El Ministerio de Salud de Chile comenzará a usar una plataforma online para definir el tratamiento de las 41 mil personas que viven con VIH/Sida usuarios del sistema público de salud. La medida que se comenzará a aplicar desde el próximo 13 de marzo, según información oficial, buscaría homologar la información de cada usuario en una ficha clínica online en base a los datos ingresados por un médico, matrona o químico farmacéutico. Luego, el sistema arrojará dos alternativas de posibles terapias: si el médico la rechaza deberá apelar a un comité de expertos.

Edgardo Vera, Jefe del Programa Nacional de Prevención y Control del VIH del Ministerio de Salud.

Según explicó el Jefe del Programa Nacional de Prevención y Control del VIH del Ministerio de Salud, Edgardo Vera, en entrevista al vespertino La Segunda: “La idea es ordenar los datos clínicos de los pacientes y la entrega de terapias para hacer seguimientos más acabados de los casos”.

Las organizaciones de personas que viven con VIH reaccionaron con molestia ante la noticia que catalogaron como una decisión que despersonaliza la atención de salud y desconoce el rol del médico infectólogo tratante al dejar a un software definir las posibles combinaciones de terapias disponibles en el sistema de salud. En ese contexto, denunciaron que se trata de una falta de seriedad por parte de las autoridades del Ministerio de Salud, alertando que la medida pondrá en riesgo la salud y la vida de las personas que viven con VIH.

Víctor Hugo Robles, periodista y activista comunitario del VIH/SIDA, acusó al Ministerio de Salud de jugar con la dignidad de las personas y catalogó la medida como una “acción criminal del Programa Nacional de Prevención y Control del VIH/SIDA del Ministerio de Salud porque nuevamente comete un grave error en la política pública pero ahora jugando con nuestra salud como personas viviendo con VIH/SIDA”. Robles, reconocido activista de los Derechos Humanos de la diversidad sexual y el VIH/SIDA agregó que “el Minsal no quiere o no puede entender que las personas seropositivas no somos ni queremos ser una lucrativa zona de experimentación tecnológica criminal. Las personas con VIH/SIDA somos personas con derechos. Esta señal es peligrosa porque con legítima razón nos preguntamos: ¿Se busca usar e implementar la plataforma online en la entrega de medicación y atención del VIH en los consultorios primarios?”.

En la misma línea, la comunidad científica reaccionó con extrañeza y preocupación. Carlos Beltrán, Presidente de Corporación Sida Chile, entidad que agrupa a los médicos especialistas en VIH, rechazó la medida, ya que –según sostuvo- “esto es un riesgo para los pacientes porque no considera todas las variables”.

La diputada Karla Rubilar criticó la medida a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, el director del Centro VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Alejandro Afani, planteó ante medios de comunicación que “es absurdo que se sorteen con una especie de tómbola computacional las terapias. Esto debe ser definido en base a un criterio clínico que no sólo considere la edad, sexo, etapa de la enfermedad, sino también las características de la persona como su estilo de vida, trabajo y enfermedades asociadas”.

La ex decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Cecilia Sepúlveda, cuestionó la medida y defendió el rol del médico tratante y su relación con los usuarios.  “¿Una plataforma online reemplazará en el sistema público la ponderación que hace el médico (a) para decidir la mejor terapia, considerando todas las particularidades y requerimientos de una persona con VIH? ¿Y en la atención privada se aplicará el mismo método?”, cuestionó la académica y especialista.

El anuncio del Ministerio de Salud encendió las alertas en diferentes instancias y el hecho no pasó desapercibido para la diputada integrante de la Comisión Salud de la Cámara de Diputados, Karla Rubilar, quien criticó duramente la medida a través de su cuenta de Twitter, acusando al gobierno de actuar con negligencia poniendo en riesgo la salud de las personas. “Cuando creías que el Ministerio de Salud había hecho todo mal en tema VIH-Sida, ahora será un software y no un médico quién definirá tratamiento de pacientes del sistema público. Hay que admitir creatividad para cumplir con la máxima de la Pdta. Bachelet “cada día puede ser peor”, expresó la parlamentaria.

Si bien la aplicación de nuevas tecnologías es un medida adecuada dentro de la respuesta nacional al VIH, lo cierto es que deben ser elaboradas en consulta con las organizaciones de personas que viven con VIH, recogiendo las necesidades y particularidades propias de cada una de las poblaciones claves. En este contexto, la decisión ministerial puede estar lejos de contribuir a fomentar una mayor adherencia a los tratamientos y asegurar la disponibilidad de los mismos en el sistema público de salud; así, podría ser una acción que ponga en riesgo la salud y la calidad de vida de las personas que viven con VIH, usuarias del sistema, ya que es una medida que deshumaniza la atención, rompiendo la necesaria relación interpersonal médico – usuario, que ha demostrado ser altamente eficaz, al establecer relaciones de confianza que difícilmente un software podrá suplir, al no considerar las variables humanas y comportamentales de la propia comunidad afectada.

Las organizaciones y colectivos de la sociedad civil chilenas han sido un motor fundamental en la consecución de políticas gubernamentales gracias a un trabajo conjunto, coordinado y respetuoso de los derechos fundamentales, comunidad que ahora no es escuchada ni considerada en las decisiones sobre las políticas públicas del VIH, situación que contribuye a generar un clima de desconfianza y recelo hacia políticas inconsultas, impresentables para un país que ha jurado salvaguardar y proteger los derechos humanos.

El Gobierno de Chile debe fomentar la participación de las comunidades de personas que viven con VIH en la definición e implantación de las políticas del VIH, solo de esa forma el país podrá conseguir las metas propuestas por Onusida y fortalecer su política gubernamental permitiendo hacer realidad la agenda derivada del Foro Político de alto Nivel para el Sida de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.