Por Marisol Cabrera.

Con el rostro cubierto, decenas de trabajadoras sexuales protestaron frente a las instalaciones del Centro de salud por la falta de insumos básicos y la precariedad de la atención en salud en la ciudad de Cochabamba.

Protesta de trabajadoras sexuales frente a CDVIR.

A seis semanas de dicha protesta por la falta de insumos como guantes quirúrgicos, condones y hasta lavandinas (cloro), entre otros; sumada a la deficiente infraestructura donde se atiende a 9400 mujeres trabajadoras sexuales (MTS), según registros del mismo centro, las autoridades aún no han atendido a cabalidad las demandas de esta población.

En reunión con representantes de las MTS y otras poblaciones, la directora técnica del Servicio Departamental de Salud, Lidia Astroña Chamaca, se comprometió en dotar de insumos y explicó que la situación se debe a un recorte en el presupuesto del Fondo Mundial, que afecta de sobremanera al país. En dicha reunión, la funcionaria también prometió que gestionaría el servicio de un psicólogo y un nutricionista.

Además de las alrededor de 60 mujeres trabajadoras sexuales que se atienden en Centro Departamental de Vigilancia y Referencia Epidemiológica (CDVIR) de Cochabamba, que cuenta con una sola ginecóloga, el centro ofrece atención también a personas con VIH, hombres que tienen sexo con otros hombres y personas afectadas por la tuberculosis, por lo que su infraestructura y capacidad estaría por colapsar. Además, el establecimiento no cuenta con laboratorio propio, lo que obliga a las trabajadoras sexuales y otros usuarios a desplazarse hasta el hospital para realizarse exámenes requeridos. “Perdemos casi toda la mañana al ir a otros centros para realizarnos las pruebas para VIH y sífilis, ya que debo esperar hasta el medio día que me entreguen los resultados. (…) tengo niños que dejo en casa”, dijo una Karen a Corresponsales Clave.

La infraestructura para la atención en salud está lejos de ser integral y lo seguirá estando si las autoridades y el mismo gobierno no invierten en mejores instalaciones, suficientes para el total de la población que se atienden en los CDVIR.

La semana pasada, Leny García, responsable departamental del Programa de VIH y sida, indico a Corresponsales Clave que se ha elaborado una propuesta técnica del funcionamiento del CDVIR para su traslado a un ambiente más amplio como es el Centro de Salud Kanata, que sería acomodado para recibir a las poblaciones más vulnerables al VIH.

El predio en cuestión ha sido visitado por líderes de las poblaciones que allí serían atendidas y, aunque son necesarias ciertas remodelaciones, cuenta con espacios adecuados para la atención sanitaria y servicios higiénicos. La propuesta técnica donde se expone la necesidad inmediata de que se le otorgue al CDVIR esa infraestructura que cumple las condiciones básicas, ha sido llevada y presentada al alcalde de la ciudad de Cochabamba, José María Leyes Justiniano.

Las mujeres trabajadoras sexuales de Cochabamba se reunirán nuevamente con las autoridades correspondientes para continuar con la exigencia de mejores condiciones para la atención.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.