Corresponsales Clave tuvo el gusto de conversar con el actor, director y dramaturgo Geovanni Jerez, reconocido artista dominicano que se ha ganado el apoyo y cariño de su público por la humildad y sencillez que lo caracteriza. El polifacético actor, quien se ha destacado en múltiples películas, programas de televisión y radio es, además, representante en el país de la agrupación de teatro Artistas Latinos Unidos en Nueva York (ALUNY).

Geovanni Jerez en ensayo.

Actualmente se encuentra en un buen momento de su vida artística, en los cines del país se proyecta su más reciente película “A la orilla del mar” y próximamente presentará su obra teatral “YO, TÚ, ÉL, CUALQUIERA”, una obra que aborda una problemática social que afecta a todos nos afecta, el VIH, expuesta con gran sentido humano.

Preguntamos a Geovanni como nace la iniciativa de esta obra y responde: “Surge del interés particular de llevar educación a los adolescentes sobre las infecciones de transmisión sexual y más puntualmente sobre VIH, esto ocurre en el año 1988 cuando poca información se tenía sobre el tema y tener VIH era sinónimo de muerte, estigma y discriminación. Desde mi perspectiva entendí que no era el virus lo que estaba causando mayores estragos sino la marginación social que traía consigo tener VIH; de este modo  empezamos a presentar la obra que en ese momento se llamaba “YO TENGO SIDA”, en distintos pueblos del país.

Apenas contaba con tres escenas y al finalizar teníamos conversatorios con los participantes, fue allí cuando se acerco a mí una niña de trece años y me dijo: ´señor muy buena su obra, me gusto mucho… yo tengo sida”.

El actor hace una pausa y, al borde de las lágrimas, expresa lo difícil que fue ese  momento, relata que quedó petrificado ante la declaración de la menor y que en ese preciso instante asumió un gran compromiso con las personas con VIH. También comprendió que el VIH no discrimina y cualquiera lo puede tener. Fue entonces que cambio el nombre de la obra y la hizo más completa.

El actor junto a sus dos hijos, también actores, en el estreno de su película.

“Mi obra es en memoria de esa niña; aunque ya han pasado casi treinta años, para mí sigue siendo esa niña de trece años, nunca más supe de ella pero así la recordaré; también en honor a los cientos de miles de personas que tienen VIH en todo el mundo y los que ya no están con nosotros”, comenta Jerez.

Esta obra representó al país en el Primer Festival Internacional de Teatro Educativo sobre VIH y Enfermedades de Transmisión Sexual, celebrado en Mérida, Venezuela. Fue ganadora del primer lugar a la mejor obra de teatro para adultos en el Xlll Festival Internacional de Teatro, con la Compañía teatral ALUNY, celebrado en República Dominicana bajo la dirección del autor. Se trata de cuatro personajes, una persona que usa drogas, una que usa alcohol, un hombre que tiene sexo con otro hombre y un profesor. Los tres primeros personajes son estigmatizados socialmente debido al grupo al que pertenecen, es el profesor quien tiene VIH. A partir de ahí se desarrolla la trama y el profesor se convierte en educador comunitario.

En las próximas semanas la obra volverá  a presentarse, esta vez con el auspicio del Ministerio de Cultura de la República Dominicana al ser seleccionada como Proyecto Teatro Comunitario Educativo sobre VIH.

Va dirigida “a toda la familia, es una comedia donde intervienen personajes muy dominicanos, con lenguaje y características nuestras, donde la familia va a disfrutar y aprender, ya que el objetivo es llevar información veraz de manera amena y con humor”, precisa el actor.

Jerez también hace un llamado a sus compañeros y a los actores clave en esta problemática: “(…) que se unan a este canto a la concientización, que el VIH no es asunto de algunos, que no podremos parar los nuevos casos de infección si no lo hacemos un asunto de cada uno de nosotros; todos somos afectados de forma directa o indirecta. Las personas que tienen VIH también tienen sueños, esperanzas, que desde cualquier trinchera se puede apoyar y se debe continuar. El día que se erradique el estigma y la discriminación vinculados al VIH, sentiré que mi obra cumplió su objetivo.”

El espectáculo se presentará en diversos sectores de forma gratuita, las instituciones interesadas pueden solicitarla y les será puesta en escena, el proyecto tiene una duración de cinco meses.

Hacen falta iniciativas como estas en un país donde impera la  desigualdad social, donde nadie se ocupa de construir un mejor futuro con equidad, respeto e igualdad ante la ley sin discriminación por condición de salud, étnica o política.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.