Frente a las iniciales denuncias públicas del riesgo de desabastecimiento de medicamentos antirretrovirales, el 2 de marzo, Lucrecia Hernández Mack, Ministra de Salud, señaló que dicha preocupación se sostenía en información falsa. Sin embargo, según Zulma Calderón, Jefa de supervisión de Hospitales en La Procuraduría de los derechos Humanos (PDH), la ministra desconoce la situación real. “La situación no es a nivel de estos hospitales sino que es a nivel nacional. El conocimiento que tiene la PDH la recabó a través de entrevistas con los profesionales de las UAI (Unidades de Atención Integral). A pesar que ellos se han pronunciado solicitando apoyo, no les han dado respuesta. La última nota que enviaron de forma escrita fue el 24 de febrero del presente año, pero ya tenían unas anteriores que habían enviado a principios del mes de febrero”, expresó Calderón.

Funcionarios de la Procuraduría de Derechos Humanos visitaron establecimientos de salud.

A principios de año, entre las organizaciones de sociedad civil se escuchaba información diversa respecto de las limitaciones del acceso a la terapia antiretroviral (TARV) para personas con VIH.  Al mismo tiempo, en el monitoreo de rutina de la Procuraduría, un par de pacientes manifestaron que no se les estaba dando la provisión de los medicamentos para tres meses, con normalidad. Por ello, en febrero, la Procuraduría de Derechos Humanos inició una investigación  para confirmar la veracidad de la información. “Desabastecimiento aún no hay porque lo que tienen (los hospitales) ahorita es para un consumo menor de un mes si antes de un mes no llega la primera entrega, si se va a caer en desabastecimiento. Es muy difícil que la entrega (de los antirretrovirales) entre antes de un mes porque los antirretrovirales se compran de forma internacional y se sabe que es un proceso bastante engorroso y burocrático”, expresó muy preocupada la Jefe de supervisión de Hospitales de la PDH.

La escasez de los medicamentos está afectando ya a varios niños y adultos, quienes reciben los medicamentos de manera fraccionada y deben regresar a los establecimientos de salud varias veces al mes. La situación es preocupante, porque se aúna a las condiciones de pobreza que viven muchas personas con VIH, quienes verán muy limitadas sus posibilidades de volver reiteradamente a los hospitales y terminarán por abandonar el tratamiento.

La PDH constató la situación de los medicamentos antirretrovirales.

Fuentes cercanas al Programa Nacional de Sida confirmaron el desabastecimiento de los medicamentos abacavir y didanosina pediátrico y una funcionaria del hospital Roosevelt señaló que tenían escasez de zidovudina y raltegravir.

Escasez afecta también pruebas de seguimiento

“Los hospitales San Juan de Dios y Roosevelt no tienen reactivos para realizar carga viral y CD4 y, como ellos lo hacen a nivel nacional, desde el 17 de febrero de este año están priorizando a  mujeres embarazadas, niños y pacientes que están siendo atendidos solamente por urgencia”, comentó Zulma Calderón.

Es conocido por todos que las pruebas de seguimiento son importantes para acompañar la evolución de la salud de las personas con VIH y supervisar la eficacia del tratamiento antirretroviral. En Sacatepequez, una usuaria reclamó que no le dieran información sobre su CD4 y carga viral: “Cuando llego a mi consulta, el doctor lo único que me dice es que estoy mejor que él, pero jamás me dice cuánto de CD4 tengo, y si quiero que me revisen mi piel, o algún otro problema que tengo. Me niegan la atención integral que deberíamos tener”, dijo Cathalina.

La situación de salud en Guatemala es muy delicada, no solo por la deficiente atención, sino también por el poco acercamiento que tienen las autoridades del Ministerio de Salud a las organizaciones de sociedad civil que podría redundar en el mejor conocimiento del contexto nacional y rápida solución de los problemas que se presenten.

Algunas organizaciones de personas con VIH han iniciado espacios de diálogo entre la sociedad civil y buscarán respuestas claras acciones específicas tendientes a resolver la escasez de medicamentos antirretrovirales.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.