Como hemos reflejado en varios artículos de Corresponsales Clave, Venezuela atraviesa una profunda crisis económica, alimentaria y sanitaria, que afecta todos los sistemas de salud y que, en particular, ha generado un resurgimiento en los índices de morbilidad y mortalidad relacionadas con el VIH, la tuberculosis y la malaria. En ese sentido, la Red Venezolana de Personas viviendo con VIH y otras organizaciones pidieron ayuda al Fondo Mundial, que tuvo una respuesta extemporánea, poco apropiada a su liderazgo y que, lejos de cerrar el caso rápidamente, lo llevó a otra dimensión para que después de meses pueda tener una posible resolución favorable. Idéntico resultado habíamos tenido otros colegas que veníamos transitando vías similares.

La Secretaría del Fondo Mundial, Agencias de las Naciones Unidas, la sociedad civil y algunas delegaciones en el Fondo estuvimos trabajando por varios meses en preparar una propuesta de decisión que sería discutida en la 37ma Reunión de la Junta, que tuvo lugar del 2 al 4 de Mayo en Kigali, Ruanda. Llegar a buen puerto requirió horas de sesiones a puertas cerradas, flexibilidad y consenso.

Las delegaciones de la Junta más reticentes argumentaban el riesgo de crear un precedente que abriera la puerta para que otros países se presentarán en situaciones similares, no elegibles y en crisis, que el Fondo Mundial no es una “agencia humanitaria”, que los donantes invierten también grandes sumas de dinero en agencias para responder a estas crisis y que, además, habría de considerar otros países en idéntica o peor situación, como Siria.

El punto de decisión

A continuación les compartimos el punto de decisión aprobado:

  1. La Junta expresa:

Reunión de la Junta de Gobierno del Fondo Mundial, Kigali, Ruanda.

A) La preocupación constante por el resurgimiento de la malaria, la escasez de productos básicos críticos para el VIH y la tuberculosis y la crisis sanitaria en Venezuela y el impacto que pueda tener en la región; y

B) Apreciamos el compromiso de las comunidades, los grupos de la sociedad civil, la OPS, el ONUSIDA, la OMS y otros, y sus esfuerzos para crear conciencia y explorar soluciones para esta situación.

2. La Junta examinó detenidamente la situación, señalando que Venezuela no es actualmente elegible para financiamiento del Fondo Mundial y pide una respuesta regional coordinada a la crisis de salud en Venezuela y que aborde el impacto en la región incorporando socios, donantes y financiadores relevantes.

3. En tales circunstancias, en el contexto de una respuesta regional, el Fondo Mundial seguirá participando y, si es posible, apoyará la respuesta regional.

4. La Junta instruye al Comité de Estrategia y a la Secretaría que examinen circunstancias excepcionales en países no elegibles como parte de la revisión en curso de la Política de Elegibilidad.

¿Qué significa?

El punto de decisión que les compartimos significa que:

1.- Por primera vez la Junta del Fondo Mundial reconoce públicamente la crisis de Venezuela y, en particular, en las tres enfermedades, lo cual exige una respuesta organizada y coordinada por varios actores regionales.

2.- En lo inmediato, el Fondo Mundial no está en condiciones de invertir en el país porque va contra algunas reglas del organismo, pero da la instrucción para que dentro del comité de estrategias esto sea revisado (criterio de elegibilidad)

Activistas venezolanos y latinoamericanos enviaron una carta al Fondo Mundial pidiendo ayuda.

3.- Confirma que continuará trabajando con todos los socios para: a) movilizar más recursos, lo que implica que es probable que el Fondo mismo pueda ser uno de los contribuyentes principales y b) recopilar la mayor cantidad de información posible sobre la situación actual y cuál es la mejor forma logística de resolverlo.

4.- Reconoce la labor de las comunidades y la sociedad civil, en un claro guiño hacia la red venezolana que hace un año está golpeando sus puerta.

A futuro

Sabíamos que esto es lo mejor que se podía conseguir por ahora, un gran paso adelante sin un efecto inmediato; pero por ahora, la primera gran noticia que tenemos en este frente.

Esta es la primera estación de este viaje. Las delegaciones y socios técnicos de regreso a casa, continuarán con la tarea y los esfuerzos para que la ayuda se concrete lo antes posibles. Para ello hará falta mucha coordinación, traer otros donantes a la mesa, vigilar atentamente, evitar la politización del tema y las reacciones adversas.

El camino parece largo y el destino inalcanzable, la necesidad es mucha y el cansancio también, pero lo lograremos. El tema dejó de ser un “no tema” y hemos ganado muchos aliados.

No podemos terminar esta nota sin destacar el valiente liderazgo de las personas que viven con VIH de Venezuela y algunas de las organizaciones de la sociedad civil, el apoyo de líderes de la sociedad civil regional e internacional, colegas de la Junta, OPS y ONUSIDA. Aquí las y los verdaderos protagonistas son las personas de Venezuela que viven, están afectadas o podrían adquirir VIH, tuberculosis y malaria, enfermar y morir. Esta tragedia es evitable, y por aquellas personas no daremos un paso atrás.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.