Luego de la promulgación de la Ley N. 807 del 21 de mayo del 2016 que establece el procedimiento para el cambio de nombre propio, datos del sexo e imagen de personas transexuales y transgénero, en toda documentación pública y privada vinculada a su identidad (art.1); el Tribunal Supremo Electoral aprobó el Reglamento para dicho procedimiento. Así, se logró que a partir del 1 de agosto del 2016 todas las personas que deseen cambiar sus datos en el marco de la Ley de Identidad de género, puedan hacerlo.

Raiza Torriani (Red Trebol), Patrick, Ana María Villarroel (SERECI) y María.

Los ambientes del Servicio de Registro Civil (SERECI) en Cochabamba se encontraban llenos de activistas y periodistas dispuestos a  presenciar otro día que marcó historia en el país en cuanto al respeto de los derechos de las diversidades sexuales se refiere.

Con un acto protocolar, la presidenta del SERECI Cochabamba, Ana María Villarroel, dio inicio al registro y dijo que se dispuso de un ambiente especial para dar cumplimiento a la ley donde se puede hacer el trámite: “quiero invitar a las personas a apersonarse y serán atendidos por nuestros funcionarios que están debidamente capacitados”, mencionó.

María y Patrick fueron las primeras personas en Cochabamba en ingresar sus documentos requeridos por el SERECI; ansiedad, nerviosismo, felicidad, se notaba en sus rostros; no era para menos puesto que un deseo de tantos años se hacía realidad.

“Me siento muy feliz, no me cabe en el cuerpo tanta felicidad”, mencionó a Corresponsales Clave Patrick, quien invitó a sus compañeras y compañeros a realizar el trámite; “espero se animen a hacerse el cambio si realmente tienen la seguridad de lo que son porque no es bueno vivir siendo alguien que no eres”, añadió.

Beneficiarias en pleno trámite.

Por su parte Sharon, con sus documentos en mano, esperaba paciente en la fila a ser convocada, su emoción era evidente: “Estoy feliz, contenta, volviendo a nacer puesto que se está reconociendo nuestra identidad y no se está vulnerando nuestros derechos como mujeres trans”, dijo. Ella es de las pocas mujeres trans en el país que cursan una carrera universitaria, lo cual no resulta del todo sencillo debido a la discriminación; “Siempre hay discriminación, me pasó en los centros que fui a hacer mis prácticas, especialmente al momento en que tu carné no coincide con tu apariencia física, pero ya esto cambiará (…) Mi identidad no va con mi nombre jurídico actual, esta ley me está ayudando muchísimo porque en la universidad, para sacar mis documentos, ya mi título va a poder salir con mi nombre genérico” comentó.

Requisitos

Para dar inicio al trámite la persona interesada debe acercarse a las oficinas departamentales del SERECI y presentar los siguientes ocho requisitos: (1) Formulario “Carta de solicitud” debidamente llenado; (2) Examen técnico psicológico; (3) Certificado de Nacimiento; (4) Certificado de datos de personas, sin observaciones; (5) Certificado de libertad de estado civil, emitido máximo tres meses antes de la solicitud; (6) Certificado de descendencia, emitido máximo tres meses antes de la solicitud; (7) Certificado del Registro Judicial de Antecedentes Penales (REJAP), emitido máximo 30 días antes de la solicitud; (8) Fotografía actualizada de la imagen de la persona con la nueva identidad de género. Un ágil video puede verse en el Facebook de la organización Metamorfosis Bolivia.

Activistas por la Ley de Identidad de Género posan a las cámaras.

De no encontrarse ninguna observación, el trámite durará al menos 15 días. Luego se  emitirá una Resolución  Administrativa para  el cambio de nombre, sexo e imagen de la persona.

En cuanto a los requisitos, las y los activistas manifestaron que no generan grandes gastos económicos. Lo que si les llamó la atención fue el accionar de algunos psicólogos y psicólogas que les pidieron realizar terapias de por lo menos seis meses de duración, manifestaron que el “Examen técnico psicológico” es el requisito que más trabas conlleva, debido a que en el país –lamentablemente- no hay psicólogos preparados para brindar este certificado y que muchos confunden el mismo con la necesidad de realizar una terapia.

Pamela, Maria, Patrick y César Javier, de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, respectivamente, son las primeras personas en Bolivia que iniciaron el trámite para que en sus documentos figuren su nombre, sexo e imagen con la que ellas y ellos se identifican, son las primeras personas que después de una lucha de ocho años ven materializado el anhelo de que no exista la diferencia entre su identidad de género y sus documentos personales.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.