El mes pasado, Candy Pamela Gonzáles Arosemena, una mujer trans, hizo noticia en Panamá al lograr, a través de una resolución de la instancia responsable del registro civil, la autorización del trámite de cambio de nombre.

Corresponsales Claves tuvo la oportunidad de conversar con Candy, una mujer de ascendencia indígena y dedicada principalmente a su negocio, para conocer más detalles del proceso de cambio de nombre en su cédula de identidad personal.

Corresponsales Clave: ¿Cuéntanos un poco cómo fue el proceso de cambiar tu nombre legal en tu cédula?

Candy González: Más que una incomodidad mía, creo que mucha personas trans  sienten este tipo de incomodidad, porque la cédula de cada persona no identifica o refleja lo que tú eres; desde hace mucho tiempo siempre sentí incomodidad  tanto en el entorno  laboral como educativo, al adquirir los distintos certificados o reconocimiento con el nombre que no me pertenecía y no me sentía identificada. Cabe destacar que hace un año conocí a una activista, una amiga que es abogada. Entre las dos estuvimos planeando la forma de hacer esta solicitud a las autoridades; sabíamos que es algo nuevo para el país. Estamos creando un precedente para el país que abre puestas a muchas otras compañeras para que puedan acceder a cambiar su nombre en la cédula. A mí, en lo personal, siento que necesitaba que mis documentos reflejaran la mujer que soy yo hoy día.

CC: ¿Cómo fue el contexto de estigma y discriminación en el entorno escolar y laboral?

CG: En la escolaridad siempre tuve la dicha de tener compañeros que me apoyaron y me protegían del bullying que me hacían compañeros de otros grados, tuve la suerte de conocer muchas personas que me respetaron y aceptaron mi identidad. Pero imagino que no todas tenemos esa oportunidad que muchas personas no respeten.

Pero en cuanto al tema bancario, resulta que hace dos años, debido a mi empresa de catering, muchos clientes querían hacer los pagos a través de banca en línea, entonces me acerqué a un banco para abrir una cuenta bancaria; sin embargo, el banco me dijo que tenía que concordar mi imagen con la foto de mi cédula para poder hacer el trámite. Conversé con diferentes activistas, y gracias a la incidencia pública en redes sociales, de parte del banco me llamaron y logré abrir la cuenta bancaria. Eso dio lugar a que otras chicas (trans) lograsen abrir una cuenta bancaria.

La noticia del cambio de nombre de Candy copó todos los medios de comunicación panameños.

CC: ¿Fue la discriminación el motivo para que iniciaras tu propia empresa?

CG: En definitiva, porque en el entorno estudiantil muchas compañeras trans no llegan a culminar sus estudios porque se sienten discriminadas. Es difícil arriesgar tu salud mental al tener que asistir a clases vestidas con ropa que no nos identifica. Al terminar los estudios superiores, traté de buscar un empleo en el área en que me especialicé -gastronomía y hotelería-, y se me cerraron muchas puertas, se basaban en la foto de mi cédula para no darme un empleo. Debido a esto, tomé la decisión de montar mi empresa de catering.

CC: ¿Te encontraste con alguna barrera para que en tu acreditación pusieran tu nombre femenino?

CG: No por el contrario, en el Instituto Centroamericano de Gastronomía de Panamá no sentí ningún tipo de discriminación al matricularme, discriminación de la cual sí fui víctima en otras universidades del país que no me dieron la oportunidad de acceder a los estudios superiores, ya que me solicitaban ir vestida como hombre y obviamente no accedí a esto. Al finalizar mis estudios, los directivos me citaron y me informaron que al estar matriculada con mi nombre legal se iban a confeccionar dos acreditaciones, una con mi nombre usual y otro con mi nombre legal.

CC: ¿Cuál fue el asidero que tu abogada encontró para lograr cambiar el nombre en tu cédula?

CG: En Panamá, el Tribunal Electoral, para realizar el cambio de nombre de una mujer trans, solicita pruebas de una reasignación de órganos genitales, lo cual no era mi caso. Nosotros apelamos al cambio de nombre por usos y costumbres y ese artículo no dice nada sobre el tema de reasignación de órganos genitales; al Tribunal Electoral no le quedó de otra que aceptar la solicitud y evaluarla. Diez meses duró para que me dieran una respuesta, la cual ya conoces.

CC: ¿Qué le falta a Panamá para que más compañeras trans puedan acceder a sus derechos?

CG: Una ley de identidad de género; (…) al no tener esta ley, muchas de nuestras compañeras no se sientes protegidas. Y, obviamente, si existiera una ley como esta no solo podríamos cambiar el nombre en nuestro documento de identidad personal, también podríamos cambiar nuestro sexo en nuestra cédula de identidad personal.

A propósito de este logro de Candy, que sienta precedente para muchas personas trans en Panamá, ella ha recibido muchos ataques en las redes sociales que, según dice, le “da fuerza para seguir informando a la población de mujeres trans sobre sus derechos humanos”.

Candy ya está trabajando para ser una vocera de la población trans en Panamá y lograr que su comunidad tenga una vida plena y logre salir de la marginalidad a la que la sociedad las empuja. En sus palabras finales de la entrevista se dirigió a sus compañeras que estén sufriendo discriminación: “les digo que tengan fuerza, voluntad, tienen que empoderarse e incluirse en el mundo del activismo porque da fruto y soy un ejemplo. Creo que deberían formarse, luchar por sus derechos.”

Junto a su abogada, Candy Gonzáles está iniciando un proyecto para contactar a las personas trans, tanto femeninas como masculinas, para apoyarlas en el proceso de tramitación de su cambio de nombre y así puedan acceder a su identidad.

Desde Corresponsales Clave, agradecemos el tiempo y la disposición de Candy para esta entrevista.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.