Al menos seis usuarios de los servicios de la Seguridad Social del Perú, ESSALUD, visitaron diversas organizaciones de la sociedad civil en los primeros días del año para solicitar  “apoyo” con medicamentos antirretrovirales por un corto periodo de una semana o diez días. La razón detrás de estas peculiares solicitudes es la diferencia entre las fechas de su última cita y la siguiente, que supera la dotación de medicamentos que han recibido. Sin cita no hay medicamentos.

Según información provista por el Grupo Impulsor de Vigilancia de Desabastecimientos de antirretrovirales (GIVAR), las personas que se acercaron a las organizaciones para solicitar donaciones señalaron que en el Hospital Edgardo Rebagliatti  se niegan a entregar citas adicionales para solucionar este inconveniente y evitar la interrupción del tratamiento.

Incluso uno de los usuarios que se acercó a solicitar donaciones de medicamentos señaló haber estado recientemente hospitalizado y se encuentraba en su primer mes de tratamiento, por lo que no contaba con medicamentos en reserva.

Coincidentemente, algunas de las organizaciones se encontraban de vacaciones, por lo que, aún cuando habrían podido colaborar con algunas donaciones, no les fue posible atenderlas; además que no cuentan necesariamente con los medicamentos solicitados como lamivudina, ritonavir, abacavir y efavirenz.

Frente a la comunicación realizada por GIVAR a las autoridades de ESSALUD, se recibió una carta, principalmente explicativa, de parte de la Gerente de la Red Asistencial Rebagliatti, Malu Arias Schereiber. En ella se confirma que hay algunas diferencias entre las citas, que puede superar en hasta ocho días la dotación de medicamentos –que suele darse para 30 días-, y que esto responde a la carga de pacientes que se atienden en el hospital. Asimismo, señalan los funcionarios de ESSALUD, que las citas adicionales son restringidas, pero que a pesar de ello, se otorgan alrededor de 240 citas adicionales.

La comunicación enviada por ESSALUD a GIVAR también parece sugerir que parte de la responsabilidad es de los usuarios (o pacientes), que en estas fechas dejan de acudir a sus citas. Según la carta recibida por GIVAR, 103 personas habrían faltado a sus citas en el mes de diciembre.

“El año pasado hemos visto fallecer a varias personas por estos problemas de interrupciones de tratamiento. La gente se cansa de tener que regresar una y otra vez al hospital y abandonan el tratamiento”, señaló Marlon Castillo, coordinador de GIVAR, a Corresponsales Clave. “Si son pacientes crónicos, debe verse la manera de darles un stock de seguridad, para un mes o quince días, que evite la interrupción del tratamiento y evitarse los trámites administrativos que se convierten en barreras burocráticas para los usuarios que deben presentar cada cierto tiempo, las hojas de referencia y contrareferencia de sus centros de salud al hospital”, añadió Castillo.

Afortunadamente, de acuerdo a la comunicación recibida por Givar, el Programa Nacional de VIH – Essalud habría puesto en marcha dos estrategias para resolver los problemas de diferencias de citas, por un lado se descentralizará la provisión de tratamiento antirretroviral a otros hospitales de la Red y, por otro lado, en el mismo hospital Edgardo Rebagliatti, se ampliará la atención con un consultorio adicional.

Para las organizaciones de sociedad civil estas estrategias propuestas son adecuadas y su implementación es urgente, no necesariamente resuelven la afectación del derecho de los usuarios que no recibieron los medicamentos.

Castillo insistió en que los procedimientos deberán flexibilizarse para garantizar la atención integral de las personas con VIH. Por otro lado, comentó que desde algunas organizaciones de sociedad civil se está planificando el trabajo de sensibilización con los usuarios y usuarias para que acudan ininterrumpidamente a sus citas.

Crítica a SUSALUD

La instancia estatal responsable de supervisar la atención en salud es la Superintendencia Nacional de Salud. Su rol es fiscalizar y sancionar en caso se identifique una vulneración a los derechos de las personas usuarias de los servicios de salud, sean estos privados o públicos.

El coordinador de GIVAR aprovechó la conversación con Corresponsales Clave para hacer un fuerte llamado de atención repecto del rol que hasta ahora ha jugado SUSALUD. “Ellos solo trasladan nuestras quejas o reclamos a la instancia correspondiente, esperan la respuesta, y nos comunican cuál ha sido la respuesta. Hasta ahora no han iniciado investigaciones ni han sancionado”, señaló Castillo.

Al respecto, Castillo señaló que la mejor sanción que puede hacer SUSALUD, no es la económica, lo cual llevaría a un fuerte problema económico a los establecimientos de salud, sino reparadora, es decir que se restituya el derecho de los usuarios agraviados y que se resuelvan las trabas administrativas para que la situación no se repita.

El año empieza con muestras contundentes de lo que será un gran reto en el 2016: vigilar la adecuada atención en salud.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.