A solo días de haberse reorganizado la coalición de activistas en tema de VIH en República Dominicana, se han llevado a cabo una densa cantidad de movilizaciones como ruedas de prensa, encuentros con la ministra de salud, Altagracia Guzmán Marcelino; participación en programas de televisión y otros actos, con la finalidad de posicionar el tema de desabasto de medicamentos que ocurre en el país y afecta a miles de personas.

Activistas de Asolsida estuvieron presentes en la manifestación.

Al llamado se han unido otras instituciones en varias provincias del país que colocaron el tema en las oficinas de los senadores de sus diferentes demarcaciones, mientras que otras han recolectado firmas y otras más, con algo de desesperación, han protestado junto a adultos y niños con VIH.

Ayer, miércoles 26 de octubre, se realizó un frenteo -o plantón- frente al Ministerio de Salud Pública para exigir que sean desembolsados los 105 millones de pesos dominicanos  (unos US$2 millones) complementarios al presupuesto que aún hacen falta para sostener el programa hasta fin de año, es decir, para pagar el desaduanaje de los medicamentos antirretrovirales y la deuda que se tiene con el laboratorio privado que suministra los reactivos para carga viral que ha detenido la provisión hasta que la deuda sea saldada.

Activistas exigieron que el Ministerio se pronuncie por el desembolso de los recursos necesarios para garantizar la provisión de medicamentos.

En este momento decisivo, se contó con el apoyo de organizaciones y personas de la  sociedad civil como El Mesón de Dios, una institución que acoge a usuarios de drogas, y la Fundación de Personas con Discapacidad Unidos en Igualdad, que no trabajan de manera directa el tema VIH, lo cual pone en evidencia el impacto de la situación en todas las esferas del país. A la protesta también acudieron diversos medios de comunicación, quienes recogieron las demandas de la población.

Respecto del Proyecto de Presupuesto de Ingresos y Ley de Gasto Público 2017, aprobado por el gobierno el pasado 28 de septiembre, el Director General del presupuesto, Luis Reyes Santos, y el Ministro de Hacienda Donald Guerrero informaron con mucho júbilo que al sector salud se le consigno un aumento de 15 millones de pesos. Se teme, sin embargo, que dicho aumento no se haga efectivo para la repuesta nacional para VIH y se mantenga el mismo financiamiento del 2015.

El incumplimiento de los desembolsos y la interrupción de las compras de antirretrovirales y su distribución ponen en riesgo los proyectos de donaciones en ejecución en el país, entre ellas las del Fondo Mundial contra la Malaria, Tuberculosis y el Sida y PEPFAR, debido a que son sustentados bajo el compromiso de cumplimiento de la contrapartida presupuestaria.

Dulce Almonte fue una de las voceras en el plantón.

Lo que está sucediendo en República Dominicana incumple también la Ley 135-11 sobre VIH y Sida, la Ley  1-12 sobre  Estrategia Nacional de Desarrollo, en su Artículo 11  sobre  Derechos humanos, la estrategia global 90-90-90 y las recientes normas que buscan el inicio temprano del tratamiento antirretroviral.

Durante el plantón, en medio de gritos y consignas alusivas de todo tipo, la viceministra de salud se ofreció a conversar con una comitiva de los allí presente, la solicitud fue denegada por los activistas bajo el alegato de que no se quieren acuerdos verbales sino la firma de un documento que comprometa a la entidad a responder la demanda. “Ya no queremos que nos vuelvan a engañar como lo han hecho en el pasado, en este momento lo que quieren es callarnos y que el escándalo no se haga público, no nos interesa reunirnos con la señora vice ministra”, señaló Dulce Almonte, reconocida activista por el acceso a medicamentos antirretrovirales.

La coalición ha señalado que continuará con sus acciones hasta tener una respuesta definitiva y que se atienda la necesidad de decenas de miles de dominicanos que viven con VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.