A la transmisión del VIH de una madre positiva a su hijo durante la etapa del embarazo, el parto o el amamantamiento se le denomina “transmisión vertical”.

En lo que va del año el departamento de Chuquisaca registró 4 casos de transmisión vertical de VIH, después de tres años sin presentarse casos similares.

Dr. Martín Maturano en conferencia de Prensa. Foto: Prensa Universitaria.

Llama la atención esta noticia, por lo que Corresponsales Clave conversó con Martín Maturano, director técnico del Servicio Departamental de Chuquisaca (SEDES), quien explicó que los cuatro casos de transmisión vertical durante esta gestión se produjeron por diversas razones.

En el primer caso, la madre no acudió a los controles de laboratorio rutinarios, pese a dos órdenes emitidas y entregadas por los médicos de primer nivel del Municipio de Sucre. La mujer dio a luz por parto vaginal y su diagnóstico de VIH fue en el puerperio inmediato. La transmisión pudo darse durante el embarazo o al momento del parto.

En el segundo caso, la madre se diagnosticó durante una internación por amenaza de parto prematuro en el Municipio de Sucre; inició tratamiento antirretroviral y fue referida a su municipio de residencia en otro departamento: Cochabamba, donde discontinuó el tratamiento. Fue referida para su cesárea, la cual se realizó en el hospital, y retornó nuevamente a su municipio; no cumplió con la lactancia sucedánea (con fórmulas lácteas), pese a la entrega de la misma por parte del Programa ITS.

En el tercer caso, la madre presentaba fracaso terapéutico al tratamiento iniciado en octubre de 2015.  Luego de haberse referido el caso para cesárea, el último mes de gestación, la paciente cambió de domicilio y de nombre en su carnet de identidad, lo cual dificultó su seguimiento e identificación al momento de ingresar al hospital en periodo expulsivo en julio de 2016. Se cree que la transmisión pudo producirse durante el parto vaginal.

Finalmente, en el cuarto caso, la madre fue diagnosticada a fines de agosto en trabajo de parto prematuro con 32 semanas de gestación. Se le hizo una cesárea. La mujer tenía una prueba rápida negativa que se realizó a las 18 semanas, por lo que se estima que pudo tratarse de una infección reciente.

“En Ninguno de los Casos –señaló Maturano- existió responsabilidad por parte del personal de salud, lo cual se verificó a través de informes médicos cronológicos de los hechos sucedidos en los servicios de salud, los mismos que se evaluaron por parte de técnicos del Programa ITS/VIH/SIDA y Hepatitis, verificando in situ la documentación de respaldo”.

Para evitar que estos casos se sigan produciendo, el director del SEDES señala que, Si bien los casos se produjeron tras eventualidades poco comunes, se priorizarán las medidas necesarias para que éstas no se vuelvan a presentar”.

Entre las acciones necesarias, se planificó aumentar la Red de Diagnóstico Laboratorial de VIH en el Municipio de Sucre; la capital del departamento actualmente cuenta con 28 servicios de salud que ofrecen la prueba rápida del VIH. En el transcurso del último bimestre del año se implementarán 30 servicios de salud más distribuidos de manera estratégica en todos los distritos.  Esto se realizará con insumos adquiridos por parte de la Gobernación a través del SEDES Chuquisaca y del Gobierno Municipal.

Asimismo, se comprarán productos farmacéuticos y leche artificial para recién nacidos expuestos al VIH; antes estas adquisiciones se hacían con recursos del Fondo Mundial, pero hay ejemplos en algunos departamentos donde las compras se realizan con recursos públicos.

En Bolivia aún existen mujeres, especialmente de áreas rurales y periurbanas, que no acuden a los centros de salud para controles prenatales y algunas de ellas optan por el parto en casa. Al respecto, Maturano dijo que se han reducido los partos domiciliarios, “sin embargo, ante la ocurrencia de los mismos, existen actividades asistenciales que se pueden realizar en el puerperio inmediato, tales como: el diagnóstico a la puérpera  en caso de no contar con pruebas serológicas anteriores y en caso de confirmarse el caso de VIH, la posibilidad de  realizar la profilaxis con antirretrovirales al recién nacido antes de las 72 horas”.

Aunque las acciones que plantea el director técnico contribuirán a mejorar la respuesta del sistema de salud, evitar la transmisión vertical y reducir las muertes de las madres con VIH representa un desafío para las políticas de salud del país. Para enfrentarlo es importante que los tomadores de decisión integren dentro de las alternativas de solución, medidas de acercamiento a la comunidad, que trabajen en coordinación con organizaciones de base para acompañar a las gestantes y dar soporte en un periodo tan sensible como es el diagnóstico reciente y el embarazo mismo.

Por otro lado, ante la transmisión, el país deberá afrontar otro desafío: lograr asegurar que los niños y niñas que viven con el virus tengan un adecuado tratamiento. Aún hace falta un largo camino para que Bolivia pueda decir que logró eliminar la transmisión vertical.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.