Con el apoyo de Dennis Castillo.

Tres días de plazo ha dado la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica para que las personas responsables de asegurar el derecho a la salud y la vida de Gustavo Chinchilla, entreguen toda la información relevante al suministro de medicamentos.

Gustavo señaló a Corresponsales Clave que desde hace más de una semana ya no están entregando los medicamentos en el hospital San Juan de Dios de San José. “Al inicio fueron entregas parciales de efavirenz para cinco días, luego, desde hace dos viernes; ya no entregan nada”, dijo. Debido a esto, interpuso una Acción de Amparo ante la Sala Constitucional.

La Sala Constitucional ha exigido información para resolver la Acción de Amparo de Gustavo Chinchilla.

Ante esta situación, las organizaciones Esperanza Vida y la Red Centroamericana de Personas con VIH (Redca+) hicieron una denuncia pública en la que indicaban que la fragmentación de la provisión de medicamentos aumenta los costos económicos personales y obliga a los usuarios a regresar al hospital hasta 4 veces al mes para poder retirar solo ocho o diez dosis; asimismo exigieron respuestas a las autoridades de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) por la entrega de los medicamentos antirretrovirales que no se están brindando en este momento. La comunicación también se dirige a la Defensoría del Pueblo de Costa Rica, instancia a la que solicitan investigaciones profundas sobre los desabastecimientos de medicamentos.

Según Rosibel Zúñiga, de Esperanza Viva, la CCSS tramitó préstamos de efavirenz de un país vecino, pero la provisión no alcanzó siquiera para cubrir un mes. Ahora, según trascendió entre las organizaciones con trabajo en VIH, se encuentra a la espera de un préstamo de medicamentos de un país caribeño.

Llama mucho la atención que esta situación suceda en Costa Rica, el primer país centroamericano que brindó atención médica y suministró medicamentos antirretrovirales gracias a una sentencia de la Corte Suprema. Por muchos años, la Caja ha garantizado la atención en salud y los medicamentos de miles de personas.

Las autoridades de la CCSS han tenido reuniones con la Comisión Nacional de VIH-sida para evaluar alternativas de tratamiento para que se mantenga la terapia que reciben los pacientes hasta poder normalizar la situación de los medicamentos antirretrovirales en general y del efavirenz en particular.

Existen dos entregas atrasadas de efavirenz que corresponden al mes de julio, esto debido a causas atribuibles al contratista, según la CCSS. Se esperaba que el lote sea retirado de aduanas el 25 de agosto, pero hasta el 29 de agosto, Gustavo seguía sin recibir sus medicamentos.

Son cerca de cinco mil personas las que de una u otra manera, con la fragmentación de la entrega de antirretrovirales o la interrupción total de la provisión están siendo afectadas por estos problemas de abastecimientos.

Más lejos del 90-90-90

Los últimos dos años, se han instalado en el colectivo las metas 90-90-90 como parte de los objetivos que debemos perseguir en un futuro muy cercano. Sin embargo, una condición para alcanzar el tercer noventa (que las personas logren la supresión viral), y en este sentido, se refuerza siempre el discurso de la adherencia al tratamiento de parte de las personas afectadas; pero en los últimos meses hemos vistos serios casos de interrupciones a la provisión de los medicamentos en Perú, Panamá, Guatemala, Argentina y, por supuesto, Venezuela.

Ahora Costa Rica está bajo la lupa y la voz de todos los activistas y personas con VIH de América Latina exigen que se reestablezca la provisión de medicamentos que necesitan las personas con VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.