En esta nota queremos ofrecer información clara sobre algunos aspectos de la Conferencia Internacional y para ello hemos decidido utilizar el formato de preguntas frecuentes. Al final de este artículo, encontrarás información para participar en el próximo webinario sobre la conferencia.

Se estima que por cada beca solicitada hay diez personas que han pedido una.

1. ¿Cómo puedo participar de la conferencia?

Las únicas dos formas de llegar al evento es gestionar apoyo financiero por tu cuenta o recibir una beca total o parcial. Muchas personas ponen todos sus esfuerzos en la solicitud de becas, pero las posibilidades de recibir una son muy bajas. Se estima que por cada beca solicitada hay diez personas que han pedido una.

2. ¿Cómo puedo recibir una beca?

Primero, debes completar el formulario en tiempo y forma, y segundo, y quizá más importante, demostrar que tú eres unos de los mejores candidatos para recibir una. Lo que debes articular y comunicar en la solicitud es que tú eres una persona que debe estar en la conferencia, tanto para enriquecer el evento, como para favorecer las comunidades con la que trabajas. Recuerda que hay miles de colegas concursando por ese número mínimo de becas.

3. ¿Por qué América Latina recibe tan pocas becas?

No debemos confundir el hecho de que tú no hayas recibido una beca y el hecho que hay pocas becas para América Latina y el Caribe. Siempre el porcentaje más alto de becas va al inmenso continente africano, donde –además- se encuentra el número mayor de personas con VIH del planeta. Además, los organizadores generalmente deciden priorizar algún otro aspecto, en esta oportunidad será Europa del Este y el trabajo de reducción de daños con usuarios de drogas. Por ello América Latina, el Caribe, Asia, el Pacífico, entre otras regiones, recibirán proporcionalmente menos becas. A título ilustrativo, y basado en conferencias previas, para estas regiones quedan, en el mejor casos, entre 100 y 200 becas, lo que representa que, si tenemos, por ejemplo, 25 países, cada uno de ellos podría potencialmente recibir entre 4 y 8 becas.

Se busca que exista una distribución más o menos balanceada entre profesionales de la salud y personas que trabajan con o son parte de las comunidades prioritarias.

4. ¿Importan los méritos del candidato y la calidad de la solicitud?

Definitivamente, el Comité de Becas y los revisores ordenan por prioridad las mejores solicitudes. Luego se busca que exista una distribución más o menos balanceada entre profesionales de la salud y personas que trabajan con o son parte de las comunidades prioritarias. También hay otros factores que se consideran para balancear la participación, como por ejemplo: el género y la identidad de género, pertenecer a una o más poblaciones clave, la edad, el estado serológico frente al VIH, pero sobretodo, si se han aprobado resúmenes (abstracts) y otras actividades de la conferencias.

5. ¿Cómo hace la Conferencia para que en el proceso de selección no se favorezca a los “amigos” y se perjudique a los “enemigos”?

El beneficio y castigo discrecional de los solicitantes es un mito. Si tu solicitud no es elegida puede ser porque ha habido mejores solicitudes y candidatos.

Existen una serie de mecanismo y sistemas para evitar que esto suceda, por mencionar uno, la revisión de solicitudes ciegas, donde el revisor o revisora no sabe a ciencia cierta quién es el o la solicitante. Así también, más de un revisor asigna puntaje a las solicitudes y se busca que se revisen solicitantes de otras regiones. El sistema está claramente diseñado para que los candidatos nos sean revisados por una sola persona, en un proceso monitoreado por los co-presidentes del Comité de Becas. Entretanto, se garantiza que quienes revisen solicitudes no reciban presiones externas antes, durante y después de seleccionar los beneficiarios.

En un mes se vencen las fechas más importantes para presentación de resúmenes y pedidos de becas.

6. ¿Quién paga las becas de la conferencia?

El total del presupuesto de las Conferencias Internacionales proviene de la Industria Farmacéutica Multinacional y algunas Agencias Bilaterales (como CDC y PEPFAR), cuyas contribuciones van a una bolsa común para cubrir los costos en el presupuesto del evento. Las becas provienen de esta cesta de recursos. Sabiendo lo sensible que es para muchos colegas y organizaciones el tema de recibir dinero de la industria, en sentido estricto, si uno quiere adherir categóricamente a esta restricción, debiera comenzar por no solicitar ni usar una beca. Es importante señalar, que la industria farmacéutica no influye en el programa oficial ni en la asignación de becas, las únicas vías que cuentan para participar directamente son los simposios de la industria y los stands de la exhibición comercial. Las empresas no tienen poder de decisión sobre nada relacionado con la conferencia. Pero los becarios y participantes de todas las actividades, vienen recibiendo y recibirán en forma indirecta algún tipo de contribución económica de este sector empresarial.

