Aunque desde la semana pasada circularon notas de prensa y declaraciones oficiales del Ministerio de Salud de Brasil sobre la incorporación de la combinación de tenofovir y emtricitabina como Profilaxis pre Exposición (PrEP) para la prevención del VIH, fue el 29 de mayo que se hizo oficial este anuncio a través de la publicación de esta decisión en el Diario Oficial de la Unión (puede ver la publicación en este vínculo).

La PrEP será ofrecida a las poblaciones en mayor riesgo de la infección por el VIH y la medida, dicen claramente los comunicados, no sustituye el uso del preservativo. Así, la PrEP será distribuida por el Sistema Único de Salud para reducir el riesgo de infección antes de la exposición al virus. Dicha distribución se hará efectiva después de la publicación del Protocolo Clínico y las Directrices Técnicas para PrEP; es decir, desde el 30 de mayo de 2017.

En la respuesta mundial al VIH, Brasil se ha caracterizado por liderar estrategias innovadoras, basadas en evidencias para mejorar la salud y la vida de las personas. Esto fue resaltado por el Ministro de Salud, Ricardo Barros, durante una entrevista: “Brasil, una vez más, sale como uno de los pioneros en la prevención y tratamiento de VIH”. Asímismo, recordó que esta estrategia es muy importante para las personas expuestas al virus y precisó que su inclusión en el Sistema Único de Salud (SUS) no desplazará el uso de otros métodos preventivos.

Una decisión con mucho respaldo

La incorporación de tenofovir y emtricitabina como PrEP fue recomendada por la Comisión Nacional de Incorporación de Tecnologías en el SUS, basándose, no solo en la evidencia científica de la eficacia de la combinación, sino también en una amplia consulta pública a investigadores y organizaciones de la sociedad civil y en varios estudios de aceptabilidad de la profilaxis llevados a cabo en el sistema público; además de las guías de la Organización Mundial de la Salud que recomiendan que esté disponible para parejas serodiscordantes, hombres gais y otros hombres que tienen sexo con hombres, trabajadores y trabajadoras sexuales y mujeres trans, consideradas todas ellas como poblaciones clave.

Los anuncios señalan que en el primer año, la PrEP será utilizada en 12 ciudades del país por una población de alrededor de 7 mil personas que forman parte de las poblaciones clave que presentan prevalencias de VIH más elevadas que la población general. Para acceder a la PrEP, sin embargo, será necesario una evaluación de vulnerabilidad del paciente de acuerdo a su comportamiento sexual y otros contextos de su vida, análisis que deberá hacerlo el profesional de salud. Es importante tener en cuenta también que la PrEP solo será indicada después que el paciente tenga un resultado negativo para VIH. En el caso de que el resultado sea positivo, será referido para recibir tratamiento antirretroviral.

Inversión en salud y en un futuro sin VIH

Con el avance de las discusiones sobre PrEP se han escuchado opiniones que hacen referencia a las dificultades económicas que tienen los países latinoamericanos para proveer el medicamento a una amplia población. Pero las autoridades brasileras saben que es una inversión que tendrá, no solo un retorno social en el futuro, sino también un retorno económico, ya que miles de nuevas infecciones podrá ser evitada y eso significará un ahorro efectivo en tratamiento antirretroviral.

En esta compra inicial, el Ministerio de Salud invirtió US$ 1,9 millones en la adquisición de 2,5 millones de tabletas.

Se pueden escuchar algunas críticas desde algunas organizaciones y activistas de la sociedad civil brasilera respecto del precio pagado a Gilead (productor de la combinación) –US$277 por persona por año-, ya que el precio internacional del medicamento genérico pre-calificado se ubica alrededor de US$ 71 dólares. Es decir, con la misma inversión, si el país hubiera adquirido la versión genérica pre-calificada, se habría podido brindar el tratamiento a 19 mil personas más.

El uso de la PrEP es recomendado en combinación con el preservativo.

Lo cierto es que aunque existe la disponibilidad en el mercado internacional, según explicó Pedro Villardi de ABIA a Corresponsales Clave, las versiones genéricas no cuentan con registro sanitario en el Brasil para el uso en prevención. Además, si bien hace pocas semanas, la patente para la combinación de tenofovir y emtricitabina (Truvada®) fue denegada, aún Gilead puede utilizar otros recursos administrativos y judiciales para impedir el ingreso de las versiones genéricas.  De sortearse estas barreras, se esperaría que en un futuro cercano, el país amplié significativamente el acceso a más personas en riesgo.

El importante rol de la Sociedad Civil

Así como el gobierno de Brasil se hizo famoso por la adopción de estrategias innovadoras para el tratamiento y prevención del VIH, la sociedad civil de ese país es conocida por su articulación política e incidencia estratégica para avanzar hacia una atención integral en salud.

Así, cuando se realizó una consulta pública para la adopción de la PrEP, hubo 3200 contribuciones, en su mayoría favorables, de la sociedad civil, y ya hace un buen tiempo que la Red de Personas con VIH se había manifestado favorablemente a la adopción de la PrEP a través de una carta.

Organizaciones con trabajo en VIH desde el año 2010 han venido organizando seminarios y foros comunitarios en los que proveían información sobre las investigaciones relacionadas a PrEP. Ahora, estas instituciones formarán parte de un comité comunitario que acompañará la implementación de esta estrategia en los respectivos estados, donde será necesario capacitar al personal de salud.

Los países de la región mirarán a Brasil

Cuando Brasil incluyó el tratamiento antirretroviral en el Sistema Único de Salud, muchos países miraron esta innovación como un ejemplo. Es de esperarse que suceda lo mismo en esta oportunidad.

“Brasil ya había decidido implementar PrEP, pero participa también de un estudio junto a México y Perú para afinar mejor su aplicación y adaptarla en su sistema público a un mayor número de ciudades”, así lo comentó a Corresponsales Clave Carlos Cáceres, director del Centro de Investigación Interdisciplinaria en Sexualidad, Sida y Sociedad (CIISSS), quien a la vez coordina en Perú, la implementación de este estudio.

El estudio al que hace referencia Cáceres se realiza en las instituciones públicas de tres países, con apoyo técnico de OMS y ONUSIDA, y es financiado por UNITAID. “En el Perú hemos venido afinando una propuesta de colaboración con el Ministerio de Salud, que se traducirá en un convenio específico. Su ejecución en establecimientos públicos, en un marco de prevención combinada, es su finalidad principal. Ya se sabe que la estrategia de PrEP es efectiva en condiciones experimentales, y lo que ahora hace falta es adaptarla, ajustarla a las condiciones reales de un servicio público”, dijo el experto.

La relación con las comunidades es clave para cualquier avance en la implementación de PrEP y esto fue tomado en cuenta en la adopción de la estrategia en Brasil y será tomado en cuenta en los pilotos a realizarse en Perú y México.

Un mensaje que no se cansan de repetir las personas que intentan que los países avancen hacia la integración de la PrEP en los servicios públicos de salud es que esta tecnología no entraría a reemplazar al preservativo: quien lo usa sin problemas, no necesita PrEP.

“La PrEP, junto con otras opciones que deben ser mejor difundidas, como la supresión viral en las personas positivas, tienen un importante papel que jugar”, señaló Cáceres.

La discusión sobre la implementación de la PrEP aún no ha terminado, pero los estudios y la nueva realidad brasilera nos darán más herramientas para ahondar en una discusión informada, basada en evidencia. Por lo pronto, el sueño del acceso a esta nueva tecnología de prevención de algunos grupos más vulnerables, es realidad en Brasil.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.