Durante la visita oficial de Michel Sidibé a Panamá, el lunes 16 de noviembe en el anfiteatro de la presidencia se firmó un convenio entre el Ministerio de Salud y ONUSIDA, enfocado a alcanzar las metas 90-90-90. En el mismo acto protocolar, la primera dama de la Nación, Lorena Castillo de Varela, fue designada oficialmente como Embajadora Especial de ONUSIDA para el Sida en América Latina.

Durante su discurso, el ministro de salud, Francisco Javier Terrientes, reconoció que la población más afectada se encuentra entre los 25 y 44 años, afectando triplemente la población masculina, aunque, según indicó, se tienen cifras importantes de aumento en mujeres, lo que a su vez aumenta también las tasas de trasmisión materno infantil del VIH. Resumió el camino a seguir como aquel que requiere tomar decisiones rápidas, sostenidas y eficaces; uniendo todas las estrategias involucradas, agencias estatales, organizaciones no gubernamentales y a la sociedad, y usar las herramientas que ya existen para poner fin a la epidemia del sida.

Panamá ha avanzado en dicha respuesta y es justo señalar que el Ministerio de Salud ha fortalecido las clínicas de atención a la población en más alto riesgo y para el 2016 se tiene planeado abrir tres clínicas más, ubicadas en las áreas de Changuinola, Santiago y la Península de Azuero. Por otro lado, en junio de este año se realizó la primera campaña nacional de la prueba;  que alcanzó a 15,152 personas, quienes se hicieron la prueba de manera voluntaria.

Durante la ceremonia, el Ministerio de salud hizo el compromiso de garantizar los fondos necesarios para ofertar las pruebas de VIH gratuitas a la población más vulnerable, asimismo, se anunció el inicio del tratamiento con niveles de CD4 menor o igual a quinientos en población general y se aplicará la estrategia de testeo y tratamiento para las poblaciones clave y se continuará el tratamiento antirretroviral a las mujeres que lo inicien durante la gestación.

Respecto de las adquisiciones de medicamentos, un tema que presentó irregularidades en el transcurso del año y retrasos que se traducen en desabastecimientos, Terrientes señaló que el Estado asigna presupuesto desde el año 2000 para cubrir las necesidades de las 15 clínicas que brindan terapia antirretroviral en los dos sistemas de salud, con una inversión de más de 20 millones de dólares al año en medicamentos y pruebas de seguimiento.

Finalmente, el ministro de salud hizo alusión a los avances que se han logrado en el trabajo con el sector empresarial, que de manera efectiva, a través de la Cinta Roja Empresarial, han contribuido a la respuesta nacional.

Nombran embajadora de VIH a Primera Dama de Panamá

La Primera Dama de la República, Lorena Castillo de Varela, agradeció el honor y la oportunidad que se le brinda al gobierno de Panamá para servirle a América Latina. Como impostergable calificó la tarea de motivar a líderes y ciudadanos a fortalecer la integración de estrategias que  permitan promover buenas prácticas bajo el enfoque de derechos humanos, la protección de la dignidad y en el principio de no discriminación en nuestras áreas de influencias y, desde esos principios, detener el avance del VIH.

“Tenga la absoluta certeza señor director ejecutivo de ONUSIDA que el gobierno de la República de Panamá, como bien lo ha expresado el ministro de salud, dará todo el impulso a la expansión de la cobertura del testeo del VIH y llevará el plan de acción acelerada de lucha contra el VIH a los servicios de salud a todas personas que lo necesiten”, señaló Castillo de Varela. Asimismo, dijo a las organizaciones no gubernamentales y representantes de  la sociedad civil ahí presentes, que el gobierno de la República de Panamá, a través del ministerio de salud, se comprometía a apoyar todas las acciones que cada una de las instancias ponga en marcha.

Aunque el discurso de la primera dama muestra un serio compromiso con la respuesta, preocupa sus reiteradas menciones a Dios para validar la igualdad entre todos y todas, ya que el ejercicio de su fe podría convertirse en una barrera al poner en práctica el desarrollo de estrategias orientados a la promoción del condón o a los derechos de las personas trans y los hombres gais. Cabe señalar que la primera dama preside el Consejo Nacional para el Control y Prevención del VIH (CONAVIH), instancia que debe guiar la respuesta a la epidemia en el país.

Por otro lado, tanto ella como el ministro Terrientes evitaron referirse con precisión a las poblaciones en situación de vulnerabilidad, como hombres gais, mujeres trans y trabajadoras sexuales, y terminaron por invisibilizarlas.

Panamá tiene la tarea inmediata de promover las metas 90-90-90 a nivel de los gobiernos de turno en los países de la región. Desde los otros actores, queda la responsabilidad de caminar hacia dichas metas sobre la base de evidencias.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.