Ante la mirada atenta, curiosa y sonriente de personas que circulan por la plaza principal de Cochabamba, caminan un grupo de personas LGBT rumbo a su conferencia de prensa. No es sencillo, la gente aún las y los observa con asombro. “¿No te sientes incómoda con los comentarios y miradas?”, le pregunto a una mujer transformista; “ya me acostumbré, es  lo que pasa a diario”, me responde. Ya se acostumbró a la homofobia.

Conferencia de prensa miembros de la comunidad LGBT en la Gobernación Cochabamba.

El 17 de mayo del 2010 la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades psiquiátricas, señalando que la misma no es un transtorno, no es una enfermedad, por lo tanto no requiere tratamiento ni cura. Debido a ello es que se conmemora el 17 de Mayo como el Día Internacional contra la homofobia, la transfobia y la bifobia, la misma es fruto de los pedidos y trabajo de los grupos de activistas que lucharon por el respeto a su identidad de género y orientación sexual.

En Bolivia existen leyes y normativas que protegen los derechos y sancionan la discriminación hacia las personas LGBT, entre ellas están la Ley 045 contra el racismo y toda forma de discriminación, la Constitución Política del Estado Plurinacional y el Decreto Supremo Nº 1022, mediante el cual se oficializa la conmemoración del Día de lucha contra la homofobia y la transfobia en Bolivia.

Sin embargo aún existen vulneraciones a los derechos de estas poblaciones, que se ven reflejadas en los casos de asesinatos sucedidos este año a dos mujeres trans y la golpiza propinada en vía pública a una persona del colectivo gay en Santa Cruz, hechos calificados por representantes de las diversidades como crímenes de odio. También están aquellos otros casos de vulneración a los derechos de estas comunidades en entidades públicas y privadas, agresiones que suceden a diario pero que, lamentablemente, no son reportadas por el temor  a la discriminación y se quedan en el anonimato.

“Muchas de nuestras compañeras se encuentran en ámbitos laborales donde se les discrimina, viven ocultando su diversidad sexual por miedo a ser despedidas, agredidas, suspendidas de sus trabajos. La ineficacia de nuestras leyes que nos amparan solamente desde un papel no ha mellado las actitudes de nuestros agresores. Requerimos de personal público que esté sensibilizado con estos temas y que conozca la realidad de nuestra población, necesitamos un sistema educativo que promueva la integración y respeto a las diferencias; aún tenemos una larga lucha por delante, una lucha por nuestros derechos y la  libertad”, señala  Wara Castellón de la red de mujeres lesbianas y bisexuales.

A su vez cuestionan, “¿Cuánto de esta ley se puede aplicar? Aunque haya la ley 045 (de racismo y discriminación), nosotros nos vemos vulnerados porque no podemos salir a la calle con nuestras parejas como lo hace cualquier otra persona heterosexual, (…) falta mucho por hacer, por trabajar. Bolivia es un país al que le falta crecer demasiado. Este 17 de mayo pedimos la reivindicación de derechos, queremos tener los mismos derechos que la población heterosexual, al tener eso accederíamos a muchos derechos que se nos vulneran como el acceso a la salud, al trabajo, a la educación”, señala Mauricio Fuentes, representante de Diversidades Sexuales y Genéricas de Cochabamba (DSG).

Conferencia de prensa comité DSG en Alcaldía de Cochabamba.“Pedimos que sean más tolerantes con la población LGBT que busquen un poco de información, la gente teme a lo que no conoce si tuvieran un poco más de información sabrían que no somos anormales ni personas diferentes a ellos, sentimos, amamos; somos padres, hijos, nietos, de la misma manera que ellos”, finaliza Mauricio Fuentes.

Ley de identidad de género

La Ley tiene por objeto establecer el procedimiento para el cambio de datos del nombre y sexo de las personas transexuales y transgénero, garantizándoles el derecho a la identidad de género. Sería de aplicación en todo el territorio nacional, a personas bolivianas transexuales y transgénero solteras, divorciadas y viudas mayores de 18 años.

En caso de aprobarse, las personas trans podrán rectificar sus datos en la cédula de identidad, su certificado de nacimiento original, certificados médico y en documentos públicos y privados.

“El poder ejecutivo dio el visto bueno, lo que se está esperando es que la asamblea plurinacional debata y apruebe para que pase a la cámara de senadores y entre en funcionamiento. Su propósito principal es que se reconozca con su nombre social a las personas transgénero y transexuales en Bolivia. (…) Diariamente nuestra población sufre discriminación, en el trabajo, en las universidades, en las escuelas, en el caso de las mujeres trans no se puede acceder ni a un servicio de salud por el mismo hecho de que no estamos reconocidas por nuestra identidad, nos tratan como si fuéramos hombres”; señala Chantal Cuellar miembro de la Red Trebol.

Esta ley debió ser aprobada este año pero aún no se concreta; sin embargo, activistas de la población trans exigen y  esperan que se logre su aprobación.  Más información sobre la ley aquí.

Acuerdo de Vida en Familia

El Proyecto de Ley denominado “Acuerdo de Vida en Familia” (AVF) tiene como objeto proteger y regular los deberes, derechos y obligaciones de las familias conformadas por dos personas del mismo sexo.

Esta propuesta se respalda en los artículos 13, 14 y 62 de la Constitución Política del Estado, la Ley 054 contra el Racismo y toda forma de Discriminación, la Disposición Transitoria Quinta, artículos de la Ley Nº 603 (Código de Familias y el Proceso Familiar), acuerdos internacionales y otros.

El tipo de unión que propone el proyecto de ley del AVF puede ser entre dos mujeres o dos hombres que serán reconocidos bajo los principios de igualdad, no discriminación, diversidad, integración social y protección a las familias.

“El movimiento LGBT en Bolivia propuso presentar el acuerdo de vida en familia ya que lastimosamente la Constitución solo reconoce el matrimonio entre hombre y mujer; esta figura de acuerdo de vida en familia tendría más posibilidades de ser aprobada ya que en el Código de familia hay un capítulo donde no especifica que una familia debe ser conformada solamente entre hombre y mujer, entonces esto da espacio a que las familias entre personas del mismo sexo puedan ser reconocidas”; comentó Chantal Cuellar.

De acuerdo a lo mencionado por Mauricio Fuentes, el AVF es un proyecto que está siendo analizado en instancias gubernamentales y se espera se apruebe. Más información sobre AVF aquí.

Otro de los pedidos que tienen estas poblaciones son los referidos a diagnósticos situacionales. Las personas LGBT exigen que el Estado realice informes sobre las estadísticas y causas de muerte de las personas que pertenecen a sus colectivos, necesitan datos oficiales que den cuenta de la cantidad de personas LGBT en el país, sus condiciones de vida y las violaciones a sus derechos, así lo señalan La Coalición Boliviana de Colectivos LGBT en su nota de prensa.

“Los datos que tenemos son recogidos por nuestras organizaciones, son datos pequeños; exigimos al estado que se haga cargo de levantar un estudio estadístico de nuestras poblaciones para saber cuántos somos y cuales son nuestras condiciones de vida. No hay datos estadísticos; sí de muertes, que hasta el año pasado eran 58 personas que fueron asesinadas por su condición, pero no más de eso”, menciona al respecto Chantal.

Son varias las actividades que se realizan a lo largo del país este día. En todos los departamentos de Bolivia, las personas LGBT están manifestándose buscando la reivindicación de sus derechos, exigiendo respeto a su identidad, buscando una sociedad más justa.

#IDAHOT2016

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.