La mayoría de las presentaciones sobre prevención tuvieron algo que ver con la profilaxis pre-exposición, donde lo único más novedoso ha sido el paso del tiempo. Entre Melbourne y Durban tenemos dos años más de experiencia y un número más significativo de estudios pilotos o demostrativos sobre PrEP. En conclusión: continúa funcionando como barrera de la prevención, ha mantenido el estado de un número de parejas sero-discordantes (si además se le suma el uso de ARV por parte de la pareja positiva), persiste una resistencia de su adopción en los programas y servicios gubernamentales y su acceso es muy limitado en aquellas poblaciones con mayores barreras estructurales.

Sabemos que funciona, como hace dos años, pero poco se ha avanzado en su accesibilidad, en la provisión -más allá de los estudios- y en la reducción significativa de los precios. Metafóricamente es una liebre que se nos escapa rápidamente, en contextos donde aún es difícil asegurar un acceso generalizado a los condones y los lubricantes.  Funciona, aunque no estemos “PrEParados”.

La ciencia y la evidencia

Se examinaron algunos enfoques innovadores, incluidos el testeo, la integración de la profilaxis pre-exposición (PrEP) en los Servicios de Planificación Familiar y las barreras de acceso y adherencia de las poblaciones clave. La OMS recomienda el uso de la PrEP para reducir la transmisión del VIH en personas cuyas  prácticas son consideradas (por esta organización) con riesgo considerable al VIH. Las barreras para ampliar la cobertura con estos métodos incluyen un conocimiento limitado, el temor a los efectos secundarios, el estigma relacionado con las personas que la usan, los costos asociados y que muchos países no han adoptado, en la práctica, su distribución.

Son significativos los limitados ensayos clínicos y la falta de datos sobre PrEP, mucho menos en los servicios de salud. La conclusión es que la PrEP debe ser incluido como parte de los paquetes de prevención combinada. El acceso expandido de esta tecnología solo será posible cuando las autoridades tomen en serio las evidencias, como así también, la sociedad civil profundice su reflexión sobre si está dispuesta a promover su uso y apoyar sus distribución responsable (1).

Más programas demostrativos

El día jueves se presentó un programa de preparación para la profilaxis, basado en 400 personas reclutadas en un año y medio en Tailandia, así también se presentó el proyecto la “princesa de la PrEP”, programa que movilizó casi 300 HSH y mujeres trans. Esto estudios demuestran resultados alentadores pero su tamaño reducido los hace boutique. Y todos los estudios son recientes, no existe evidencia alguna sobre la adherencia y los efectos clínicos de la PrEP en el largo plazo, más allá de los 3 a 5 años.

Existen también algunos primeros estudios que han demostrado que el uso de PrEP no necesariamente ha contribuido al incremento de Infecciones de transmisión sexual en las poblaciones.

A pesar de los avances hacia el objetivo 90-90-90, en el tratamiento de personas que viven con el VIH, ha habido menos progreso en la prevención combinada de nuevas infecciones. Como se presentó en varias sesiones, se requiere pensar fuera de la caja, innovar, pero a su vez con intervenciones adaptadas a las epidemias locales (2).

Por otro lado, el aumento del uso de Internet y las redes sociales para encontrar parejas son herramientas que podrían ser fácilmente utilizadas para alcanzar a más personas, en la conferencia se ha realizado un llamado a los implementadores de programas a revisar las estrategias de extensión para los gais y HSH.

Durante AIDS 2016, se siguieron presentando avances en los estudio como el IPERGAY, el que en su ampliación de la población bajo estudio de uso de la PrEP encontró una reducción relativa del 97% de la transmisión del VIH en comparación con el placebo durante la fase doble ciego. IPERGAY si mostró un incremento en la ITS.

Dos sesiones sobre HPTN 073 hicieron hincapié en la importancia de involucrar a los actores locales y nacionales y tener un enfoque centrado en los usuarios, con  una atención coordinada de manera tal que se fomente la captación; asimismo demostraron que la PrEP empleada en la población HSH afro-descendiente en Estados Unidos es factible, con la absorción de 79% y una fuerte adherencia con el tiempo.  Estos estudios reafirmaron la necesidad que todo el personal de salud participe en la promoción y seguimiento de la PrEP en las clínicas.

Por otro lado, el Proyecto de Demostración de Parejas mostró cómo el uso de una combinación de PrEP y ARV en parejas serodiscordantes puede reducir la incidencia del VIH en un 95%.

Trans-formando la prevención

El día miércoles se realizó una presentación de una investigación de Leigh Bukowski  sobre barreras para la prevención combinada y el uso de PrEP en personas trans afro-descendientes. Las principales dificultades en esta comunidad es el alto índice de personas en situación de calle, privadas de la libertad, sobrevivientes de violencia intrafamiliar, usuarias de drogas y con depresión. Lo que el estudio puso en evidencia, es la falta de intervenciones efectivas para superar estas barreras estructurales. Hubo varias presentaciones sobre clínicas amigables en los EE.UU. (como Callen-Lorde y Life Skills) que mostraron una reducción en el nivel de comportamientos de riesgo de un 20%.

Las presentaciones destacaron que las personas trans siguen siendo marginadas y poco estudiadas en todo el mundo. La investigación que se ha llevado a cabo con este grupo –que aumentó en los últimos años- recoge en gran medida los datos epidemiológicos descriptivos, sobre todo en la salud mental, la salud sexual y reproductiva, uso de sustancias, o la violencia, poniendo de relieve la necesidad de investigación adicional en un gran número de temas, incluyendo las enfermedades no transmisibles. En esta sesión también se mostró que aunque hay pocos datos disponibles, lo que hay es suficiente para actuar. Las intervenciones estructurales para proteger a las personas trans son necesarias, incluyendo las leyes que prohíban la discriminación basada en la identidad de género, a la vez de incrementar el acceso al empleo, la vivienda, el alojamiento público y los créditos (3).

Imágenes: AIDS2016

(1)  Informe preparado por Felicita Hikuam

(2)  Resumen preparado por Rachel Kearns

(3)  Reporte de Ryan Zahn

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.