Uno de los auditorios del Congreso de la República del Perú fue escenario de la presentación del Anteproyecto de Ley de Identidad de Género, promovido por la RedTrans Perú.

Con la energía que la caracteriza, Jana Villayzán, representante de la RedTrans Perú, inauguró la reunión agradeciendo al apoyo de las congresistas Indira Huilca y Marisa Glave, quienes desde el inicio recibieron con entusiasmo la idea que el Perú cuente con una Ley de Identidad de Género.

“Queríamos traquear el Congreso”, bromeó Villayzán al inicio de su intervención, para luego hacer alusión a la importancia de contar con una ley que impida la vulneración cotidiana que viven las personas trans al ser nombradas con un nombre que no las identifica. Esta vulneración las alcanzó en el trámite para acceder al recinto público donde se cuestionó la discrepancia entre el nombre del documento y la apariencia de las activistas trans y se hizo palpable al iniciar el primer panel de la audiencia, cuando el maestro de ceremonia se refirió a la moderadora de la mesa, la activista trans, Taki Robles, como “señor”.

Argentina, Uruguay, Bolivia y Cuba, consiguieron un reconocimiento sólido de la identidad de género, existen iniciativas en Chile, Ecuador y Colombia.

Perú va muy detrás. Aunque en el 2011 el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC) reconoció a la población trans como un grupo prioritario en el Plan Nacional del Perú contra la indocumentación, no se ha avanzado mucho en lograr que las personas trans vean reflejado en su documento el nombre con el que se identifican. “Una Ley  de identidad de género que permita a la persona cambiar su nombre y sexo en el DNI es una necesidad. Impactaría positivamente en el acceso a la educación, al trabajo, a la salud y a la seguridad”, dijo enérgicamente Ximena Salazar en su presentación sobre el contexto que viven las personas trans.

Mereció los aplausos del público el gerente de restitución de la Identidad y Apoyo social, quien luego de señalar que hasta que no se eliminen todos los sufrimientos injustificados de las personas en nuestra sociedad, no podría llamarse una sociedad humana, pidió disculpas a la  comunidad. “Como funcionario del Estado, como gerente de RENIEC, lo primero que tengo que hacer aquí es pedir disculpas a todas las personas trans que por una circunstancia u otra, dentro de nuestras oficinas, dentro de nuestras agencias, dentro de lo que es el cumplimiento de nuestro servicio al país, haya podido incurrirse en algún agravio a ustedes o  sus compañeras”, dijo Carlos Reyna Izaguirre.

Con miras a enfrentar la problemática de la población trans, la Red Trans Perú elaboró un anteproyecto de Ley de Identidad de género que facilite la modificación en el DNI del nombre y sexo de la persona de acuerdo a su identidad, además de ofrecer líneas de acción de los distintos sectores del Estado para contribuir al ejercicio de la ciudadanía de las personas trans y al respeto de todos sus derechos.

Miluska Lusquiños, promotora de este anteproyecto y actual presidenta de la RedTrans Perú, fue enfática en señalar que la identidad de género y la ley de identidad de género no se reduce al cambio de nombre. “El cambiarse el nombre no nos va a cambiar la vida, el cambiar el nombre en el DNI, quizá para algunas es reconfortante, pero la ley de identidad de género va más allá”, señaló Luzquiños.

Luzquiños también comentó sobre el trabajo de sensibilización que está haciendo la red de personas trans respecto a aspectos que evidencian las desventajas en las que viven: los niveles de analfabetismo, las limitaciones para acceder al trabajo y a la educación.

Esta primera audiencia ha puesto un nuevo hito en el camino hacia la conquista de derechos de las personas trans.

Puede ver las discusiones de la audiencia pública en el siguiente vínculo.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.