Como en los años 2001, 2006, 2008 y 2011, este año se realizará otra reunión de alto nivel sobre sida en cumplimiento de la resolución A/RES/70/228 que tendrá lugar en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. El propósito es realizar un examen exhaustivo de los progresos hacia el cumplimiento de la Declaración de Compromisos sobre el VIH / sida y las declaraciones políticas sobre el tema de fechas anteriores. Durante este evento se busca adoptar una declaración concisa y orientada hacia la acción, que será acordado por los Estados miembros para guiar y monitorear la respuesta al VIH más allá de 2015, y honrar el compromiso –promovido por ONUSDIA- de poner fin a la epidemia en 2030.

De acuerdo a la información publicada por ONUSIDA e ICASO, la reunión de alto nivel comprenderá sesiones plenarias y hasta cinco mesas redondas temáticas, que incluirán oportunidades de participación de la sociedad civil. La sesión plenaria de apertura contará con las declaraciones del Presidente de la Asamblea General de la ONU, el Secretario General, el Director Ejecutivo del Programa Conjunto de la ONU sobre el VIH/sida (ONUSIDA), una persona que vive con el VIH y una persona eminente que haya participado activamente en la respuesta al VIH.

El Presidente de la Asamblea General organizará una audiencia interactiva de la sociedad civil en abril de 2016, con la participación activa de las personas que viven con el VIH, poblaciones clave y la sociedad civil en general. En esta audiencia participarán representantes de los miembros de las Naciones Unidas , las ONG, OSC y el sector privado.

¿Cómo participar?

Los representantes de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) de carácter consultivo por el ECOSOC y organizaciones no gubernamentales miembros de la Junta de Coordinación del ONUSIDA podrán inscribirse con un trámite más sencillo en este vínculo.  Los representantes de las ONG, OSC, instituciones académicas y el sector privado que no tengan el estatus consultivo en ECOSOC y no sean miembros de la Junta de Coordinación de ONUSIDA, podrán solicitar su participación completando el siguiente formulario.

Toda persona y organización interesada puede solicitar su participación como expositor en las sesiones de Sociedad Civil de Abril y de Junio y para ello podrán acceder a información en este vínculo. La mayoría de los vínculos cuyas páginas están en inglés, ofrecen la opción de traducirlas al español, si cambias el idioma en las opciones que aparecen en la parte superior izquierda de la pantalla.

Es muy importante conocer que la fecha límite para inscribirse y nominar expositores es el 12 de febrero de 2016. Las organizaciones sin estatus ECOSOC o con menos experiencia en este tipo de eventos deben considerar que completar los formularios requiere tiempo e información, y deben prepararlo con tiempo.

El Consorcio Internacional de Organizaciones con trabajo en sida, ICASO, que junto a ONUSIDA se encuentra facilitando este proceso, ha desarrollado una guía muy amigable en todos los idiomas para poder completar las solicitudes; la versión español está disponible en este vínculo.

El Presidente de la Asamblea General, en alianza con ONUSIDA, ha creado un Equipo de Trabajo de Partes Interesadas (STF, por sus siglas en inglés), conformado por representantes de la sociedad civil. El Equipo de Trabajo informará a la Oficina del Presidente de la Asamblea General y dará asesoría en temas clave relacionados con la asistencia y participación de organizaciones de la sociedad civil en la reunión de alto nivel, incluyendo la identificación de los participantes para la audiencia de la sociedad civil y decisiones sobre el formato, temas, oradores y programas de las sesiones de discusión.

Luego de una solicitud de nominaciones, la Oficina del Presidente de la Asamblea General seleccionó a 12 personas de distintas partes del mundo que representan a constituyentes claves. Los miembros del STF son: Annah Sango, Zimbabue; Anton Basenko, Ucrania; Pye Jakobsson, Suecia; Abhina Aher, India; Javier Hourcade Bellocq, Argentina; Trevor Stratton, Canadá; Rita Wahab, Líbano; Kieran Daly, EE.UU; Jaevion Nelson, Jamaica; Gershom Kapalaula, Zambia; Joan Peters, Antigua y Marama Pala, Nueva Zelandia.

Hacer la diferencia

Para quienes hemos tenido la posibilidad de participar en las reuniones desde la primera edición en 2001, es difícil competir con la mística y el impacto que esta reunión y la del 2006 tuvieron en moldear la agenda y los compromisos globales de la lucha contra el sida, que incluyó la creación del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria. Hace 15 años atrás se logró, sobre todo, el consenso internacional (empezando por los países donantes) que enfrentábamos una crisis excepcional que requería de una respuesta única.

Hubo muchos avances y algunos logros significativos, pero estamos lejos de haber superado la crisis y la urgencia. Por otro lado, las prioridades y el énfasis de muchos donantes han cambiado, y esto lo venimos reflejando en los artículos de Corresponsales Clave; ya tenemos algunas señales de que las cosas están mucho más difíciles que como habíamos pronosticado y el primer síntoma tardío será el desafiante reaprovisionamiento de recursos del Fondo Mundial. Por ello, lo que se discuta en abril y junio no sólo guiará a las Naciones Unidas y sus países miembro hacia el cumplimiento de las metas para frenar la epidemia en los próximos 15 años, sino –sobretodo- será uno de los espacios clave para interpelar a los tomadores de decisión sobre como piensan financiar el logro de las metas nacionales.

Algo vamos a tener que hacer diferente esta vez si queremos que estas reuniones sirvan. Ya no podremos seguir sólo priorizando en nuestros repetitivos discursos nuestra agenda acotada y vertical de una población, una comunidad, un país o una región. No podremos perder tiempo predicando para el coro o para la tribuna. Ya todos los conversos conocemos de memoria el relato. Debemos lograr tácticamente que los representantes de los países miembros, donantes e implementadores, aparezcan en las sesiones con la sociedad civil a escucharnos.

Deberemos trabajar con las misiones en Nueva York, con nuestros gobiernos y otros mecanismos multilaterales para “arrear el ganado al corral”; y una vez que logremos reunir una audiencia más amplia, aunque difícil y diversa, exponerlos a un discurso más estratégico que sensibilice, movilice y conduzca a una declaración política, que tenga el potencial de traducirse en acciones, decisiones y programas en el mundo real.

¿Podremos lograrlo? Creo que sí, podemos ser menos endogámicos y conquistar nuevas voluntades y liderazgos. Es un desafío, pues son jornadas agotadoras de revisar borradores y pelear terminología en un ámbito de mucho relativismo cultural. Pero si no lo logramos, ya sabemos: lindas palabras, fotos y pocos resultados para los días posteriores. Lindas metas que sólo serán una aspiración en un sector en vías de profunda des-financiación.

Primero, lo primero, conversen con sus colegas, movimientos y redes para consensuar organizaciones y nombres de personas que pueden ser inscritas antes del 12 de febrero.

Agradecemos la información provista para este artículo por ICASO y ONUSIDA.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.