El segundo día de la Reunión Global de Propiedad Intelectual empezó con una interesante discusión sobre los tratados de libre comercio y cómo a través de las presiones de los países ricos, la industria farmacéutica busca mayores protecciones de propiedad intelectual, nuevas formas de ampliar los monopolios de medicamentos.

Marcela Vieira, Brasil.

Entre los aspectos abordados en la sesión, Marcela Vieira, Lorena DiGiano y Javier Llamoza presentaron los resultados de estudios elaborados por organizaciones de la sociedad civil y del trabajo que realizan para detener la imposición de medidas que pongan en mayor riesgo el acceso a medicamentos en Brasil, Argentina y Perú, respectivamente.

Brasil, al igual que Argentina, se encuentra en el proceso de negociación del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Mercosur. También forman parte de Mercosur: Uruguay, Paraguay, Venezuela y Bolivia. Al respecto, Marcela Vieira, abogada e investigadora en temas de propiedad intelectual y derechos humanos, señaló que si se aprueban la extensión de la patente y la protección de datos de prueba, nuevas medidas de protección de la propiedad intelectual que van más allá del Acuerdo de Aspectos de la Propiedad Intelectual aplicadas al Comercio, conocidas como ADPIC Plus (or ADPIC+), no será posible utilizar las herramientas de políticas que se encuentran en la legislación brasileña que hasta ahora tiene Brasil y que han logrado aplicar con éxito para los medicamentos de VIH, sobre todo para los primeros medicamentos. “Además, se va a aumentar el impacto negativo de las patentes de una forma que se pondrá en riesgo toda la sostenibilidad del sistema público de salud”, dijo Vieira a Corresponsales Clave.

Lorena DiGiano, FGEP, Argentina.

Si bien el estudio sobre el impacto en Brasil del Tratado de Libre Comercio entre Mercosur y Unión Europea (disponible en este vínculo) incluye solo medicamentos antirretrovirales y medicamentos para hepatitis C, muestra un impacto tremendo, un gasto adicional por encima de los 600 millones de dólares, y los resultados podrían extrapolarse para todos los medicamentos que son utilizados en el sistema público. “El riesgo sería que pasemos lo mismo que pasó con hepatitis, que si bien tenemos un sistema de acceso universal garantizado por la Constitución brasileña, comenzamos a elegir qué personas van a tener acceso a tratamiento y qué personas no; no hay presupuesto que pueda alcanzar…”, dijo la investigadora y activista por el acceso a medicamentos.

Por su parte, Lorena DiGiano, directora de la Fundación Grupo Efecto positivo, presentó también el impacto en Argentina del tratado con la Unión Europea. Di Giano señaló que, de acuerdo al estudio realizado por la fundación (disponible en este vínculo), el sobregasto de la Dirección de sida y ETS de la Nación se incrementaría en 73 millones de dólares estadounidenses.

Javier Llamoza, AIS - Perú.

Javier Llamoza, de Acción Internacional para la Salud – Perú, comentó sobre el trabajo realizado en Perú y Colombia para resistir a las presiones que la industria farmacéutica, primero contra el capítulo de Propiedad Intelectual en el TLC con los Estados Unidos que, luego de un persistente trabajo de incidencia política, fue modificado por el Congreso de los Estados Unidos; luego, en alianza con organizaciones de la sociedad civil europea, se logró que se eliminara del tratado con la Unión Europea el capítulo de propiedad intelectual.

Las intervenciones de Marruecos, Ucrania e India también evidenciaron los riesgos que corren los países al negociar TLC con capítulos de propiedad intelectual que buscan imponer en los países en desarrollo medidas ADPIC+.

Resistir fue la palabra clave en la sesión, y las organizaciones con trabajo en salud y por el acceso a medicamentos de América Latina y del resto del mundo continuarán evidenciando el potencial impacto de las medidas de propiedad intelectual a través de los tratados comerciales.

#GSIPA2M

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.