Desde el año 1983 se conmemora en Chile la vigilia internacional en recuerdo de las personas fallecidas a causa del sida. Organizaciones de la sociedad civil y de personas que viven con VIH han logrado posicionar esta actividad como una acción emblemática, que ha movilizado a tomadores de decisión, comunidades religiosas y centros académicos, quienes en actos políticos, culturales y de apoyo humanitario han contribuido a sensibilizar a la comunidad respecto al estigma y la discriminación hacia quienes viven con el virus.

La conmemoración del Candlelight, además de recordar a las personas que han fallecido a consecuencia del sida, busca crear conciencia sobre el VIH en las personas, erradicar el estigma y la discriminación y romper las barreras que dificultan la respuesta al virus. En este contexto, se han organizado diversas iniciativas a lo largo del país, una de ellas fue la organizada por la Coordinadora Nacional de Atención en VIH-Sida, que entregó un reconocimiento a defensores y defensoras de los Derechos Humanos y VIH, “este reconocimiento es una forma de agradecer el compromiso y constancia por cambiar las situaciones de inequidad que están presentes en nuestra comunidad y de este modo incentivar condiciones de vida dignas hacia quienes están en situación de mayor vulnerabilidad”, sostiene un comunicado de dicha organización.

Esta edición del Candlelight tuvo un gran realce en la Región del Maule, gracias a la visita de la experta del Programa de las Naciones Unidas para El Desarrollo  – PNUD, Marta Cózar, quien sostuvo una intensa agenda de trabajo con autoridades y expertos locales, particularmente relevante fue la reunión sostenida con el Presidente del Capítulo Regional de Municipalidades Juan Rojas Vergara, entidad que agrupa a 30 corporaciones municipales de dicha zona geográfica, la funcionaria internacional aprovechó la oportunidad para señalar la importancia de establecer canales de diálogo y colaboración para generar una respuesta efectiva al VIH. “Es crucial abordar los determinantes sociales que profundizan la vulnerabilidad y esto es una función que le corresponde a los tomadores de decisión, de ahí que el trabajo coordinado entre servicios públicos y ONG sea una prioridad dentro de la respuesta que como sociedad debemos dar al sida”, sostuvo Cózar.

En este contexto, Juan Rojas Vergara se comprometió a generar espacios para fortalecer la articulación y el trabajo conjunto entre todos los actores interesados, y alertó que el actual modelo de respuesta frente al VIH/sida que existe en el país, sumado a la falta de coordinación existente entre los servicios públicos, es una brecha de acceso a las prestaciones de salud y otros servicios sociales a los cuales las personas que viven con VIH, desafortunadamente, no acceden. “Nos parece preocupante que la coordinación existente entre nuestras instituciones no responda a las necesidades de quienes viven con VIH. Es fundamental que el Ministerio de Salud (Minsal) asuma un rol de liderazgo en esta materia  y nos convoque a una mesa de trabajo que involucre a todos los municipios de la región para generar un plan de trabajo con líneas de acción, responsabilidades y roles definidos”, sostuvo el edil, según lo publicado por un importante medio de comunicación de dicha región.

El Candlelight 2016 marcará un precedente histórico en la respuesta al VIH Sida en Chile, por cuanto la asociación de municipalidades mostró interés en suscribir la Declaración de Paris sobre sida, convirtiendo a los alcaldes de la Región de Maule en un referente en la temática del VIH. La declaración solo había sido suscrita por la alcaldesa de Santiago, respondiendo a la iniciativa liderada por ONUSIDA. La Declaración es un marco de acción en el que cada municipio se compromete en buscar mecanismos para desarrollar y mejorar las políticas públicas para eliminar la vulnerabilidad de las personas, además de asumir un compromiso ético de llevar a cabo políticas de salud que fortalezcan la prevención, detección y seguimiento de los casos de VIH.

Su impacto es significativo en la comunidad ya que los Alcaldes están en contacto directo con la población más vulnerable y son agentes claves para movilizar la agenda de derechos humanos y garantizar a los usuarios mayor respeto, abordar las causas de riesgo y la transmisión de VIH en la atención de salud. Todos estos esfuerzos se suman a las iniciativas lideradas desde la sociedad civil para erradicar el estigma y la discriminación hacia las personas que viven con VIH o sida.

El Candlelight nos desafía a generar políticas públicas y campañas de educación a la comunidad a fin de generar cambios en las actitudes y comportamientos en la población, donde  aún persisten, en diferentes sectores de la sociedad el sentimiento de indiferencia y rechazo hacia las personas que viven con VIH. Es necesario abrir nuevos espacios para la articulación y el trabajo conjunto entre todas las organizaciones y sectores gubernamentales, a fin de visibilizar la realidad de las regiones  y aunar esfuerzos conjuntos para enfrentar las necesidades sociales de las personas que viven con VIH-Sida.

#Candlelight2016

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.