La recaudación de fondos por parte de las organizaciones no gubernamentales en Venezuela se ha transformado en una odisea debido a la crisis económica y política que actualmente atraviesa el país y a los controles establecidos por el gobierno que frenan muchas vías de financiamiento.

Los fondos destinados a la responsabilidad social de los entes públicos fueron eliminados, parte de aquel presupuesto era destinado por los distintos organismos del Estado para subvencionar actividades y proyectos implementados por asociaciones civiles; al bloquearse dichos fondos, muchas ONG perdieron aportes importantes. Es alarmante que la Gaceta Oficial N° 40727 del 2015 avale tal medida y reseñe que cualquier ente público que tuviera fondos de responsabilidad social debía transferirlos inmediatamente a un supuesto fondo centralizado llamado “Negro Primero”, que sería manejado por el Despacho de la Presidencia; sin embargo, ha sido imposible encontrar información fehaciente sobre el paradero de estos recursos o el manejo y la administración de ese fondo único centralizado; ni siquiera funcionarios del Estado a quienes se ha consultado directamente sobre este tema han dado respuesta.

Por otro lado, ha sido prohibido el financiamiento internacional a organizaciones con “fines políticos”, un hecho peligroso, considerando que todas las organizaciones que trabajan por los derechos humanos hacen “política”, es un concepto tan amplio y tan ambiguo que -a conveniencia- queda a la libre interpretación de los organismos públicos. La cooperación internacional es realmente escasa, en el caso del VIH no hay acceso a un Fondo Mundial como en otros países, y la ayuda humanitaria es rechazada por el gobierno reiteradamente en un gesto de orgullo y basado en el argumento de injerencia de la comunidad internacional en asuntos internos de Venezuela.

Los aportes de las universidades o empresas privadas se han limitado bastante en la actualidad; anteriormente programas y departamentos de salud pertenecientes a casas de estudios superiores destinaban importantes partidas presupuestales a prevención;  pero ahora las universidades atraviesan un déficit presupuestal que ha llevado a todo el gremio académico a incontables paros y manifestaciones públicas.

A todas estas barreras, se debe agregar el control cambiario, cualquier suma de dinero que sea transferida desde otro país directamente a una cuenta jurídica de una ONG en Venezuela será una transacción fallida o rebotada por el banco en Venezuela. Para superar este escollo, las organizaciones que logran recibir algún financiamiento del exterior, lo reciben en un banco de cualquier otro país en moneda extranjera  y luego, recurriendo al mercado paralelo se hace el cambio de dólares por bolívares.

En este contexto tan adverso, un grupo de jóvenes en la Ciudad de Mérida Venezuela, haciendo frente a estas circunstancias y con ganas de generar un fuerte beneficio social en la respuesta al VIH y a los derechos humanos, han lanzado una recaudación de fondos a través de la modalidad de “crowdfunding” para ejecutar un café “Temático sobre VIH y derechos humanos”, que pretende educar y ofrecer servicios en salud sexual y reproductiva a la comunidad merideña y sostendrá las actividades la A.C Jóvenes Creadores de Conciencia.

“Venezuela ahora más que nunca requiere el acompañamiento de la sociedad civil, sin embargo, nuestras acciones se han visto limitadas por los pocos recursos que manejamos, de hecho, muchos compañeros, directivos de otras ONG, han emigrado del país debido a la situación presente, este es el fenómeno migratorio que estamos experimentando muchas asociaciones que está provocando el cese de funciones, pero nosotros no queremos cerrar nuestras puertas y aún nos mantenemos optimistas, por ello hemos planeado este café temático como una forma de cohesión entre el sector privado y la sociedad civil. En otros países, muchas ONG se han valido de esta modalidad, por ejemplo, la A.C AVE de México tiene una condonería, incluso The American Foundation for AIDS Research – AmFAR,  ha financiado iniciativas de esta índole como una compañía de planificación de eventos ligada a un programa de jóvenes LGBT, estos son sólo algunos de los antecedentes que nos han inspirado”, señala Jhan Gil, subsecretario de la organización.

El Café Temático que proponen estos jóvenes será la única iniciativa en su tipo en el país, es decir, será el primer café en ofrecer servicios educacionales y asistenciales asociados al VIH como: talleres de formación, debates, tertulias, cine-foros así como la disposición de herramientas interactivas, una biblioteca de consulta, pizarras y una ruleta de la suerte, acompañadas de la distribución gratuita de material informativo y condones.

“Este café generará ingresos propios los cuales serán destinados para cubrir los gastos y actividades propias del café, la otra parte de las ganancias serán destinadas a la organización, para cubrir los gastos de impresión de material informativo, costos de movilización, pruebas de VIH y demás actividades orientadas hacia la respuesta al VIH y a la salud sexual y reproductiva en el Estado Mérida”, expresó Francisco Rigual, asesor jurídico de la organización.

El proyecto tan sólo es una idea que necesita la colaboración de la comunidad internacional, por ello, los jóvenes merideños han lanzado la recaudación de fondos utilizando la plataforma de “Go Fund Me”, a través de la cual cualquier persona de cualquier parte del mundo puede aportar a la causa con una donación de cualquier monto.

Pueden donar y leer más del emprendimiento a través del siguiente link: https://www.gofundme.com/2yyy33ck.

Desde hace algún tiempo gira la incógnita en cómo puede la comunidad internacional ayudar en la respuesta al VIH en Venezuela desde fuera, esta es una forma: donando y/o compartiendo iniciativas de este tipo entre sus redes de contacto.

Como lo expresó un donante en un comentario en la página de la recaudación “creo en el poder de la comunidad como una fuente inmensa de soluciones y posibilidades”.

Pueden seguir el trabajo de la organización en Instagram, Twitter y Facebook.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.