En Argentina se ha avanzado de manera considerable en la respuesta al VIH-sida en cuanto al acceso a los medicamentos y a la atención médica. Sin embargo, en aspectos sociales y comunitarios siguen existiendo innumerables barreras por superar como la discriminación, la estigmatización y la falta de información efectiva sobre temas relacionados a esta condición crónica, que dificultan el acceso real a los servicios disponibles y el desenvolvimiento de la vida en general.

Frente a este panorama, que se repite en diferentes espacios a nivel mundial, surgen iniciativas que han resultado ser efectivas como los grupos de pares, que se organizan entre personas que comparten una o varias características particulares; vivir con VIH es una de ellas. Estos grupos se pueden reunir bajo una filosofía que podríamos llamar neutra a las diferencias en la que la característica relevante es tener VIH, y con esa condición se agrupan mujeres, hombres heterosexuales, hombres gay, personas trans, adolescentes, etc.

Red Argentina de Mujeres que viven con VIH sida y Asociación civil VIHDA. Puerto Madryn.

Corresponsales Clave conversó con varios integrantes de distintos grupos de pares para conocer sus percepciones.

Gachy Awad, presidenta de la Asociación civil Puerto Madryn VIHDA y referente de la  Red Argentina de Mujeres que viven con VIH-sida, lleva adelante un grupo de pares que funciona desde hace dos años; ella junto a otras personas de la red nos comentó desde Puerto Madryn que “su agrupación es diversa, lo que quiere decir que se centra en el trabajo en equipo, enriqueciendo mucho la aproximación, el compartir las diferentes experiencias”.

Otra perspectiva se percibe desde la sede de Red de mujeres que viven con VIH de Buenos Aires, donde Corresponsales Claves pudo levantar diferentes testimonios de algunas de sus referentes que trabajan desde el año 2001 en grupos; en este sentido Marcela Cáceres sugirió que “Cada grupo con sus problemas puntuales, las mujeres tienen problemas más sociales con sus hijos, maridos, y otras cargas; las mujeres como jefas de familia somos más vulnerables con el tema de salud”. Si bien ella también trabaja con grupos mixtos, reconoce la necesidad de hacer grupos de atiendan de manera específica otros aspectos de la vida con VIH.

¿Qué son los grupos de pares?

Esta pregunta se puede responder con el testimonio de Diego Vázquez, miembro de la Asociación civil Puerto Madryn VIHDA: “mi caso es que hace 6 años que estoy con VIH y recién este año me involucré con la asociación y el grupo de pares, y fue un antes y un después. El hecho de saber que no estás solo, de no sentirte solo y que todos tenemos lo mismo y pasamos por lo mismo y que estamos en esta lucha en conjunto que es lo más importante. Es un grupo donde uno puede ser uno mismo, sin necesidad de sentir que ocultas algo que por ahí pasa cuando vas a otros lugares (en los) que no decís lo que tenés por miedo y demás, y aquí estamos todos en las mismas, y eso es lo que a uno le hace bien y cuando uno está mal sabe que hay alguien que te va a entender, que sabe por lo que pasas, por los vómitos y los dolores de panza y demás. Lo importante del grupo de pares es eso: estás con hermanos”.

Red Argentina de Mujeres que vive con VIH-Buenos Aires

¿Cuáles son los objetivos de los grupos de pares, independientemente de su tipo?

Marcela Mighetti, miembro de la Asociación VIHDA de Puerto Madryn, comentó: “lo importante es cuando la gente se acerca al grupo y está recién diagnosticada nuestro trabajo es primero la contención y quitarle esos miedos con los que llega la persona porque piensa que se va a morir”.

Por su parte, Awad complementó la idea al mencionar que “el objetivo de estos grupos aparte de contener es dar información, por ahí entras a otro circuito que tiene que ver con el hospital y con tu obra social (seguro médico), el tema de los medicamentos, de la farmacia, de los turnos, es como que la persona entra en una nueva dimensión (…) también el tema de la adherencia que tiene mucho que ver esto de informar de qué pasa cuando no se toma la medicación, etc (…) es un ida y vuelta de información, a lo mejor una persona no sabe una cosa, otra sí”.

