El Perú, a pesar de las extraordinarias cifras de crecimiento económico, mantiene índices preocupantes en cuanto a tuberculosis (TB): ubica el segundo lugar en América Latina en la forma sensible y el primero en la forma multidrogoresistente.

Segundo Chamorro fue una de las primeras personas en aparecer en medios de comunicación como afectado por la tuberculosis.

Segundo Chamorro, líder de la región La Libertad, en norte del país, conversó con Corresponsales Clave y narró parte de su historia en el trabajo para disminuir la tuberculosis y la coinfección de esta con el VIH y nos da la clave para que las personas que tienen coinfección, puedan salir de la pobreza.

Corresponsales Clave: ¿Cómo te animaste a visibilizar el tema de la tuberculosis en La Libertad, Trujillo?

Segundo Chamorro: Fueron épocas muy difíciles. Se iba a realizar una conferencia de prensa en el 2005 y tuve que salir al frente a decir lo que muchos no se atrevían por el temor al rechazo. Recuerdo que pensé que iba a ser una noticia pequeña, pero al día siguiente, fueron grandes titulares.

CC: ¿Esa visibilidad tuvo un costo en el relacionamiento con tus amigos o la familia?

SC: Antes de salir ante cámaras decidí comentar a mi familia de lo que iba a hacer (declarar públicamente que tenía tuberculosis) y me dieron su apoyo, pero fue la gente del entorno, del trabajo, las que una vez que se enteraron se alejaron de mí. Poco a poco esta situación fue cambiando porque se empezó a conocer más sobre el tema.

CC: Eres uno de los activistas más representativos en el campo de la salud en toda la región.

SC: Bueno, soy cofundador de COREMUSA (Coorinadora Regional Multisectorial en Salud, una suerte de MCP regional)  La Libertad y fundador de la Asociación Pro Salud y Vida que ve el tema de la confección TB y VIH. Además trabajamos mucho con los medios de comunicación y hacemos campañas y denuncias sobre casos de vulneración de derechos.

La Asociación Pro Salud y Vida realiza actividades de sensibilización y prevención.

CC: ¿Cómo ves el panorama en la prevención de la coinfección en tu región?

SC: Considero que nos falta mucho empoderar a la sociedad civil, sobre las vías de transmisión; generalmente, las personas a las que se les diagnostica TB llegan al hospital con  3 o 4 cruces (leve, moderada, severa y resistente)  y nos falta trabajar en este aspecto. Desde la Coremusa  hemos realizado talleres de información y sensibilización en colegios, universidades, vasos de leche y comedores populares para lograr prevenir la coinfección. Las mismas personas afectadas por TB y VIH, hemos realizado el trabajo de prevención y hemos llegado a capacitar a 20 mil estudiantes en las instituciones educativas.

CC: En el tema de la sensibilización, en sus organizaciones trabajan mucho el tema de las redes sociales y medios de comunicación

SC: Las redes sociales son herramientas que nos permiten estar informados, recibir denuncias y contactarnos con otras organizaciones del Perú y en el extranjero.  Hacemos campañas continuamente y además los medios de comunicación son nuestros aliados, porque ya los hemos sensibilizados en temas de salud y siempre están pendientes de nuestras quejas y denuncias.

CC: También intervinieron en uno de los proyectos del Fondo Mundial.

SC: Si, fue en la Octava Ronda. Este proyecto nos sirvió de mucho para lograr nuestra formalización como organización, ya que obtuvimos la inscripción en registros públicos y, además, la realización de las actividades de prevención. Fue ahí que iniciamos el proyecto de Consejería de Pares para las personas con tuberculosis, mediante una adaptación de lo que se tenía en VIH.

Desde las personas afectadas por la tuberculosis se ha promovido la titulación de las propiedades en zonas urbano marginales.

CC: Es decir que el Fondo Mundial les sirvió para su desarrollo organizacional.

SC: Así es, igualmente luego trabajamos con el municipio y logramos incorporar la entrega de canastas de víveres; pero, lamentablemente, con el nuevo alcalde de Trujillo, esto se detuvo por 16 meses, pues muchas autoridades no se ponen en los zapatos de los demás y aunque hay presupuesto, desconocen sobre el trabajo de prevención.

CC: Y, ¿por qué crees que pasa esto con el alcalde de Trujillo?

SC: Falta mayor involucramiento de las autoridades políticas. Antes con el alcalde César Acuña, teníamos canastas de víveres, consejería de par, pero cuando ingresó el Crnel. Emilio Espinoza Quispe al municipio, se nos cerraron muchas puertas. Una vez cuando le fuimos a decir que el tema de la prevención de la TB y el VIH era importante, dijo que no era de su incumbencia. Ahora, como existe un proceso de revocatoria en curso, es decir que quieren que el alcalde sea vacado de su cargo, es que empezó a entregar las canastas, entonces no hay voluntad para trabajar en la prevención, sino todo se hace por beneficio político.

CC: Me comentabas que experimentaste la discriminación, cómo ves esta situación en La Libertad.

SC: La sociedad civil ya está concientizada sobre el tema en cierta parte, pero aún sigue habiendo discriminación y estigma. Esto también tiene que ver con los determinantes sociales con que se relaciona la tuberculosis y la pobreza, pero también hay personas que viven en casas de 800 metros y otras en 2 metros cuadrados que también son vulnerables. Debemos saber que la tuberculosis y el VIH son problemas de todos y de todas.

A pesar del trabajo desplegado por las distintas instancias, la tuberculosis afecta a más de 30 mil personas al año.

CC: Y en el campo laboral…

SC: Ahí, la situación es grave. Hemos notado que las empresas agroexportadoras y las empresas privadas no contratan a las personas con tuberculosis, porque en sus pruebas médicas salen las huellas de la tuberculosis. Basta con que en las placas salga alguna lesión en los pulmones, para que no te dejen acceder a un trabajo y en eso estamos trabajando, porque las personas con coinfección, necesitan del trabajo para sobrevivir.

CC: ¿Qué otras cosas se podrían hacer para erradicar la tuberculosis y la confección con el VIH?

SC: Desde nuestras organizaciones hemos impulsado el Plan Regional Multisectorial en TB y VIH, hemos visto que un tema crucial para sacar de la pobreza y contribuir con la prevención, es la titulación de casas y terrenos. Esto sería una magnífica solución. Primero, mejora el nivel de la persona, porque es la dueña de una vivienda, donde antes sólo habitaba, luego  puede acceder a préstamos o créditos para el programa Techo Propio. De esta manera se acaba con el hacinamiento y se podrá lograr implementar los servicios básicos como el agua, energía eléctrica y el alcantarillado.

(…) En realidad ya hemos avanzado bastante en este campo. Por ejemplo en el asentamiento humano Alto Trujillo, hay unas 20 mil casas sin título y habitan unas 100 mil personas. De ellas, logramos que 50, que tenían TB o coinfección TB-VIH, lograran la titularidad de sus casas y accedieron a construir. Incluso si antes una casa se valorizaba en 3 mil soles (1,000 dólares), ahora con el título se puede vender a 44 mil soles (15 mil dólares aproximadamente).

CC: ¿Cuál es tu pedido final a la sociedad y las autoridades?

SC: Aún falta mucho por hacer en prevención de la tuberculosis y coinfección con el VIH. Queremos a autoridades comprometidas y a una sociedad más informada y sensibilizada. Mejores condiciones en la salud.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.