Por Harvin Meléndez.

Nueve organizaciones de la sociedad civil serán parte del proyecto PrevenSida que recibirá el financiamiento del Plan de Emergencias del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del Sida (PEPFAR) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Las subvenciones ascienden a los US$ 365000.

Enrique Beteta (izq.) en entrevista con Corresponsales Clave.

El proyecto beneficiará a más de 10,000 personas con servicios de prevención, pruebas de VIH y cuidados comunitarios orientados a reducir las barreras de acceso a servicios de salud. Arely Cano, representante en Nicaragua de la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA (ICW Latina), quien estuvo en el evento, recalcó la importancia de realizar un trabajo encaminado a garantizar el abastecimiento de los medicamentos, sobre todo para las poblaciones claves, y poner atención a las mujeres y los jóvenes, poblaciones  que registraron mayores tasas de nuevas infecciones.

El secretario general del Ministerio de Salud (MINSA), Enrique Beteta, también asistió al evento y confirmó a Corresponsales Clave que en Nicaragua son las personas jóvenes y adultas jóvenes de entre 15 y 39 años las más afectadas. “Hay un estudio que hizo PASMO, donde dice que de 10 chavalos, solo cuatro se protegen, en ese sentido, uno de los retos que tiene Nicaragua es asegurar la atención de respuesta de VIH a los grupos de riesgos, ya sea grupos HSH, grupos TRANS. A los grupos de la diversidad nosotros tenemos que, digamos, implementar acciones de atención para que ellos también puedan evitar (la transmisión) porque en estos grupos es mayor la cantidad de gente afectada”, dijo el funcionario. Beteta también dijo a Corresponsales Claves que pretenden eliminar por completo la trasmisión vertical.

La conmemoración del día mundial en los departamentos del Interior.

Otros departamentos también se unieron a la conmemoración de este día. En León, al norte de Managua, por ejemplo, la Asociación Mary Barreda, junto al MINSA y la Comisión Nicaragüense de Sida (CONISIDA), hicieron una marcha y realizaron pruebas rápidas de VIH en las principales avenidas del centro de la ciudad.

En Chinandega, otro departamento del norte de Nicaragua, el CONISIDA realizó una Feria de promoción y prevención del VIH y en la región del Caribe sur de Nicaragua, la Comisión Regional del Atlántico Sur –CORESIDA- en coordinación con las ONG locales y el MINSA, realizaron ferias promocionales de prevención de VIH, aunque con bastante limitaciones, según Jimmy Morales, miembro de la CORESIDA, quien lamentó que no haya mucho presupuesto para promover esta temática en la región caribeña, siendo una zona de  Nicaragua donde mayormente se presentan índices elevados de personas conviviendo con VIH.

Mención especial al Fondo Mundial

Para el MINSA, en Nicaragua, el apoyo del Fondo Mundial ha sido muy importante desde el 2005 cuando se inició el primer programa para garantizar el tratamiento a las personas que vivían con el VIH, en la trasferencia tecnológica y algunos temas relacionados a las investigaciones de las afectaciones del virus a las diferentes poblaciones. Así mismo, contribuyó a estudios de las personas de la diversidad que se continúan haciendo año con año. Enrique Beteta reconoció en la entrevista a Corresponsales Clave que gran parte del medicamento para dar tratamiento al VIH, fue comprado gracias al apoyo del Fondo Mundial, pero que “hoy más del 60% del medicamento que se compra, es con el presupuesto general de la república en Nicaragua”.

Arely Cano.

Arely Cano enfatizó que es una obligación del Estado ir incrementando el presupuesto para la compra de medicamentos y la respuesta del VIH, “en nuestro país existe la Ley 820, pero para ejecutar esta ley hay un presupuesto bien bajo y este tiene que ser lo suficiente para poder responder integralmente al tema del VIH, y lo cierto es que no tenemos recursos disponibles para cubrir 100% de la respuesta y eso hace que sea muy difícil cumplir con la meta de acabar con el virus en los países”. Aunque el Ministerio de Salud disponga de algunos recursos del presupuesto general de la república y donaciones de organismos internacionales, Cano cuestionó que estos se estén destinando únicamente a poblaciones de HSH y trans, pero que debía atenderse también a otras poblaciones, como las mujeres y los jóvenes, que hasta octubre de este año sobresalían en los índices de nuevas infecciones.

El apoyo del Fondo Mundial en Nicaragua es reconocido como de mucha importancia; todo lo que tiene que ver con el fortalecimiento de los recursos humanos, la capacitación, la compra de medicamentos, el fortalecimiento de los centros de investigación, de los laboratorios y la parte de la vigilancia son grandes aportes del financiamiento de los últimos 12 años. Para el MINSA la nueva dinámica de financiamiento de parte del Fondo Mundial está haciendo que Nicaragua se propongo dar un aporte más significativo a la respuesta del VIH.

El problema de fondo, ahora, para algunas organizaciones, es el tema las nuevas infecciones (o nuevos diagnósticos). Todos los programas destinados a la prevención se han diluido con el paso de los años, y se debe –precisamente- a los pocos recursos que se perciben tanto del estado de Nicaragua, así como organismos internacionales.

Es importante tener claro que para alcanzar el fin de la epidemia es necesario una mayor y mejor inversión de los recursos, ahí donde está la epidemia, fortaleciendo las estrategias de prevención y garantizando la provisión de atención y tratamiento.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.