Las organizaciones de personas con VIH impulsaron desde hace varios años la realización de mediciones de los niveles de estigma y discriminación en diversos países de la región. Pronto, el estudio realizado en Perú será publicado. Desde Corresponsales Clave conversamos con Guiselly Flores, directora de la Red Peruana de Mujeres positivas y una de las promotoras e impulsoras del Índice de Estigma y Discriminación (EyD) en Perú junto a Pablo Anamaría, Fernando Cisneros y Marina Soto. Ella compartió algunas de sus impresiones respecto de lo que ha sido este estudio y la participación de las personas con VIH.

Corresponsales Clave: ¿Cuándo se gesta la idea de tener un Índice de Estigma y Discriminación para Perú?

Guiselly Flores, directora de la Red Peruana de Mujeres viviendo con VIH.

Guiselly Flores: Durante los treinta años de epidemia en el Perú, se han reportado a través de las organizaciones de base, vulneraciones de derechos, principalmente relacionadas con el estigma y la discriminación en los diferentes ámbitos familiares, sociales, institucionales y de Estado. Las personas con VIH, desde sus organizaciones, han realizado diagnósticos en diferentes momentos con sus grupos específicos: mujeres de población general, y poblaciones vulnerabilizadas, como del sector LGTB.

CC: ¿Cómo fue el proceso para la movilización de recursos que hicieran posible este estudio?

GF: Desde que la iniciativa fuera lanzada por IPPF, GNP+, ICW y ONUSIDA en el 2008, se realizaron intentos para conseguir recursos para aplicar el Índice de EyD en el Perú, sin éxito.  Luego de publicada la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) 2010 y ENDES 2014 que alertó sobre varias formas de EyD, así como un estudio del Ministerio de Justicia en el 2013, tuvimos documentos del Estado que usamos como herramientas de advocacy para sustentar la necesidad de realizar el estudio. Así, el 2014, junto con ONUSIDA Perú, planificamos y elaboramos la nota conceptual y el presupuesto para la búsqueda de recursos solicitando fondos a agencias como: PNUD, IPPF, INPPARES; Sí, da vida; AHF.

Finalmente, en junio del 2015 se comprometieron los recursos -no muy grandes- desde PNUD y AHF que nos permitieron aplicar la encuesta en Lima/Callao, Iquitos, Piura, Arequipa.

CC: ¿Cómo fue el proceso de recolección de información, cómo participaron las personas con VIH?

GF: El protocolo del estudio tuvo la aprobación del Comité de Ética de la ONG Vía Libre, a cargo de la implementación administrativa del estudio.

Todo el proceso fue monitoreado por dos mujeres con VIH, la aplicación de las encuestas fue realizado entre marzo y julio del 2016 por 12 personas con VIH, seis personas de Lima y seis personas en las regiones, dos de ellas mujeres trans, 05 mujeres de población general y 05 varones gay.

CC: ¿Cuáles fueron los principales desafíos para sacar adelante este estudio?

GF: La búsqueda y el uso de recursos para generar una muestra amplia y representativa. El compromiso de las organizaciones “aliadas” que trabajan en VIH para apostar por la implementación del índice y el compromiso de los integrantes, previo a la asignación de recursos.

CC: Ahora que ya tienen el estudio; ¿Qué limitaciones le han encontrado?

GF: Hace falta incorporar en las entrevistas a personas jóvenes con VIH, jóvenes con VIH a consecuencia de transmisión vertical (tomando en cuenta que hay un número importante que ahora tienen mayoría de edad). Fue muy poquita la muestra de las encuestas aplicadas a personas jóvenes.

Considero que es necesario realizar estudios paralelos con poblaciones específicas como mujeres de la población general, mujeres trans, mujeres trabajadoras sexuales, jóvenes, así como en niñas y adolescentes (los que refirieron vivir discriminación en escuelas, institutos, universidades, establecimientos de salud).

CC: ¿Podrías adelantarnos algunos de los hallazgos relevantes?

GF: Considero que tal y como lo venimos exponiendo, somos las mujeres de la población general que reportan en mayor medida (75%) que los casos de EyD están directamente asociados a vivir con VIH; pasa en el ámbito laboral: más del 47% se encuentra desempleada y muchas se quedaron sin empleo debido a su condición de VIH.

Un dato que me parece alarmante es el alto índice de mujeres trans que tienen temor a sufrir agresión.

En el sector salud, la tasa de personas que no han tenido un trato constructivo con proveedores de salud sexual y salud reproductiva supera el 70%. Igual sucede con el alto porcentaje de mujeres que fue aconsejada no tener más hijos debido a su condición de salud.

CC: ¿Para cuándo se tiene planeada la publicación y difusión del estudio completo?

GF: Un primer lanzamiento con el informe ejecutivo se realizó en Cusco, el 20 de Octubre de este año, en el marco del Encuentro de Jóvenes cambiando vihdas. Es a partir de éste primer evento que podemos ir brindando información y preparándonos para su lanzamiento completo en Lima, que está planificado para el día 28 de noviembre de este año.

El Índice de Estigma y Discriminación ofrece la mirada de las propias personas que viven con VIH y a partir de él se propondrán acciones y alternativas de solución que permitan eliminar situaciones de estigma y discriminación, tanto aquellas que tienen lugar en los establecimientos de salud, como en el ámbito laboral y familiar.

Agradecemos a Guiselly Flores por su disposición a esta entrevista y por la información brindada.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.