Jessi y Lily son una pareja joven de lesbianas que conviven juntas hace más de dos años y medio. Ambas fueron unas de las primeras parejas que llegaron temprano el pasado 14 de febrero al parque del Amor, en el distrito de Miraflores, en Lima. Su emoción y alegría era desbordante, pues decidieron contraer matrimonio simbólico en una ceremonia que -año tras año- organiza la Red Peruana de Trans, Lesbianas, Gais y Bisexuales (TLGB).

Jessy y Lili se dieron el Sí el Día del Amor.

“Queremos formalizar nuestro amor”, fue lo que expresaron con una enorme esperanza de ver concretado ese sueño en una realidad legalmente reconocida.

Así como ellas, otras seis parejas más se “dieron el sí”, para casarse simbólicamente en la plaza y exigir a las autoridades peruanas que legalicen la propuesta de matrimonio igualitario, presentado horas antes d en el parlamento peruano.

Matrimonio Igualitario

Las congresistas del grupo político Nuevo Perú, Indira Huilca y Marisa Glave, presentaron el proyecto de Ley N° 00961 para regular el matrimonio entre personas del mismo sexo en el Perú (puede acceder al proyecto en este vínculo).

La iniciativa legislativa, firmada también por otros nueve congresistas, propone la modificación del artículo 234 del Código Civil, que actualmente establece el concepto de matrimonio como “la unión voluntariamente concertada por un varón y una mujer legalmente aptos para ella”.

En la propuesta se cambia dicho párrafo donde se define el matrimonio como “la unión voluntariamente concertada por dos personas legalmente aptas para ella”.

En el artículo 2 de la aplicación de la Ley, se señala que todas las referencias a la institución del matrimonio civil que contiene el ordenamiento jurídico se entenderán aplicables tanto al matrimonio constituido por personas del mismo sexo y al constituido por personas de distinto sexo. Por lo tanto, se indica que ninguna otra norma podrá limitar, restringir, excluir o suprimir el ejercicio o goce de los mismos derechos y obligaciones, tanto al matrimonio constituido por personas del mismo sexo como al conformado por personas de distinto sexo.

Varias participaron de la actividad "El Amor no discrimina"

Por otro lado, el proyecto de ley también establece el reconocimiento de los matrimonios igualitarios celebrados en el extranjero, por lo que tendrían la misma eficacia en nuestro país.

En la actualidad, existen dos propuestas de ley: La denominada Unión Civil no matrimonial, que establece un contrato para beneficios hereditarios, de salud y demás entre personas del mismo sexo y la ingresada esta semana.

Campaña del miedo

Sin embargo, la resistencia a aprobar proyectos de ley de igualdad de derechos para las comunidades TLGB aún es fuerte en el país. Se tiene una mayoría parlamentaria de grupos conservadores que ya han expresado su descontento con la propuesta, que por primera vez usa el término matrimonio igualitario a diferencia de otras figuras legales propuestas en otros años.

El exministro del Interior del gobierno aprista y actual congresista por el fujimorismo, Octavio Salazar, dijo al diario Perú 21 que la sociedad peruana no estaba lista para este tipo de unión e inclusive podría generar crímenes de odio.

“El matrimonio igualitario podría generar situaciones no deseadas como expresiones de violencia y crímenes de odio hacia ellos y ellas. Este es un tema que tiene para rato. Es peligroso, pueden haber grupos que no estén de acuerdo y se inspiren a ser violentos con estas personas”, declaró el congresista de Fuerza Popular.

En tanto, el congresista Carlos Tubino, también congresista fujimorista, aseguró que la propuesta no tendría éxito, debido a que “todo el Perú no está de acuerdo”.

Jessy y Lili luego de su matrimonio.

Para Maribel Reyes, Secretaria General de la Red Peruana TLGB, será difícil la aprobación del proyecto, pero considera importante su presentación, porque genera un debate y equipara los derechos de la población homosexual y trans a los de las personas heterosexuales.

Precisó que desde hace 15 años la Red Peruana TLGB, organiza las actividades del “Amor No Discrimina”, justamente para que el Estado reconozca la ciudadanía plena de las personas trans, lesbianas, gais y bisexuales.

La Red inició en el año 2003 las actividades del 14 de febrero en los denominados besatones, entre dos hombres en el Parque del Amor, quienes fueron obligados a dejar el lugar por efectivos de la policía municipal. Con los años, se ha consolidado también como un espacio de pronunciamiento público de las madres y familiares de los integrantes de la Red Peruana TLGB y una exposición fotográfica de diversas familias, entre ellas las conformadas por lesbianas y gais. En los últimos 4 años, los matrimonios simbólicos en el parque del amor, son una tradición. Unas 30 parejas se han casado simbólicamente.

“Para nosotras, este matrimonio significa mucho, porque es el reconocimiento de nuestro amor y aunque es simbólico, es un gran paso en nuestras vidas”, sostuvo Jessi.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.