Bolivia tiene una etapa de reclutamiento para jóvenes premilitares que deseen obtener su libreta de servicio militar a través de esta modalidad. Está dirigido en especial a hombres y mujeres de entre 16 y 17 años de edad, estudiantes de 5º año de secundaria, que quieren adquirir los conocimientos militares en un tiempo más corto de lo que significaría un reclutamiento en el cuartel.

Jóvenes entre 16 y 17 años realizan el servicio militar. Foto: Datuopinion.com

El lunes 7 de noviembre fue anunciado por el Ministro de Defensa de Bolivia que, para poder ser admitido en el servicio premilitar, entre los requisitos están rigurosos controles médicos, como: electrocardiograma, electroencefalograma, ecografía ginecológica, radiografía PA y lateral de tórax,  hemograma completo, tipificación de grupo y factor sanguíneo, glicemia, creatinina, prueba de VIH, VDRL o RPR; requisitos que también serán solicitados desde el próximo año a las personas que deseen ingresar al cuartel.

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira había señalado que se pedían estos requisitos debido a que  el año pasado falleció un adolescente en Trinidad por una dolencia grave, así como otros jóvenes con problemas médicos que fallecieron al hacer los ejercicios.

Ferreira había indicado también que jóvenes que viven con el VIH no podrán realizar su servicio premilitar y que la prohibición también se aplica a personas que padecen el mal de Chagas, tuberculosis, hepatitis extrema e insuficiencia renal, debido a que estas personas, en su opinión, “no están en condiciones de soportar la vida militar porque el entrenamiento es muy duro”. Enseguida señaló que “no es un tema de discriminación, sino de salud. Alguien que tiene un problema que a veces le produce una baja drástica en las defensas, quizás un servicio así le puede hacer daño”.

También informó que los jóvenes que tengan algún problema de salud no deben preocuparse ya que  se les extenderá la libreta militar de exención a partir de enero por un costo “mínimo”.

Frente a estas declaraciones y la normativa recientemente aprobada, la Red Nacional de Personas viviendo con el VIH y sida en Bolivia (REDBOL), en un comunicado emitido el día martes señaló que, establecer la prueba de VIH como requisito para acceder al servicio premilitar viola el Derecho a la Igualdad y a la No Discriminación, el Derecho a la Voluntariedad de la prueba y el Derecho a la confidencialidad del diagnóstico de una persona viviendo con el VIH.

Reymi Ferreira, Ministro de Defensa de Bolivia. Foto: Ministerio de Defensa.

El comunicado también menciona que la Ley No 3729 -Ley del VIH-, respecto a los derechos de las personas que viven con el VIH, señala que ninguna persona será sometida a pruebas obligatorias para el diagnóstico de VIH-SIDA; que las pruebas para el diagnóstico del VIH-SIDA deben realizarse acompañadas de pre y post consejería, con el consentimiento informado de la persona o de su representante legal; asimismo, indica que los resultados de las pruebas de diagnóstico del VIH serán confidenciales y la identidad guardada bajo códigos, siendo el Ministerio de Salud, a través del Programa Nacional ETS/VIH-SIDA, la única instancia que debe ser notificada.

La representante de la REDBOL, Violeta Ross, dijo a Corresponsales Clave que “Las declaraciones del Ministro Ferreyra se constituyen en un delito de discriminación que debe ser sancionado”. La activista aseguró que “Existen atletas que viven con el VIH. Sí se pueden hacer estos entrenamientos (militares). La muerte que refiere el Ministro y otras que dio como ejemplo, ¿no serán por causa de los malos tratos?”, mencionó. Ross exigió que se anule esta disposición discriminatoria.

Los reflejos del Ministerio de Defensa fueron rápidos; el mismo ministro se disculpó y comunicó la decisión de retirar el requisito de la prueba de VIH puesto que, de acuerdo al comunicado emitido por la REDBOL existen normativas que se deben seguir. “Pedir disculpas a los miembros de la organización (REDBOL), a las personas que portan VIH y a todos los jóvenes que han podido ser incomodados, pero eso no ha sido hecho con interés de discriminar de ninguna forma, sino para velar por la salud”, insistió la autoridad.

Ferreira también informó que se devolverán los exámenes a las personas que los presentaron y que la prueba de VIH ya no será un requisito a solicitar.

Las disposiciones discriminatorias como estas suelen aparecer disfrazadas de provisión de cuidados a las personas, por lo que las organizaciones deben mantenerse vigilante frente a las pretensiones de cualquier instancia por conocer el estado serológico de las personas. El acceso a la prueba de diagnóstico de VIH debe ser promovido respetando todos los derechos de las personas, su libertad y el pleno desarrollo de su personalidad.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.