Bajo un ardiente sol diversas organizaciones marcharon ayer hacia el palacio de gobierno con el objetivo de depositar un documento que demanda al estado su rápida intervención para que las exigencias sean escuchadas y puestas en ejecución. Aunque en número eran muchas, todas exigían lo mismo: igualdad de derechos.

En medio del proceso electoral que se celebra en mayo, se considera que el momento es oportuno para advertir a los partidos políticos acerca de la desigualdad y la exclusión de las mujeres, al mismo tiempo que millones de mujeres piden dejar de ser ignoradas y reclaman inclusión en la agenda política.

“Este Día de la Mujer reclamamos programas políticos comprometidos con la superación de la realidad de desigualdad  e inequidades que lesionan la vida de millones de dominicanas y demandamos acciones concretas para transformar estas condiciones”, así lo expreso en su discurso la señora Sergia Galva, del Colectivo Mujer y Salud.

Sergia Galva, Colectivo Mujer y Salud.

Nada pudo detener el clamor de las activistas, al llegar al palacio de gobierno fueron impedidas de entrar por un fuerte contingente militar que acordonó el área, aun  así  se mantuvieron en las inmediaciones del recinto demandando ser recibidas por el presidente de la República, el doctor Danilo Medina.

Entre las organizaciones participantes se destacó el Movimiento Reconocido, mismo que ha estado en la palestra pública en los últimos meses exigiendo le sea otorgada la nacionalidad a los hijos de inmigrantes.

Según su vocera, la falta de documentos que afecta especialmente a mujeres de ascendencia haitiana supone mayor vulnerabilidad, pobreza y discriminación, así como exposición a violencia, explotación sexual, matrimonio infantil, embarazo precoz, mayor vulnerabilidad al VIH y dependencia económica.

A su vez, instituciones vinculadas a la salud demandaron mayor atención en estos servicios y pidieron educación sexual en las escuelas, ya que esta solo llega al 9 % de la población sexualmente activa o que inicia su vida sexual, esto se refleja en las más de 31,000 mujeres que tienen VIH, según el informe de ONUSIDA en el 2014. Al mismo tiempo reclamaron atención de calidad para la población LGBT que satisfaga sus necesidades.

La dependencia femenina obstaculiza la toma de decisiones y la posibilidad de exigir la protección frente a enfermedades en sus relaciones de pareja, constituyéndose esto en un factor determinante del riesgo a contraer alguna infección y vulnerabilidad en la medida en que la imposibilita para decidir con autonomía y libertad, sobre todo en el plano de la sexualidad y convivencia conyugal. Finalmente es la pareja masculina quien mantiene el control sobre cómo y cuándo tener relaciones sexuales y el uso o no de protección.

Ante tal panorama se demandó dotar al sistema dominicano de políticas públicas que propicien la prevención de la violencia de género y formar agentes de cambio que incentiven una cultura de paz, contribuyendo a la equidad de género y la igualdad de oportunidades.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.