Con la participación de la Delegación de América Latina y el Caribe, ICASO, OPS y ONUSIDA, la presidencia de la Junta y la dirección ejecutiva del Fondo se realizó este evento para informar a la Junta sobre la situación de Venezuela, ya que el tema fue discutido hace 6 meses en Kigali, Ruanda (puede ver el artículo aquí).

OPS presentó datos alarmantes de la situación de salud venezolana.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló que en la actualidad en el país hay aproximadamente 71,000 personas con VIH y se estima que solo el 59% de ellas estarían en tratamiento antirretroviral. Solo 8,500 habrían logrado la supresión viral, que representa el 12 % de las personas que viven con VIH, quizás el país del mundo que lleva el infame record de tener el número más bajo de personas que disfruten los beneficios del tratamiento. La baja supresión viral solo significa que más personas con VIH se enfermarán y que –además- es altamente probable que ya circulen cepas de virus resistentes.

En los últimos cuatro años, se han duplicado el número de personas diagnosticadas VIH positivas. También se compartió una tabla con los inventarios existentes de tratamiento, los que se acabarán en su totalidad en los próximos meses. Quizás lo único positivo para compartir, es la conclusión sobre la eficiencia que el Fondo Estratégico ha demostrado en comprar y donar medicamentos e insumos a Venezuela.

Una conocida frase dice que “en tiempos de guerra, lo primero que sufre es la verdad”. Hoy no sabemos a ciencia cierta lo que pasa en Venezuela; han sido un gran avance los datos compartidos por la OPS, pero la realidad, en el sentido literal, es desconocida. Probablemente ésta sea mucho peor para cuando la podamos conocer.

Mary Ann Torres, de ICASO, presentó un informe sobre la triple amenaza en Venezuela.

“La devastación a la que nos enfrentamos se está perpetuando en parte por las reglas y regulaciones arbitrarias que dan forma a la elegibilidad para la asistencia sanitaria mundial” (Alberto Nieves, persona venezolana que vive con el VIH).

Mary Ann Torres, Directora Ejecutiva de ICASO, nos recordó que la inflación probablemente termine el 2017 alrededor del 1600 por ciento, los productos más básicos de la canasta básica alimentaria representa un alto porcentaje del salario mínimo.  El 76% de los medicamentos de la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud ha desaparecido en el país, la mortalidad infantil se disparó un 30% y resurgieron las epidemias de sarampión y difteria, los últimos 18 meses han faltado muchas vacunas. Más información se encuentra disponible en el informe de La triple amenaza, un informe que alerta sobre el resurgimiento de las epidemias, un sistema de salud quebrado en un contexto de indiferencia mundial.

Recomendaciones:

Como resultado de la reunión, algunas de las recomendaciones de la mesa fueron:

- Considerar la asistencia del Fondo a medidas específicas para la malaria, el VIH y la tuberculosis

- Mayor disponibilidad de medicamentos, insumos diagnósticos y  otros suministros para la malaria, el VIH y la tuberculosis a través del Fondo Estratégico de la OPS

- Apoyar la Iniciativa multi-país para la Prevención y Contención de la resistencia a la artemisinina y la Eliminación de la malaria en el Escudo de Guyana

- Apoyo a la Iniciativa Regional para la Eliminación de la Malaria en la Cuenca del Amazonas

- Identificar y abordar brechas críticas del Plan Nacional de Salud de Venezuela

Por ahora, el Fondo Mundial no pondrá recursos en Venezuela.

- Evaluar y monitorear la situación de las enfermedades transmisibles e inmunizaciones

- Explorar la disponibilidad de socios interesados ​​en apoyar la asistencia al Sistema de Salud

- Provisión continua de cooperación técnica (sede, subregional, oficina de país)

- Identificación de donantes privados de antirretrovirales y el desarrollo de un sistema de canalización sostenible

- Desarrollo de una estrategia para aumentar el apoyo de la incidencia para personas con VIH y concientizar a los actores clave internacionales sobre la situación.