7. ¿Qué se espera de los becarios?

En el llamado de solicitudes de becas, la conferencia es muy clara sobre lo que espera de las personas beneficiadas por éstas; a grandes rasgos se quiere que participen en la conferencia y puedan incrementar sus conocimientos sobre diversos temas que fortalezcan su trabajo y el de sus organizaciones, que intercambien experiencias con otros participantes, que puedan presentar innovación en la respuesta al VIH y que, al regreso de la conferencia, puedan compartir lo aprendido con sus organizaciones. Esto es, lo que en definitiva se juzga al evaluar solicitudes. Tienen más chances de recibir una beca aquellos candidatos que firman parte del programa de la conferencia, por ejemplo, presentarán un trabajo en forma oral, poster u organizarán un taller.

Recuerden que, si tienen “algo que hacer” dentro del programa de la conferencia, es más probable que sean elegidos.

8. ¿Sirve el programa de becas?

Desde la primera conferencia mundial a la fecha, miles de profesionales de la salud, de las ciencias sociales, trabajadores comunitarios y activistas, sus organizaciones y centros de salud, se han beneficiado de su participación en estas. Sin embargo, también es cierto que un porcentaje muy alto de becarios no llevan sus posters, no se presentan a realizar los talleres comprometidos, los stand de la Aldea de ONG y grupos comunitarios quedan desiertos y mucha gente pasa poco tiempo dentro de la conferencia, o dentro de las sesiones, propiamente dichas. La Sociedad Internacional sobre SIDA no ignora esta situación y viene discutiendo mecanismos de monitoreo y control de la participación, en particular la de aquellos que han sido beneficiados con una beca o han sido invitados a presentar.

En conclusión

Es cierto que siempre ha habido un número mínimo de becas y que la gran mayoría de los solicitantes quedan fuera del programa y de la conferencia, pero es también justo señalar que la calidad de las solicitudes y las propuestas de presentaciones (resúmenes) y actividades son muy pobres. Recuerda siempre que esta es una conferencia sobre VIH (y co-infecciones) por eso quizás el trabajo en otros ámbitos pueda no ser tan relevante para el cumplimiento de los objetivos.

Es muy obvio al leer las solicitudes que estas han sido completadas a las apuradas el día de la fecha límite por personas que no terminan de comprender los principios de estos programas. Realizando así una profecía cumplida que dice “a mí ni me becarán” o “esto es sólo para los amigos que se benefician en un proceso corrupto”. La metáfora del zorro que, como no tiene ganas de saltar por las uvas, dice que no importan pues están verdes.

En ocasiones, hacemos un trabajo increíblemente bueno con alto grado de replicabilidad en otros países y grupos, pero fallamos a la hora de comunicarle a la conferencia, en particular a los comités revisores de resúmenes y de becas, sobre la calidad e innovación de lo que hacemos. Recuerden que, si tienen “algo que hacer” dentro del programa de la conferencia, es más probable que sean elegidos.

En mi experiencia leyendo por años resúmenes y pedidos de becas de todo el mundo, he visto el pobre valor y empeño que se le da a esta parte del proceso. Es triste que en la respuesta al sida parece haber un número lastimosamente alto de personas que porque “son quienes creen que son y pertenecen a diversos grupos o poblaciones” sienten que deben ser invitados, que deben estar. La realidad es que hay muchas personas que además de ser, hacen, y aun así son muchas más de las que se pueden financiar. Si quieres llegar a Ámsterdam, piensa en un plan B.

En un mes se vencen las fechas más importantes para presentación de resúmenes y pedidos de becas, completar las presentaciones es muy complejo y requiere tiempo.

Para colaborar, el viernes 5 de enero de 2018, a las 12 del mediodía (hora de Buenos Aires, Argentina), estaremos realizando un segundo webinario informativo en español sobre como participar de la conferencia. Hay 50 vacantes y puedes unirte a la reunión en este vínculo: https://global.gotomeeting.com/join/775298485, si no puedes o quedas fuera por exceso de participantes, un día después publicaremos la sesión grabada.

Si quieres llegar a la próxima conferencia mundial sobre sida en Ámsterdam, ya deberías haber empezado a ocuparte.

La información oficial de la conferencia se encuentra disponible en https://www.aids2018.org

Fuente de las fotos: Twitter de AIDS 2018 @AIDS_conference

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.