se hace por dos años. Se cuenta con el visto bueno de la Contraloría General de la República. Esto quiere decir que para las compras del próximo año solamente se les hace la orden de compra y no hay  que hacer licitación ni subirlas a PanamaCompra, y por lo menos nos estamos ahorrando dos meses.”

El retraso en la entrega de los medicamentos de parte de las casas farmacéuticas también ha tenido un impacto en el abastecimiento de los medicamentos y por ello el Observatorio ha buscado platicar y acercarse a ellas para acelerr algunos procesos de entrega.

Respecto a los medicamentos que se adquieren, Nuñez señaló que “Panamá compra medicamentos genéricos y medicamentos patentados, compra de ambos. En nuestra legislación no hay ninguna limitante para comprar genéricos, la única limitante la ponen los tratados de libre comercio (…). Para ponerte un ejemplo, hasta hace 2 o 3 años solo la casa que distribuía Atripla podían venderla, creo que ya a partir de este año pudieron aplicar otras casa de genéricos. Lamentablemente tuvieron un fallo administrativo y no pudieron concursar, así que volvió a ganar la  licitación la casa que mantenía la patente, sin embargo fue un fallo de la compañía de genéricos. En Panamá tenemos genéricos, tenemos personas con VIH con cargas virales indetectables que están tomando genéricos en el país, y otros con igual supresión viral que toman medicamentos patentados. (…) cualquier compañía puede aplicar siempre y cuando no haya restricción de patente y no haya ningun acuerdo internacional entre las compañías.”

Nuñez también resaltó la importancia de los diferentes roles que juega la sociedad civil: “Definitivamente hay diferentes frentes de intervención: los medicamentos, los derechos humanos, la realización de las pruebas, el respeto por la diversidad sexual, creo hay un matiz homogénea de instituciones y de organizaciones de la sociedad civil que se han sabido manejar en estos temas y que de alguna u otra manera se mantienen vigentes. Creemos que la relación de trabajo entre la sociedad civil y el Programa Nacional de VIH y Hepatitis Virales es y ha sido muy productiva hemos recibido mucho apoyo de parte de la sociedad civil y esperamos que siga dándose de esta manera siempre con respeto. No debemos estar todo el tiempo de acuerdo pero si debemos de respetar los puntos de vista de cada una de las posiciones”, finalizó.

Las palabras del Jefe de Programa y su disposición a conversar y trabajar cercanamente con la sociedad civil nos permiten conservar ese entusiasmo por una respuesta articulada y eficiente al VIH. Panamá todavía tiene un largo camino por delante para acabar con la epidemia del VIH y en estos años se están sentando buenas bases para lograrlo.

Las metas 90-90-90 presentan un desafío para los sistemas de salud de nuestros países, pero creemos que una clave para alcanzarlas, es trabajar en coordinación el Estado y la Sociedad Civil.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.