El Ministerio de Salud (MINSAL) de Chile convocó a una consulta pública sobre la nueva estrategia de atención integral de personas adultas que viven con VIH en el sistema público de salud, la que estará vigente para la recepción de aportes y observaciones hasta el 14 de enero próximo, luego de lo cual un equipo de la subsecretaría de salud pública hará una sistematización de las sugerencias que lleguen por esta vía.

A fines de noviembre de 2017, la mesa nacional de VIH conoció un adelanto del documento en consulta sobre nueva estrategia de atención.

Las personas y organizacioes que estén interesadas en hacer alguna sugerencia, deben acceder al sitio: http//: web.minsal.cl/consultas-publicas-vigentes/, descargar la propuesta de documento, completar un formulario de observaciones (también disponible para descarga en dicha página) y enviarlo al correo electrónico: ana.canales@minsal.cl

Por otro lado, las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la respuesta al VIH han sido invitadas a participar a través de correos electrónicos enviados por profesionales del MINSAL o de las secretarías regionales ministeriales (SEREMI) de Salud en las distintas provincias del país.

Durante el segundo semestre del 2017, la incertidumbre respecto de los contenidos de esta estrategia y los eventuales cambios respecto al actual modelo de atención a personas con VIH (vigente desde 2005), generó una polémica, de la que Corresponsales Clave dio cuenta, en específico sobre el traslado de atención desde hospitales de alta complejidad a centros de atención primaria o un posible software para definir el tratamiento de las personas en control.

Todo ello se dio a conocer después que ONUSIDA reportara que Chile es el país de América Latina y el Caribe donde más han aumentado los nuevos casos de VIH entre 2010 y 2016.

Detalles del documento

En el documento en consulta no hay mención a ninguno de los cambios que preocupaban a la sociedad civil. Todas las personas con VIH mantienen sus controles médicos de especialidad en los centros de atención de VIH de los hospitales, tanto si se trata de personas clínicamente inestables o de mayor complejidad, de personas clínicamente estables o de personas con vulnerabilidades mayores. Para esto se detalla los estándares mínimos para las atenciones de médico, matrona, enfermera y químico farmacéutico; como para las conserjerías en prevención secundaria y adherencia al tratamiento antirretroviral (TAR).

Lo que sí se establece es que los centros de atención primaria (que en Chile se denominan centros de salud familiar o CESFAM) deben asegurar las atenciones complementarias que solo están disponibles en esos establecimientos como tratamiento de enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión (que forman parte del sistema de garantías explícitas en salud o Plan Auge), tuberculosis, vacunas, atención de salud sexual y reproductiva o el acceso al examen de medicina preventiva (EMP) para la detección de patologías crónicas no transmisibles, entre otras.

Dirigentes de la respuesta al VIH manifestaron durante 2017 su preocupación por eventuales cambios en el modelo de atención que vulnerarían derechos humanos.

Es destacable que el documento manifieste que el nuevo modelo debe considerar la pertinencia cultural lo que “implica que los equipos de salud reconozcan y visualicen los aportes de las culturas de los pueblos originarios que conviven en un territorio determinado”, en concordancia con el nuevo reglamento del MINSAL, aún no vigente, que asegurará el derecho a la salud intercultural en todos los centros públicos de salud.

En términos generales, las líneas de acción estratégicas planteadas por la secretaría de Estado son: aumentar el acceso al diagnóstico incorporando el test rápido; asegurar la vinculación temprana de las personas con VIH a la atención de especialidad; mejorar la oportunidad de acceso al TAR; optimizar recursos a través de la disminución de costos asociados a las TAR; y la estratificación clínica de las personas con VIH (clínicamente estables; clínicamente inestables; y con vulnerabilidades mayores).

Sin embargo, un gran tema ausente es la profilaxis pre y post exposición al VIH, conocidas como PEP y PrEP, que, si bien se había anunciado como parte del nuevo modelo para su inicio en 2018, no aparecen nombradas en la nueva estrategia en respuesta a la pandemia. Tampoco hay ningún indicio respecto a declarar los medicamentos para el TAR de interés público para abaratar los costos asociados a las compras que hace el Estado a las farmacéuticas.

Posturas respecto a la consulta

Denny Cristi, dirigente de la organización Juntos por la Vida e integrante de la Mesa Nacional de VIH y Derechos Humanos del MINSAL, confirmó que la nueva estrategia fue presentada en la última reunión realizada en la ciudad de La Serena, el pasado 27 de noviembre, en donde fue consenso que el documento debía pasar por una consulta pública de todas las organizaciones del país interesadas en la materia y no solo por una decisión de los representantes de dicha mesa.

En efecto, las organizaciones en respuesta al VIH del norte del país, y que son representadas por Cristi en dicha instancia, ya han manifestado su interés en participar de la consulta e incluso de tomar acuerdos respecto a las observaciones a realizar al documento.

Sin embargo, también hubo reacciones negativas al llamado a consulta por parte del MINSAL. Willy Morales, de la Red Nacional de Pueblos Originarios en Respuesta al VIH (RENPO Chile), afirmó que no participarán del proceso y que el Estado debe activar los mecanismos de consulta del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales respecto a esta nueva estrategia de atención.

Asimismo, en redes sociales, el conocido activista Víctor Hugo Robles, afirmó que: “en días “modo fiesta”, el @ministeriosalud difunde a través de algunas organizaciones su “estrategia de atención integral en VIH/SIDA” para recibir “observaciones y aportes” por Internet, vulnerando derecho a participación vinculante e igualitaria de todas las personas afectadas”.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.