En Venezuela no existen estadísticas oficiales o estudios que den cuenta de la situación de la población trans (una de las poblaciones más vulnerables al VIH y a la violencia alrededor del mundo) o de las características de la población LGBTI en general. En cuanto al tema legislativo, somos uno de los países más atrasados del continente en lo que al reconocimiento de las personas trans se refiere y, para sumar puntos en lo que a la violación de derechos humanos se refiere, hay evidencia de persecución política/partidaria a varios defensores de los derechos humanos que centran sus acciones en la diversidad sexual.

Corresponsales Clave entrevistó al director y codirector de Venezuela Diversa A.C,

Yonatan Matheus y Wendell Oviedo, respectivamente, ambos trabajadores sociales y defensores de los derechos humanos de las personas LGBTI, que tuvieron que huir del país a causa de la persecución política a la que fueron sometidos y por las amenazas de bandas delincuenciales organizadas que actúan impunemente en nuestro país y en otros países de América Latina.

Wendell Oviedo comentó que trabajar a favor de mujeres trans trabajadoras sexuales y en temas relacionados con los actos de violencia, discriminación y violaciones de los derechos personas LGBTI los llevó a ser sometidos a amenazas de muerte, hostigamiento, detenciones arbitrarias, abusos y hasta violencia física, por parte de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado venezolano.

“También nos tocó lidiar con las campañas de descrédito, hostigamiento y persecución política de parte de colectivos simpatizantes del Gobierno Nacional por realizar críticas y denuncias públicas ante medios de comunicación, instancias nacionales e internacionales sobre las debilidades, insuficiencias y deudas que en materia de derechos humanos mantiene el Estado venezolano”, dijo.

Yonatan Matheus, por su parte, señaló que “en Venezuela los defensores LGBTI debido a la real o supuesta posición política partidista, por prejuicios de carácter cultural y religioso vinculados a la orientación sexual, identidad sexual e identidad de género, tienden a ser blanco de persecución sin que ello pueda ser atendido por las instituciones del Estado.

CC: ¿Cómo fue su experiencia trabajando con las mujeres trans que se dedican al trabajo sexual?

Yonatan Matheus: “Desde el año 2008 en Venezuela Diversa nos pusimos la meta de visibilizar las diversas situaciones de vulnerabilidad y violencia que viven las mujeres trans trabajadoras sexuales en nuestro país. El trabajo se inició proporcionando información sobre infecciones de transmisión sexual y distribuyendo preservativos, estableciendo contacto con las autoridades del Programa Nacional de VIH y sida de Ministerio de Salud.

Wendell Oviedo: “Luego de varios años, en el 2015, pusimos nuestra atención en dar a conocer en los medios de comunicación  y los organismos internacionales de protección de los derechos humanos que las personas trans son las más afectadas por la violencia, al no cortar con el reconocimiento de identidad y expresión del género, evidenciado con la negación del registro legal del sexo y nombre y la no emisión de documentos de identidad acordes a la identidad con la que se identifican, lo que les impide el disfrute del derecho al libre tránsito, la salud, educación, y otras formas de trabajo distintas a peluquería, estética, trabajo sexual en vía pública o redes de comercio sexual virtuales, mantenimiento, seguridad privada, comercio informal y oficios de baja calificación educativa en general.

YM: “En el caso de las mujeres trans que realizan trabajo sexual la situación se agrava con los excesos en el uso de la fuerza, tratos crueles, denigrantes e inhumanos cometidos por funcionarios de los cuerpos  de seguridad del Estado, principalmente la Guardia Nacional Bolivariana, Policía de Caracas; la Policía Nacional Bolivariana y la Policía de Chacao; la expulsión del seno familiar, la violencia sexual y física cometidas por desconocidos y clientes; las prácticas sistemáticas de extorsión y cobro de “vacunas” (cupos) por parte de la delincuencia organizada y, finalmente, los crímenes de odio (…).”

