La plataforma, que trabaja desde el año 2009 sumando 8 países y más de 50 empresas, tiene como principales objetivos eliminar la discriminación hacia las personas con VIH en el ámbito empresarial, implementar estrategias de prevención y capacitación y fortalecer la empleabilidad de las personas con VIH. Así, a partir de esta iniciativa las empresas que forman parte de la plataforma implementan acciones concretas para sensibilizar a sus empleadas y empleados, integrar a su voluntariado en acciones de prevención y asignar recursos para proyectos específicos en la respuesta al VIH.

Patricia Uribe, CENSIDA.

El evento, que tuvo lugar el 30 de noviembre y fue organizado por la Fundación México Vivo, contó con la participación del Dr. César Núñez, Director Regional de ONUSIDA para América Latina, La Dra. Patricia Uribe Zúñiga, Directora General del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el SIDA además de invitadas e invitados de instituciones de salud, derechos humanos, sector empresarial y organizaciones de la sociedad civil.

Desde su lanzamiento la iniciativa ha alcanzado a más de 113 mil empleados y cada empresa se ha comprometido a retirar cualquier barrera que impida a una persona con VIH postularse y obtener un puesto de trabajo. Diez empresas ya cuentan con políticas, normas y guías para el manejo de casos donde el VIH esté presente. Por otro lado, más de 30 empresas han firmado la “Declaración de empresas en respuesta al VIH/sida de América Latina y el  Caribe: Cero nuevas infecciones por VIH, Cero muertes por Sida y Cero discriminación”.

César Núñez destacó que el sector privado juega un papel primordial en la agenda acelerada de la respuesta al VIH convirtiéndose en un aliado importante por su amplia influencia en los colaboradores; reconoció además que las políticas internas enfocadas a la protección de los derechos humanos y laborales dan la oportunidad de poner fin a la discriminación y promover una cultura industrial de mayor inclusión, avanzando hacia la consolidación de un sector más progresista en el marco de los derechos humanos.

Durante su participación, la titular de CENSIDA mencionó que los casos de despidos, a consecuencia del diagnóstico de VIH siguen ocurriendo y que, incluso, el estado serológico de las personas se puede convertir en un criterio de contratación para algunas empresas; en este sentido, el mayor reto para el sector es incidir en la cultura organizacional, que a causa del estigma y discriminación, pone en duda la productividad y competencia laboral de las personas con VIH.

“El trabajo es uno de los espacios donde las personas pasamos más tiempo y, por tanto, es un espacio donde se puede contribuir a generar una cultura de respeto a la diversidad y a los derechos humanos. Vivimos tiempos de odio y de intolerancia por lo que es prioritario que podamos fortalecer los cambios necesarios para contar no solo con una generación libre de sida, sino libre de prejuicios, de ignorancia y de odio. Debemos impulsar en el trabajo esta cultura de valoración positiva de lo distinto” , dijo Patricia Uribe.

Durante el evento se reconocieron a 10 empresas mexicanas con el nivel 3  de compromiso a la respuesta al VIH y el sida en el país, ente ellas Banamex, Bayer, Jumex y Louis Vuitton. Durante su mensaje final Rodrigo Moheno, Secretario General de Fundación México Vivo, invitó a otras empresas a sumarse a la iniciativa destacando los beneficios que la causa conlleva para sus colaboradores, clientes y cadena de valor.

Las empresas no existen fuera de la sociedad, por lo tanto, tampoco existirían en una sociedad precaria. De esta manera la respuesta al VIH es una oportunidad para construir valor compartido entre el core business de las empresas y las dimensiones sociales, el cual fomente un desarrollo económico, social, cambiando la percepción entre empresas y sociedad, de una relación lejana y fría, a una relación cercana que persigue el ideal de un mundo mejor.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.