“El Sistema de Naciones Unidas en el Perú lo dice fuerte y claro: las personas trans poseen los mismos derechos que todas las demás”. Así inicia la breve declaración que se lee en las postales que se distribuyeron durante la exposición fotográfica “Yo tengo derechos”, organizada por ONUSIDA, PNUD, Promsex, IESSDEH, la Universidad Cayetano Heredia y la Unión Europea, entre otros organismos.

A través del lente de la fotógrafa Danielle Villasana, la muestra  recoge instantes en la vida cotidiana de hombres y mujeres trans. En la escuela, enseñando inglés; en el grupo de amigas, con la familia o con los compañeros de trabajo, las fotografías nos enseñan que las personas trans son iguales a todos los demás.

“Somos hijos, hermanos, padres, empleados”, dijo Santiago Balbín, un joven trans, líder de la organización Diversidades trans, para hacer hincapié en que el libre desarrollo de su personalidad no debería estar limitado por su expresión de género. “Existen personas que tienen una identidad diversa, que se muestra femenina, masculina o mixta, que responde a cómo la persona se siente. (…) es en el reconocimiento de esa diferencia donde reside la igualdad entre todos los seres humanos”, añadió en su discurso en la inauguración de la muestra.

La muestra atrapa desde la primera foto. No es posible no conectarse con las vivencias de todos y cada uno de los y las protatonistas. Las imágenes están acompañadas por reflexiones al pie sobre algún aspecto de la vida que debieron enfrentar con coraje las mujeres y hombres trans que posaron para el lente de Villasana.

Angie, una mujer trans cuenta que ingresó en el tercer puesto a la universidad en Tarapoto (en la selva peruana), pero que al terminar la carrera no la dejaban hacer prácticas profesionales por ser trans.

Almendra también tuvo y sigue teniendo dificultades para desarrollarse profesionalmente: “Vivir de la música, siendo trans, es como suicidarse. Antes cuando buscaba trabajo, por haber estudiado en el Conservatorio, siempre me lo daban. Pero desde que empecé a vivir como siempre he querido, ya no encuentro trabajo tan fácilmente. Los equivocados son ellos, no yo”, se lee en el testimonio al pie de su fotografía.

Naidu, Carusso, Santiago, Hally, Marina, Yeisy, Marco, Thays, Gabriela, Maricielo, Angie, José, Layla y Toto abrieron sus casas y sus corazones para compartir sus historias con toda la sociedad, en una campaña que busca sensibilizar a las personas y contribuir a eliminar la discriminación y la violencia hacia las personas trans.

“(…) Requerimos más campañas como esta que contribuyan a construir una sociedad donde todos sus ciudadanos y ciudadanas miren el futuro con la misma esperanza, sin violencia y sin discriminación”, señaló Eduardo Vega Luna, Defensor del Pueblo, presente en el acto inaugural.

Trans, identidad de género y VIH

Hally Pisfil, una mujer trans que  estudia administración de empresas en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, aprovechó el podio para exigir al país una Ley de identidad de género, que roconozca un derecho fundamental, básico, el derecho a la identidad, y que les permita llevar legalmente el nombre que las identifica.

Por su parte, Regina Castillo, Coordinadora de ONUSIDA para Perú, recordó a los asistentes que las mujeres trans son las más afectadas por la epidemia y que la prevalencia de VIH en este grupo se ubica entre 20 y 30 por ciento, la más alta del país. Esto se explica, según Castillo, por el alto nivel de estigma y discriminación y las barreras que se presentan en los establecimientos de salud que limitan el acceso de las mujeres tras a la atención, además de todo el contexto de violencia y desprotección que viven.

El arte es una herramienta indirecta pero efectiva para sensibilizar a las personas. Parece tocarnos de frente en el subconsciente y nos conecta, en este caso, con la vida de miles de personas trans.

Buscando que todos seamos Libres e Iguales, la muestra estará montada hasta el día 9 de diciembre de 10am a 8pm, en la Plaza Municipal de Barranco.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.