WO: “Mi experiencia de trabajo con las mujeres trans la puedo describir en pocas palabras como una tarea ardua, se requiere constancia y mucha sensibilidad, detrás de cada una de ellas suele haber una historia de violencia, de vejación y de lucha continua, que debe movernos a todos a la solidaridad”

YM: “Desde el primer día que Estrella Cerezo, fundadora de Transvenus de Venezuela, me llevá a la “famosa” avenida Libertador de Caracas, (…) pude ver y como las mujeres trans que se dedican a trabajo sexual eran tratadas, como estas se esforzaban y luchaban para vencer los obstáculos que el Estado y la sociedad les impone para impedir que sean lo que sueñan para sí mismas”.

CC: ¿Qué medidas tomarían para mejorar su situación general?

YM: Venezuela Diversa propuso desde hace algún tiempo algunas acciones para superar las situaciones de vulneración de derechos de las personas trans. Entre ellas, la reforma de la Ley Orgánica de Registro Civil, así como la aprobación de instrumentos legales que permitan garantizar el derecho a la identidad de las personas trans; la creación de una unidad de atención en la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público para personas LGBTI víctimas del delito o del abuso de poder, con equipos interdisciplinarios, con mecanismos que aseguren a las víctimas un tratamiento con dignidad y respeto, sin discriminación a su orientación sexual, identidad y expresión de género, donde puedan recibir la asistencia material, legal, médica, psicológica y social necesaria para garantizar la política de inclusión social; impartir talleres de sensibilización sobre derechos humanos y diversidad sexual a los funcionarios policiales.

Es necesario la reapertura del Centro de Atención Belinda Álvarez, que haga posible los procesos de desintoxicación  de aquellas mujeres trans que se encuentran en situación de calle, explotación sexual, principalmente las adolescentes y que los ministerios con competencia en el ámbito educativo diseñen e implementen programas que permitan brindar posibilidades de estudio y adquisición de herramientas técnicas para la población trans, lo que permitiría tener otras alternativas de trabajo.

CC: ¿Por qué se fueron del país?

YM: Por haber apoyado una investigación concerniente el asesinato de dos chicas trans en Avenida Libertador en 2011 lo que tiempo después permitió que la policía capturara varias personas que conformaban una banda criminal involucrada en actividades de explotación sexual en Caracas y zonas aledañas. Por denunciar de forma constante las diversas situaciones de violencia, brutalidad policial y crímenes cometidos contra este sector de la población LGBTI.

(…) La inacción del Ministerio Público, cuerpos policiales y Defensoría del Pueblo prácticamente no ofrecen ninguna garantía que permita detener las amenazas, hostigamiento, detenciones arbitrarias, abusos y violencia física por parte de funcionarios de los órganos de seguridad del Estado y bandas delictivas a las cuales fuimos sometidos de forma sistemática por  realizar  nuestro  trabajo de promoción y defensa de derechos humanos de las personas LGBTI en Venezuela, nos llevó a decidir irnos temporalmente de nuestro país, para poder resguardar nuestras vidas.

Ahora nos encontramos en New York. Elegimos esta ciudad para nuestra reubicación temporal por ser la opción más conveniente. En primer lugar,  fue donde se pudo encontrar el boleto aéreo para salir de Venezuela  gracias al apoyo de colegas defensores; En segundo lugar, por  los controles migratorios con los que cuenta Estados Unidos, que impedirían el acceso a los miembros del grupo delictivo que representa una de las amenazas más fuerte para nosotros.

WO: En la ciudad de New York, hemos podido ponernos en contacto con algunas organizaciones que trabajan por los derechos humanos que prestan servicios a personas LGBTI y venimos tratando de hacer nuestro trabajo, también vemos aquí la posibilidad de continuar capacitándonos y obtener nuevas herramientas de trabajo a favor de las personas LGBTI, que nos serán de utilidad a nuestro retorno a Venezuela.

Matheus y Oviedo recibieron el apoyo de Civilis, Laboratorio de Paz, Front Line Defender y Organización Mundial Contra la Tortura y destacaron el acompañamiento del defensor de derechos humanos Robert González, fundador en New York de Diálogo por Amor a Venezuela.

Esta entrevista refleja los inaceptables niveles de violación a los derechos humanos que se viven en Venezuela, pero también la voluntad de lucha de venezolanos y venezolanas activistas que no dan un paso atrás.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.