El Fondo Mundial por ahora no va asignar recursos para Venezuela y se han agotado todos los caminos y estrategias para ello; pero es importante usar éste espacio, al que concurren todos los actores clave, para movilizar recursos financieros para la compra de medicamentos a través del Fondo Estratégicos de OPS y algún apoyo a la Sociedad Civil, como lo han hecho Japón y la Comunidad Europea.

Sobre el tema el bloque de países implementadores de la Junta ha fijado su posición:

  • Los miembros de la alianza del Fondo Mundial; especialmente las constituyentes de donantes a que urgentemente siga el ejemplo establecido por Japón y contribuya con fondos a través de los mecanismos de adquisiciones existentes (es decir, el Fondo Estratégico de la OPS). A finales de 2017, todo el VIH, la tuberculosis y la malaria, para todos los productos de salud se enfrentarán a desabastecimientos;
  • La comunidad internacional para canalizar recursos a la sociedad civil venezolana para permitirles continuar monitoreando la situación y también proporcionar capacidad para las respuestas de la comunidad a través de la distribución de medicamentos y productos básicos;
  • Los gobiernos que reciben la diáspora de personas que viven con VIH de Venezuela buscan tratamiento, que por razones humanitarias, para proporcionarles los servicios necesarios y de calidad y el tratamiento necesario, y dejar de deportarlos, ya que esto inevitablemente equivale a una muerte oración para estas comunidades; y
  • El Fondo Mundial para seguir explorando mecanismos concretos para respaldar este hecho sin precedentes crisis de salud, así como, desarrollar un enfoque más proactivo y eficaz para los países en crisis.
  • Por lo tanto, el Grupo de Implementación de la Junta del Fondo Mundial recurre a:
  • Los miembros de la alianza del Fondo Mundial; especialmente las constituyentes de donantes a que urgentemente siga el ejemplo establecido por Japón y contribuya con fondos a través de los mecanismos de adquisiciones existentes (es decir, el Fondo Estratégico de la OPS). A finales de 2017, todo el VIH, la tuberculosis y la malaria, para todos los productos de salud se enfrentarán a desabastecimientos;• La comunidad internacional para canalizar recursos a la sociedad civil venezolana para permitirles continuar monitoreando la situación y también proporcionar capacidad para las respuestas de la comunidad a través de la distribución de medicamentos y productos básicos;• Los gobiernos que reciben la diáspora de personas que viven con VIH de Venezuela buscan tratamiento, que por razones humanitarias, para proporcionarles los servicios necesarios y de calidad y el tratamiento necesario, y dejar de deportarlos, ya que esto inevitablemente equivale a una muerteoración para estas comunidades; y
  • El Fondo Mundial para seguir explorando mecanismos concretos para respaldar este hecho sin precedentes crisis de salud, así como, desarrollar un enfoque más proactivo y eficaz para los países encrisis.

Un poco de ruido y menos nueces

El Fondo Mundial se suma a otras organizaciones que le dan la espalda a la crisis venezolana y quienes son responsables de su gobierno y gestión, algún día rendirán cuentas por sus decisiones, y por el alto costo en salud y el número de vidas que la indiferencia, la pobre política y la miopía costarán.

Las prioridades del Fondo Mundial, respecto de donde dirige sus energías para salvar vidas están definitivamente claras, y no incluye a la región latinoamericana, mucho menos a aquellos países en emergencia.

La crisis venezolana es auto-infligida, es obra de los humanos, de un gobierno, un régimen con ninguna afinidad con la democracia, la salud de su pueblo y los derechos humanos, que será responsable y esperemos juzgado por un genocidio. El resto cargará en sus conciencias sus acciones u omisiones. No se esperaba nada muy diferente, y quienes estamos trabajando con los colegas en Venezuela, dejamos Ginebra con las energías renovadas para seguir apoyando, un poco más solos, a los hermanos y hermanas en este país.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.