A nivel internacional el Día del Orgullo LGTBI es conmemorado el 28 de junio; sin embargo, en Honduras, dicha fecha recuerda a un país sumido en violencia e inseguridad desde el Golpe de Estado del 2009, fecha que marcaría también una nueva fase en materia de violación de derechos humanos, pues a partir del Golpe los índices de violaciones a derechos se han incrementado. Para el año 2015 se estimaba que la tasa de homicidios era de 68 por cada 100 mil habitantes.

Josué Hernández, junto a colegas de la comunidad LGTBI en Conferencia de prensa.

“Es por eso que, como comité, hemos decidido mover nuestras actividades, pues no queremos que haya confusión entre las demandas que se realicen desde la comunidad LGTBI y las del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP); con esto no queremos decir que no reconocemos que hubo un Golpe de Estado, no obstante necesitamos colocar en agenda política nuestras demandas como comunidad LGTBI. En este sentido, este año el lema que hemos colocado es para apoyar, reafirmarnos y demandar nuestro derecho al voto y el respeto de esté”, reconoce Josué Hernández en una entrevista con Corresponsales Clave.

Desde el 2014 que se organizó el Comité Organizador de la Semana Del Orgullo LGTBI en San Pedro Sula, Josué Hernández, director ejecutivo y socio fundador de Asociación CEPRES, junto a Claudia Spellman, en ese entonces directora de Colectivo Color Rosa, iniciaron la elaboración de la agenda política y de incidencia que tendrían para la Conmemoración del Día del Orgullo LGTBI.

El lema de este año es una estrategia política de la comunidad que toma en cuenta las prontas elecciones presidenciales para el periodo 2018- 2022, proceso en el que se ha evidenciado la necesidad de seguir fortaleciendo desde los espacios de las ONG el trabajo de incidencia política, precisamente ahora que hay personas y compañeros de activismo en espacios de partidos políticos: “Para lograr garantizar la no violación de DDHH a la comunidad LGTBI debe crearse y mantenerse una participación importante en estos espacios políticos para poder colocar en agenda que somos mayoría y no como minoría”, señala Hernández.

En un acto simbólico se recordó a compañeros(as) fallecidos(as) por crímenes de odio.

Aunque Hernández se muestra optimista, la tarea no ha sido fácil para muchos de los compañeros que buscaron el voto popular.  Hostigamiento y amenazas a muerte reciben quienes se han atrevido a optar por puestos políticos; fue el caso de Rene Martínez y Erick Martínez, asesinados violentamente; mientras que activistas como Claudia Spellman, que en su momento logró una candidatura para diputada del departamento de Cortés, tuvo que salir del país por amenazas y constante hostigamiento por su trabajo como defensora de derechos humanos y su labor en el ámbito político, convirtiéndose en víctima de persecución política, desplazada por violencia.

En años anteriores, los diferentes partidos políticos han buscado, asociado y vinculado a la comunidad LGTBI como una forma de captar más votos, para luego no tomarle en cuenta; por ello el Comité Organizador ha estipulado que a través de esta conmemoración y Semana del Orgullo LGTBI, expresarán su apoyo a todos sus compañeros, sin importar el tinte político o afiliación partidaria que tengan.

También pretenden que a través de las diversas actividades que se han realizado y que seguirán haciendo se promueva información necesaria para que la población razone bien su voto. “Como organización, como colectivo y como comité, hemos visto la obligación y compromiso de apoyar estos procesos por nuestros compañeros y compañeras. (…) al tener personas empoderadas en el tema LGTBI, nos permita tener quién demande y legisle por nosotros. Esto nos plantea un escenario donde nunca habíamos estado y experimentado, siempre lo habíamos visto desde una montañita, a lo lejos, pero nos hemos dado cuenta que -al final de cuentas- quienes van a legislar por nosotros son estos tomadores de decisión”, dice el director de CEPRES.

Existen dos escenarios que se han podido visualizar, uno que se da en las elecciones internas en donde los puestos de diputados son ofrecidos a varias personas de la comunidad LGTBI y el otro escenario es el que se da luego de esas elecciones, donde la participación es menor y las oportunidades a optar esos puestos por sus compañeros y compañeras es menos probable. En estas elecciones en particular, la lideresa y directora de COZUMEL TRANS, Rihanna Ferrera, es una de las candidatas por el partido PINU – ALIANZA y de las pocas que llegaron a optar por un puesto en la planilla electoral luego de las elecciones internas.

Cabe destacar que se estima que más de 5 mil personas que se identifican libremente y asumen su sexualidad desde la diversidad sexual en varios colectivos y organizaciones, son el punto de partida para los partidos políticos, quienes los toman como muestra de botón para su proyección de posibles votos, nos explicaba Josué sobre la importancia que consideren que el voto de ellos y ellas también cuenta.

Leyes en gaveta

Desde hace algunos años, la comunidad LGTBI ha trabajado dos ante proyectos de ley que buscan garantizar el respeto y la no discriminación hacia las personas LGTBI; no obstante, algunos solo han quedado en el proceso de socialización con las poblaciones y no han avanzado hacia el Congreso Nacional, debido a que no existe la voluntad política para presentarlo en una asamblea. Por ello, consideran de mucha importancia que personas que conocen y viven de cerca el tema de la discriminación puedan tener la oportunidad de optar por puestos políticos, en los que, esperan, su labor y compromiso sea dar seguimiento y buscar la aprobación de la Ley de prevención de todo acto de discriminación, que es parte de las líneas estratégicas que el comité trabajó, pero cuya vinculación con otros grupos es importante, ya que no solo se habla de comunidad LGTBI, sino también, de raza, edad, etnia; y la Ley de identidad de género, la cual se trabajó con el apoyo de la Unión Europea.

Semana de lucha

Durante la última semana se han realizado conferencias de prensa para presentar el lema de este año, una noche cultural, cine con un enfoque hacia la diversidad y espacios de información en puntos estratégicos. El sábado 15 se realizará la marcha por las calles principales de San Pedro Sula, en la que participaran diversos colectivos de la zona del Valle de Sula, que en años anteriores no habían podido integrarse; por ello se prevé un gran impacto en la sociedad.

Son grandes los retos a los que se enfrenta la comunidad LGTBI para garantizar el respeto y la no violación de los derechos humanos, reducir a 0 las muertes violentas que muchos y muchas de sus compañeros han sufrido, más aún cuando en su despertar político deben lidiar con amenazas y hostigamientos por parte de otros miembros del partido, quienes desde su privilegio, les utilizan para captar una cantidad significativa de votos que les garantice su victoria electoral y luego les hacen a un lado en la toma de decisiones.

Pero con estas acciones, el Comité Organizador de la Semana Del Orgullo LGTBI en San Pedro Sula, pretende visibilizar que no son minoría, sino mayoría y que su derecho a voto y participación política no debe ser obstaculizado por su orientación sexual o identidad de género.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.