En un acto público, la organización de mujeres trabajadoras Sexuales, Mujeres en Superación (OMES), en el marco de la conmemoración del Día de la Trabajadora Sexual, recibieron de manos del Viceministro de Administración de Trabajo, José Guillermo Gándara Espino, la resolución que les acredita como sindicato de trabajadores sexuales autónomas –SITRASEXGUA-, lo cual marca un hito en la historia de lucha de las trabajadoras sexuales en Guatemala y América Latina.

Mujeres trabajadoras sexuales sostienen el nuevo logo de su sindicato.

El viceministro expresó: “No es aceptable  que exista el trabajo forzoso, que no sea libremente elegido por las personas y coincido en que la libertad sindical colectiva, son el derecho generado de todos los derechos. El reconocimiento del trabajo sexual es una oportunidad para que muy pronto se construya una cultura de derechos laborales sin discriminación.”

“Hoy es un día histórico para las mujeres trabajadoras sexuales”, dijo por su parte, Adriana Carrillo, coordinadora nacional de OMES y referente de la RedTrasex, y añadió: “el Estado de Guatemala reconoce nuestra organización, sabemos que hemos dado un paso muy importante para las miles de mujeres que por convicción ejercemos el trabajo sexual”.

Asimismo, agradeció el acompañamiento del  Diputado Edwin Lux, presidente de la Comisión de Paz y Desminado, quién atendió los requerimientos de las mujeres trabajadoras sexuales para llevar a cabo esta iniciativa y junto a quien se realizaron romerías ante distintas instancias del Ministerio de trabajo, de Gobernación y de Salud.

Los Ministerios de Gobernación y de Salud eliminaron normas que vulneraban la libertad y confidencialidad de las MTS.

No ser víctimas de violencia, garantizar el derecho a la igualdad, ejercer su derecho al trabajo, y no seguir padeciendo consecuencias de la ausencia de regulación son las principales razones que motivaron la organización sindical de las trabajadoras sexuales.

A esta conmemoración también se unió el Ministerio de Gobernación y el Ministerio de Salud, que hicieron entrega de una circular girada a todas sus dependencias para dejar sin efecto las acciones que se encontraban la reforma del decreto 57-2012 -Reglamento de ITS-, bajo las cuales las mujeres trabajadores sexuales eran obligadas a firmar los libros de actas de la Policía Nacional Civil y debían presentar el carné de salud, en el cual, muchas veces se podía identificar su estado serológico.

El reconocimiento de los derechos de las mujeres ha sido muy lento en el país, especialmente para aquellas que se encuentran en un contexto de vulnerabilidad y de marginación. Aunque hay avances en la protección de los derechos, existen leyes que aún tienen contenido discriminatorio, y que prevén diferencias en cuanto a la remuneración de acuerdo al sexo. Pero un hito se ha marcado esta semana y se empezarán a romper paradigmas de la sociedad guatemalteca.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.