Por Sandra Taboada.

La discriminación es la base que cimienta la mayoría de las violaciones de derechos humanos en Paraguay. Por esta razón, Amnistía Internacional (AI) acompaña al país sudamericano en la construcción de una cultura de derechos humanos, e impulsa el debate y la promulgación de un marco legal que proteja a las personas de la discriminación.

Apoyándose en una página web, donde se encuentran historias llenas de realismo y honestidad, narradas por los propios protagonistas, la iniciativa de AI plantea como principal objetivo promover una ley contra la discriminación en Paraguay.

La campaña se basa en historias de gente que sufrió algún tipo de discriminación, quienes relatan cómo se les negaron sus derechos, y qué consecuencias generaron estas situaciones. Entre los casos se encuentran testimonios de personas con discapacidad, indígenas, trabajadoras sexuales y homosexuales, entre otros.

Buenaventura Cabañas, una trabajadora sexual, se unió a la campaña con su testimonio: Como trabajadora sexual atravesé grandes discriminaciones, incluso por parte de las autoridades policiales. Cuando voy y comento que soy trabajadora sexual me dicen que no van a tomar mi denuncia porque yo busqué (la violencia), por ejercer este trabajo. Como persona tengo derecho a presentar una denuncia y que se tenga en cuenta, como se debe y sin burlas”, se le puede oír en el video compartido.

Por su parte, Iren Rotela, de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros (Panambí), también compartió en un video que “los tipos de dicriminaciones son muchas. Creo que siendo trans una sufre más dicriminación. Quiero decir a los representantes del Estado que tienen que abrirse como personas y crecer como seres humanos, y debemos entender que este país es como cualquier otro, donde existen diferentes tipos de personas. Necesitamos crecer con leyes, planes y proyectos, para dar respuestas a todos y todas”.

Es importante recordar que un proyecto de Ley contra todo tipo de discriminación fue presentado en noviembre de 2014 por la Red Contra toda forma de discriminación y fue blanco de una campaña de desinformación dirigida por sectores conservadores, argumentando que dicha ley trataba sobre el aborto y el matrimonio igualitario, alejándose de la realidad y buscando generar una opinión pública desfavorable a la iniciativa legislativa.

La Cámara de Senadores del Paraguay debatió en aquella oportunidad por última vez el proyecto de normativa y, con 21 votos en contra y 17 a favor, archivó el proyecto de ley.

Este proyecto contra toda forma de discriminación buscaba brindarle un marco legal más preciso al artículo 46 de la Constitución Nacional del Paraguay, que señala que todas las personas son iguales en dignidad y derechos, no se aceptan discriminaciones y el Estado deberá impedir factores que las propicien”.

Fabián Forestieri, presidente de AI Paraguay, aclaró que al no existir este marco legal, “miles de paraguayos y paraguayas sufren cotidianamente hechos de discriminación y no tienen la capacidad de exigir su derecho a no ser discriminados. Es decir, los casos siguen impunes, con la excusa de la falta de una ley reglamentaria del artículo constitucional que nos protege de la discriminación”.

Acciones de concientización en espacios públicos

En el marco de la campaña “Todos los derechos para todas las personas”, Amnistía Internacional Paraguay propicia acciones que buscan sensibilizar e incidir en espacios en los cuales se pueden observar varias formas de discriminación, como lugares públicos, instituciones del Estado, así como en el ámbito privado.

El objetivo es originar empatía con estas personas, utilizando apoyos técnicos como el bastón blanco o silla de ruedas, en el caso de las personas con discapacidad. Luego, los participantes comparten sus experiencias sobre cómo son vulnerados sus derechos. A propósito, Carrie Burges, activista de AI Paraguay y encargada de idear las acciones que muestren el origen de la discriminación contó que se dieron cuenta que la única manera para que la gente reconozca el daño de la discriminación sería que se sientan cómo es ser discriminado. Así nació la idea que los participantes cambien su realidad poniéndose en el lugar del otro, que se conviertan en personas con discapacidad, mujeres, personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, intersexuales). personas viviendo con VIH, etc. Únicamente así la gente verá y experimentará la realidad de la discriminación, y podrá ser capaz de luchar por un mundo sin discriminación”.

Por su parte, Forestieri informó que las organizaciones de la sociedad civil, y los propios parlamentarios, están trabajando actualmente para dar continuidad y una nueva oportunidad al proyecto de ley contra todo tipo de discriminación, en un debate que involucre a los paraguayos y las paraguayas sumidos cotidianamente en situaciones de discriminación. Agregó que Paraguay continúa siendo el único país de la región que no cuenta con la citada Ley.

La campaña de AI Paraguay busca visibilizar ante la sociedad la no discriminación como uno de los derechos humanos fundamentales, y pretende promover y debatir nuevamente esta problemática con las actividades de acción y concientización para impulsar la discusión de un proyecto de ley, apresuradamente archivado.

Para sumarte a la campaña #YoNoDiscrimino, ingresa a www.yonodiscrimino.com y cuenta tu historia.

Fotos e imágenes: Amnistía Internacional

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.