Así mismo, es muy interesante la potencia que estos grupos pueden tener en torno a la posibilidad de incidencia política, como bien lo menciona Marina Datola de la Red Argentina de Mujeres que Viven con VIH-sida en Buenos Aires: “ tiene que ver con empoderamiento, para que tenga una mejor calidad de vida, veas que puedes seguir viviendo, que te puedes plantar y pedir sus derechos (…) llegado el momento empecemos a denunciar, a molestar y que te den un número, vos sos el número uno, vos sos el número dos y así todos los días; si llamo yo sola, nadie me da bola, así tiene que ser la cosa”.

Otros grupos de pares

Los grupos de pares apuntan tanto al empoderamiento político como personal, favorecen la organización en torno a intereses comunes, en este sentido Rafael Freda miembro de la Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina (SIGLA) comentó en una entrevista para Corresponsales Clave que, como miembros de la diversidad sexual: “Necesitamos consolidar una noción de comunidad (…) no nos autoexcluimos, necesitamos construir una comunidad y un grupo de asociaciones gais que nos apoyen, esto es lo que yo llamo comunidad, no quiere decir que todos somos iguales, amiguitos”.

Javier Bruno, Coordinador del grupo de varones de los viernes de SIGLA, mencionó: “yo defiendo la organización gay porque no es lo mismo estar con otra gente, el heterosexual -al menos en esta sociedad- se resiste mucho a la igualdad, la igualdad está hasta cierto punto (…) es importante que los grupos gais, trans y los de lesbianas tengan un grupo específico, para hablar de las problemáticas comunes. Entre ellas se encuentran: aprender a socializar, combatir la homofobia internalizada (…) también la acción política, pero primero nos centramos en la acción social”.

¿Qué aspectos se deben tener en cuenta para llevar a cabo un grupo de pares?

Espacio Amigable: “Lo más importante tiene que ser el espacio, debe ser un espacio amigable en el sentido de que debe ser un lugar donde la persona se sienta cómoda, que tenga privacidad. En nuestro caso, el hospital lo único que nos había dado es un pasillo y vos fíjate que a la hora de hablar con una persona y tomando en cuenta la ley argentina que habla de la confidencialidad, un pasillo no es un lugar donde una persona se sienta contenida, está muy expuesta”, dijo Awad

Apoyo gubernamental: Si bien muchos de los grupos de pares que funcionan en el país están dentro de las políticas de salud  propuestas desde el Ministerio (la dirección de Sida cuenta con una guía), se hace necesario contar con mayor difusión, recursos y acompañamiento, para que estas iniciativas tan positivas se puedan replicar y mejorar la calidad de la atención.

El testimonio de Gachy va también en ese sentido, en Puerto Madryn no existen otras iniciativas que trabajen con personas que viven con VIH y lo que ella tiene disponible para trabajar es un pasillo de hospital. Así mismo, Freda comentó que “hacen falta más campañas dirigidas a la población homosexual y trans, que son los protagonistas de la epidemia (…) El Ministerio de salud hace boletines difíciles de leer, ellos no ocultan nada, pero si usted no sabe de VIH-sida, no puede entender”.

Hacer redes para las denuncias: Es necesario trabajar en Red entre organizaciones de la sociedad civil, ya que esto no solo abre la posibilidad de intercambiar experiencias personales y comunitarias, sino que también fortalece el músculo de la incidencia política, las denuncias y enriquece el abordaje a esta problemática.

Capacitar al personal de salud y pensar en grupos vulnerables: Para poder potenciar el trabajo que realizan los grupos de pares se hace necesario la articulación entre diferentes actores. La capacitación al personal de salud figura como un aspecto clave a tomar en cuenta a la hora de realizar los grupos de pares, ya que son fundamentales para la prevención a la población en general y a la atención de las poblaciones vulnerables en particular.

Estos testimonios de personas y organizaciones que trabajan constantemente en grupos de pares es muy enriquecedor, pues nos da un panorama realista de lo que esta intervención significa. Es importante dar los pasos necesarios para que cuenten con recursos directos por parte del Estado o con espacios de formación para captar los propios y poder replicar con mayor fuerza está labor.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.