República Dominicana tiene un sistema de salud cada vez más fallido y burocrático, sin acceso a medicamentos de reciente desarrollo ni garantías de derechos a la salud y atención digna e integral. Con este panorama, el país conmemoró el Día Mundial de la respuesta al VIH. Las actividades fueron dándose durante todo la semana previa al 1 de diciembre, para culminar con una gran caminata que juntó a miles de personas.

Con una enorme caminata se cerraron las actividades por el Día Mundial de la respuesta al VIH.

Este año se vieron nuevos rostros en las diversas actividades y la presencia activa de representantes del Ministerio de la Mujer. También fue bueno comprobar el despertar de organizaciones de la sociedad civil que, de manera independiente, se movilizaron en sus diferentes provincias y municipios, formaron alianzas con los residentes, se empoderaron sobre la necesidad de luchar juntos por un bien común que va mas allá del diagnóstico y generaron una gran respuesta colectiva.

Ese fue el caso de la Fundación Grupo Paloma que dirige la señora Ingrid Bretón en la ciudad de La Romana, al este del país; durante cuatro días consecutivos salieron a las playas, universidades y lugares aledaños a distribuir condones y folletos informativos en un cara a cara con la población. “Nuestra meta era alcanzar 2500 personas y la superamos, fue importante contar con el apoyo de la comunidad y los jóvenes así como de agencias nacionales e internacionales, como el PNUD, que financiaron la propuesta”, comentó Bretón en entrevista con Corresponsales Clave.

Algo similar ocurrió en Samaná, uno de los principales destinos turísticos del país, con las actividades realizadas por la fundación Lluvia de Bendiciones, dirigida por Olga Moquete. Miembros de la organización y voluntarios salieron a las principales calles y playas a sensibilizar sobre el VIH y entregar lazos rojos; en el marco de las actividades, también realizaron pruebas rápidas en la cárcel de la citada provincia. Al dialogar con Moquete, ella hizo referencia a la falta de apoyo económico y humano que existe en esa ciudad: “Estoy trabajando sola y sin ningún tipo de recursos; en materia de VIH es mucho lo que necesitamos hacer, es una ciudad grande y con muchos casos de infección”.

Mensajes alusivos a la No discriminación tuvieron lugar en la caminata.

Estas y otras actividades fueron creando los vínculos para que personas de diferentes partes del país concurrieran en la marcha que organizara el Consejo Nacional para la Lucha Contra el  VIH/Sida (CONAVIHSIDA) el viernes 1 de diciembre en el parque Mirador Sur, sin negar la excelente organización y convocatoria hecha por el consejo.

En el acto de apertura algunas personalidades dieron sus palabras sucediendo a Víctor Terrero, director de CONAVIHSIDA, quien dijo tener la certeza de que para el 2030 República Dominicana habrá avanzado hacia la meta 90 90 90.

Yanet Camilo, ministra de la Mujer, dijo que se une a la lucha porque comprende el rol importante de la mujer en las políticas públicas y enérgicamente grito: “¡¡La lucha por la cero discriminación, los derechos de la mujer, para que nadie se quede atrás… también tiene rostro de mujer!!”

Luego de los discursos de apertura, se dio el recorrido con notoria participación de muchos jóvenes de diferentes organizaciones y colegios, universidades; jóvenes de la diversidad sexual, hogares de personas usuarias de drogas y personal de salud de distintos servicios de atención integral.

Aunque no faltaron las críticas de parte de algunas personas que repararon en el gran gasto que se hizo, que – según señalaron- bien se pudieron invertir en necesidades de los servicios; otros se animaron a señalar que en estos momentos se observan cambios hacia las personas con VIH y como la sociedad lo percibe.

Algunos grupos incidimos para generar estos cambios, otros son observadores pasivos con miradas críticas, sueñan con esos cambios pero no hacen nada para que ocurran. Ha llegado la era de que la sociedad se integre como tal, de que se rompan los segmentos poblacionales y nos unamos por una sola lucha, la lucha por los derechos humanos. Esta lucha debe ir más allá de un diagnóstico o de la orientación sexual, más allá del género de las personas afectadas y, sobre todo, más allá del 1 de diciembre; debe ser una lucha sostenida, de todos los sectores.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.