Para entender la importancia de la participación de personas LGTB en la política dominicana es bueno recordar que los orígenes del movimiento en el país se remontan a la década de los 80.  La primera organización gay y lésbica de la que se tiene registro fue el Movimiento 11 de mayo, fundado en 1983. Con intervenciones tímidas, dentro de cuatro paredes, fueron sentando las bases para un colectivo más fuerte con presencia en las ciudades de Santo Domingo, Santiago de los Caballeros y Vega y otras ciudades.

El pasado sábado 25 de junio, en el marco del X Foro sobre Diversidad sexual y Derechos Humanos: Seguridad ciudadana y participación democrática de los y las LGTB, se discutió la situación que viven las personas de esta comunidad en República Dominicana y las reivindicaciones necesarias en materia de derechos humanos y políticas públicas.

Activistas de diversas ciudades se reunieron en Santo Domingo en el X Foro sobre Diversidad sexual y Derechos Humanos

La necesidad de políticas públicas orientadas a la población LGTB, así como la poca o nula respuesta del Estado frente a situaciones que socavan el desenvolvimiento de las personas, fueron las principales motivaciones para que este colectivo se involucre de forma abierta y participativa en la política partidista dominicana, sin embargo, la discusión actual se orienta a fortalecer esta participación, de la mano con una agenda política y un discurso claro.

Ramón López, en representación de Ciudadanos+, una red de acción política, comentó en la reunión en relación a las personas LGTB en política: “estamos haciendo lo que debemos para ser; si nos dicen como políticos jóvenes que proponemos cambios,  cómo debemos actuar en la política  y lo hacemos, dejamos de ser nosotros”.

Por su parte, Guido Gómez Mazara del  Partido Revolucionario Dominicano (PRD),  uno de los expositores del foro, arrojó algunas luces que deben ser tomadas en consideración para la participación política de las personas LGTB en la República Dominicana; específicamente señaló la necesidad de más candidaturas LGTB y dio tres sugerencias: “1) Tener participación política, 2) No dejarse llevar del chantaje, pues estamos en un país conservador y siempre nos van a tratar con discriminación, a menos que seamos un gran número a  nivel electoral y 3) Tener una discusión seria dentro del colectivo LGTB sobre la necesidad de ser un movimiento político”.

Deivis Ventura, candidato a diputado en las recientes elecciones.

Eudry Jiménez,  regidor en el Municipio de los Alcarrizos, también hizo un llamado a las personas LGTB durante la reunión para que se metan en la política, pues es la única forma que tenemos para exigir nuestros derechos, para que se nos tome en cuenta”.

En la misma línea, Deivis Ventura, ex candidato a diputado, dijo: “debemos politizarnos. Tenemos que convertir la Caravana LGBT en  un acto político.” Ventura aprovechó la audiencia para criticar una ordenanza del Municipio de Boca Chica, presentada por el Ayuntamiento, el PNUD y la Mesa local Boca Chica sin discriminación, que excluyó a las personas LGTB; asimismo criticó a la Cancillería que propuso un Plan de Derechos Humanos que excluye a las personas LGTB.

Así, desde distintos niveles de la política –municipal y nacional-, diversos actores señalaron, con sus matices, la importancia de la participación política de la comunidad LGTB.

Ley de Identidad de Género

Una de las acciones políticas más relevantes, promovidas por la comunidad trans, es La Ley de Identidad de Género. La activista trans Michelle Cornielle presentó el anteproyecto de esta Ley y señaló que su objetivo es posicionar en el país la necesidad de una normativa que reconozca y represente a las personas trans; además, puntualizó que el proyecto tiene dos ejes fundamentales: el empoderamiento de las personas transgéneros y transexuales y la sensibilización de actores claves.

Rubí de La Mar, en representación de la organización UNION GTH Vegana, dijo que “para que se llegue a feliz término con una Ley de identidad de género, es necesario que se reconozca que deben ir en un mismo tenor mi identidad de género con mis documentos”. También se refirió a los abusos que comenten los policías con las mujeres trans y la burla que en muchas ocasiones tienen que soportar de estos, además de abusos e incluso extorsiones de sus clientes, si se dedican al trabajo sexual.

Seguridad ciudadana para la comunidad LGTB

Otro de los aspectos muy discutidos en el Foro fue la seguridad (o inseguridad)  ciudadana que viven las personas de la comunidad LGTB en el país y los permanentes abusos de parte de la policía.

El gobierno dominicano diseñó un Plan de Seguridad Ciudadana que define los ejes principales para combatir el crimen desde las instituciones gubernamentales. En él se señala que la ciudadanía, a través de sus organizaciones, debe asumir roles importantes en la lucha contra el crimen. Pero este plan no hace referencia a las personas LGTB, no toma en consideración las detenciones arbitrarias, prohibidas por la Constitución, ni las restricciones a la libertad de movimiento; tampoco menciona la prevención de crímenes de odio, figura jurídica ausente en República Dominicana.

Según Lino Castro, de la Red de Jóvenes Unidos de Guachupita, “siguen ocurriendo situaciones que vulneran el libre tránsito de los jóvenes. Esto es aún peor en personas LGTB. Hay tres condiciones que afectan a los jóvenes en este país: Ser negro, de barrio y LGTB. La policía sigue colocándole drogas a los jóvenes, siguen las detenciones arbitrarias en todos los barrios, se siguen los intercambios de disparos (…)” y no se ve solución alguna en el corto o mediano plazo, según palabras de Castro.

En esta actividad participaron representantes de varias ciudades y organizaciones que trabajan en las realidades que viven las personas LGTB de la República Dominicana. Algunas personas se refirieron en sus intervenciones a situaciones con la Policía Nacional y la violación de sus derechos, destacaron que se les impide el libre tránsito en muchos lugares, en donde se les coacta e intimida y, como algunas trans no se parecen a la foto que tiene en sus documentos de identidad, el hostigamiento hacia ellas es mayor. Mujeres trans y  hombres gais son detenidos sin ninguna razón, solo por el hecho de estar en un parque o calle y pasan hasta dos días en prisión sin ser procesados por cargo alguno. Un caso específico que fue denunciado en la reunión fue el de la Ciudad de Santiago, donde agentes de la Policía Nacional han señalado que “no quieren ver a homosexuales, ni transexuales transitando por ese parque”.

Uno de los principales problemas para lograr justicia y por lo cual “se caen” los casos que se presentan contra los abusos policiales es que las personas se resisten a demandar o pierden la batalla frente al sistema judicial. Al respecto, Álvaro Caamaño de la Procuraduría General de la República Dominicana destacó que: “La procuraduría pide que se documenten los casos, que envíen cartas. Cuando algo falla, es nuestro deber documentarlo, denunciarlo”. Con estas palabras buscó animar a los y las participantes a denunciar los hechos que vulneran sus derechos humanos.

Es importante destacar que en el X Foro, quedó claro que los valores de libertad y respeto por los derechos humanos y el principio de no discriminación son elementos esenciales de la democracia y que esta, a su vez, proporciona el medio natural para la protección y la realización efectiva de los derechos humanos.

Con todo y lo anterior, es evidente que falta un camino por recorrer y que debemos seguir luchando por una verdadera democracia, que garantice que todos los miembros de la sociedad tengamos una posibilidad real e igual de participar en las decisiones colectivas. Para ello, debemos dejar de ser actores pasivos e individuales, para convertirnos en actores políticos, introducirnos en la política e impulsar los cambios que requiere el país.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.