El pasado miércoles 4 de octubre se encontraba programada una sesión especial en la Cámara de Diputados para tratar la aguda crisis del VIH  y sida, dada a conocer en el último informe de ONUSIDA que sitúa a Chile en el ranking de países con mayor incremento de nuevos casos de VIH en América Latina, particularmente entre la población más joven.

La sesión, considerada por organizaciones de personas que viven con VIH como urgente, necesaria e importante, contaba con la convocatoria a las Ministras de Salud y Educación, además del Ministro de Hacienda, y “analizaría el explosivo aumento de las enfermedades de transmisión sexual en Chile en los últimos años”, según información oficial publicada en la web institucional de la Cámara de Diputados.

La Cámara de Diputados había invitado a los Ministerios de Educación, Salud y Hacienda a la sesión que fue suspendida.

La sesión especial era considerada de alto valor para las organizaciones con trabajo en VIH, porque presentaba una oportunidad para escuchar a la Ministra de Salud y de Educación en temas sensibles para la política pública nacional, como la breve campaña comunicacional de prevención del VIH, la ausencia de programas de educación sexual en las escuelas, la sensible atención integral a las personas que vivimos con VIH y sida que temen ser trasladadas de los hospitales públicos especializados a los consultorios de atención primaria y la entrega fragmentada de medicamentos antirretrovirales en las farmacias de los hospitales de Santiago y regiones, entre otros grandes y relevantes temas de interés general para las comunidades afectadas.

Sin embargo, 24 horas antes de efectuarse la anunciada sesión especial, las organizaciones sociales que han liderado un movimiento comunitario, para adecuar las políticas públicas en VIH y sida y hacerlas efectivas en su implementación, fueron informadas de la suspensión de la cita, sin fecha clara en su reprogramación. Organizaciones de la capital y activistas de regiones se preparaban para viajar a Valparaíso, cuando fueron informadas de la sorpresiva suspensión. No existe aún una comunicación pública al respecto de Cámara de Diputados, aunque fuentes cercanas a ella señalaron que “la sesión especial fue solicitada por el Comité PPD y fueron ellos mismos quienes la cancelaron”.

El periodista y activista del VIH/SIDA, Víctor Hugo Robles, conocido como el Che de los Gais, afirmó que se encontraban coordinando la presencia de diversas organizaciones comunitarias para la sesión especial, cuando fueron informados de la “caída” de la misma. Robles, quien vive con VIH-Sida hace más de 15 años, señaló también que “la misma parlamentaria (Karol Cariola), presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, publicó en su cuenta de Twitter que la información que tenía es que se postergó por acuerdo de los comités. Se comprometió a insistir en que la sesión especial para el tratar el VIH/SIDA se realice pronto”.

La diputada Karol Cariola expresó su compromiso para que la sesión se reprograme pronto.

Al igual que muchos activistas, Robles lamentó la suspensión de este espacio de discusión política e institucional en el parlamento, porque a su juicio “se pierde una oportunidad para contrarrestar serias denuncias de personas que vivimos con VIH y los planes del Ministerio de Salud en relación a la pandemia que no han sido conocidos, ni informados ni consensuados con nuestras comunidades”. Denunció también que “la cita era un compromiso público para dar a conocer propuestas concretas del Gobierno de Chile frente a la materia, incluyendo su financiamiento. (…) No realizar la sesión especial programada demuestra una falta de voluntad política de las autoridades frente a tan importante problemática”.

En la misma línea, la Coordinadora de Atención a Personas Viviendo con VIH/SIDA del Maule, en un comunicado publicado a través de su cuenta en twitter, manifestó su preocupación e inquietud por la cancelación de la cita porque dicen “un tema tan delicado para la salud pública parece ser abordado solo desde una mirada política de corto plazo sin considerar las necesidades de quienes viven con VIH”. El documento también insiste en la responsabilidad que tiene el Ministerio de Salud para abordar el VIH en coordinación con las organizaciones de personas de Personas que viven con VIH, algo que se ha olvidado en esta administración.

Por su parte, para Ángela Ayán, fundadora en los años 90 de la Agrupación de Mujeres Viviendo con VIH – AMAVIH, la suspensión de la sesión especial fue “lamentable, porque la pandemia del VIH/SIDA crece y crece, pero no vemos políticas eficaces del Estado de Chile. No se puede anunciar una importante sesión parlamentaria y suspenderla sin una explicación razonable. Todos los temas tienen prioridad pero este tema es de vital importancia”.

Víctor Hugo Robles señaló que la cita era un compromiso público para dar a conocer propuestas concretas del Gobierno de Chile frente al VIH.

Es indudable que Chile se enfrenta a una crisis en su abordaje intersectorial para dar respuesta al VIH y el sida en el país; la interrupción de canales de información y discusión política que permita dar sustentabilidad a largo plazo al alicaído modelo de prevención y financiamiento de iniciativas comunitarias y educativas, ha dejado en evidencia que el compromiso institucional de los diversos órganos del Estado, no se encuentra en sintonía con los requerimientos y las necesidades del país respecto a esta epidemia.

Chile, como muchos otros países de la región, debe adecuar su normativa y el abordaje del VIH a los parámetros internacionales establecidos en la Declaración política sobre VIH y sida de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que -en síntesis- aboga por una mayor articulación intersectorial, un financiamiento regular y adecuado a las diversas necesidades institucionales y, sobre todo, repensar el modelo de prevención actualmente en vigencia, a la luz de los indicadores internacionales y las legítimas demandas de las organizaciones de personas que viven con VIH y sida y poblaciones clave.

Desde Corresponsales Clave, alentamos al Estado de Chile, a fomentar una política de transversalización de la respuesta, establecer canales efectivos de comunicación y de participación de los actores sociales interesados, particularmente de las personas que viven con VIH, para avanzar hacia el acceso universal y las metas para eliminar el VIH y el sida en un futuro cercano.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.