La RedTrasex, la Red Latinoamericana de personas que viven con VIH, la Red Centroamericana de personas que viven con VIH, ITPC – Latca, ONUSIDA, UNFPA y otras organizaciones y activistas han manifestado su preocupación por la grave situación de interrupción de la provisión de tratamiento antirretroviral en los servicios del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

El 4 de noviembre la Asociación Vida difundió un comunicado a través de listas de discusión virtual donde coinciden miles de activistas por la respuesta oportuna al VIH de América Latina, en el que se denuncia la situación de desabastecimientos vividos en el IGSS en el transcurso de los últimos tres años.

Según el comunicado, durante el 2015, la frecuencia y la extensión de las rupturas de stock se han agravado y la Asociación recibió 628 denuncias de interrupción en la provisión de algún medicamento antirretroviral. Lamivudina, abacavir, lopinavir/ritonavir, darunavir, tenofovir, efavirenz, didanosina, raltegravir y tenofovir/emtricitabina son los medicamentos reportados como desabastecidos en algún momento del año. En una última comunicación, el día de hoy, Joel Ambrosio, líder de la Asociación Vida, señaló que el desabastecimiento total también afectaba en estos momentos a los medicamentos ritonavir y maraviroc.

“En el año 2015 tenemos serias dificultades con el  Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, pues ha hecho caso omiso de nuestras advertencias de desabastecimiento y ruptura de stock, así como de nuestras denuncias hemos peleado por que no exista desabastecimiento ni ruptura de stock de medicamentos antiretrovirales pero cada día es más difícil, y los espacios de no entrega son más largos, hasta llegar a un desabastecimiento total de alguno de los medicamentos antiretrovirales en cada uno de los meses que van del año”, dice el comunicado.

Con el apoyo de la Procuraduría de Derechos Humanos, la Asociación Vida denunció los hechos de desabastecimiento ante la Junta Directiva del IGSS, la Dirección y la Jefatura de Farmacia del hospital. A propósito de estas denuncias, funcionarios y funcionarias del IGSS recibieron a los activistas para poder establecer soluciones a la grave crisis que atraviesa la institución y que afecta a cientos de personas. Sin embargo, aunque durante la reunión se hicieron muchos ofrecimientos, aún no se regulariza el suministro de medicamentos.

Guatemala se encuentra en una grave crisis financiera y política. Debido a fuertes denuncias de corrupción, Otto Pérez Molina debió dejar la presidencia hace poco más de dos meses y una nueva persona, Jimmy Morales, tomará el cargo a inicios de enero. En este contexto de inestabilidad y débil institucionalidad, el país está peleando en el Congreso el incremento de presupuesto para la respuesta al VIH y el Ministerio de Salud deberá sortear una denuncia de desvío de fondos asignados a medicamentos hacia otros fines.

La situación es alarmante y junto a su solidaridad y expresiones de preocupación, los activistas y las organizaciones de la región han propuesto mecanismos jurídicos (denuncias ante cortes nacionales e internacionales) y gestión de donaciones a países fronterizos o países con amplia historia de ayuda, como Brasil, que podrían aliviar de manera temporal la situación de miles de guatemaltecos que podrían enfrentarse en el corto plazo a resistencia a los medicamentos.

Guatemala requiere de nuestra ayuda.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.