En un séptimo intento, el martes 6 de marzo, diputadas de diferentes espacios políticos presentarán un proyecto de ley ante el Congreso de la Nación argentino, que reclama la urgencia del Aborto legal, seguro y gratuito. Este tema, central para la vida de las mujeres, se discutirá en el marco del Día Internacional de la Mujer junto con el llamado al paro para el 8 de marzo que realiza la coalición de organizaciones de #NiunaMenos.

Al menos seis mil mujeres han muerto por abortos inseguros desde la vuelta de la democracia a Argentina.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, lleva más de 13 años sumando voces a la discusión sobre la urgencia de despenalizar la interrupción del embarazo en Argentina afirmando, en función de diferentes fuentes, que al menos seis mil mujeres han muerto por abortos inseguros desde la vuelta de la democracia en el país sureño. Igualmente, se calcula que alrededor de 500 mil mujeres recurren cada año a abortos clandestinos, lo que demuestra que penalizar la interrupción del embarazo no disuade a las mujeres a practicárselo, más bien las impulsa a realizarla en condiciones de clandestinidad y peligrosidad evitables (sobre todo para mujeres que no cuentan con recursos económicos); es más, según cifras oficiales, las complicaciones por abortos inseguros son la principal causa evitable de mortalidad en mujeres gestantes en Argentina.

En una sociedad en la que la maternidad es más un mandato que una decisión personal, la discusión sobre la legalización de la interrupción del embarazo molesta, espacialmente a sectores más conservadores y pacatos, pues tiene que ver sobre un tema vetado: la libertad de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, mujeres de todas las clases sociales, de todas las edades, de todas las provincias, de todos los partidos y de todas las religiones. El lema “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir” coloca a la mujer en el centro de la discusión y la decisión, recordándonos que la maternidad debe ser voluntaria, deseada, proyectada y no impuesta por motivos religiosos, sociales, morales, entre otros.

Esta discusión se viene gestando en la sociedad argentina desde hace algunos años en los que miles de mujeres se han organizado y han mostrado, a pesar de la resistencia de algunos sectores políticos, sociales y económicos, temas centrales para sus vidas: la violencia y el poco respeto a sus derechos sexuales y reproductivos. En suma la necesidad de conquistar sus derechos humanos en igualdad de derechos y con respeto a las diferencias.

Aprovechando cada oportunidad para defender los derechos de las mujeres

En este contexto de lucha feroz por parte de las mujeres, y pasado el veto directo y abierto de la gestión anterior sobre este tema; fue el presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien habilitó el debate sobre la despenalización del aborto en Argentina, colocando al Congreso como la institución que debe ser un espacio que debe representar todas las voces de la sociedad desde el debate y no desde la imposición de sus ideas personales o partidarias.

Este gesto del presidente ha sumado ingredientes polémicos a la discusión: ¿Es una cortina de humo para invisibilizar otras medidas de su gobierno? ¿Está tratando el presidente de ganarse la simpatía de otros sectores de la población? ¿Quiere el ejecutivo opacar la discusión sobre el momento económico que vive el país?, preguntas totalmente validas, razonables y pertinentes en este momento.

Mabel Bianco, presidenta de La Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM).

Sin embargo, los movimientos de mujeres se han caracterizado por aprovechar cualquier espacio ganado y más este que ha sido conquistado entre la vida y la muerte, ¿es que acaso el tema de la despenalización del aborto es menos importante que los demás? En referencia a este punto Mabel Bianco, presidenta de La Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), comenta “Creo que completa un plexo normativo sobre la salud Sexual y Reproductivo indispensable, porque tenemos la ley de Educación Sexual Integral, tenemos la ley de Salud Sexual y Procreación Responsable, tenemos la ley de Anticoncepción quirúrgica, tenemos las leyes de Matrimonio Igualitario y de Identidad de género, NOS FALTA LA LEGALIZACIÓN del ABORTO. SI BIEN PUEDE SER CONSIDERADA ESTA DISCUSIÓN QUE TAPA OTRAS MAS IMPORTANTES, CREO ES UNA OPORTUNIDAD Y DEBEMOS usarla, ya que los otros temas también se discutirán, pero este ha estado prohibido por muchos años” (mayúsculas y minúsculas colocadas por la entrevistada).

En esta línea Mabel Bianco afirma que su expectativa es que este pedido histórico “empiece y que se gire rápido a las comisiones y allí se realice la discusión (…) y que las mujeres sigamos y redoblemos la lucha, porque este reclamo tiene más de 30 años, y es algo que debemos lograr para garantizar la vida y la salud a muchas mujeres. Además, espero se unan muchas otras voces y colectivos que comparten estas luchas por la ampliación de derechos”.

La semana que viene se vivirá en la Argentina un momento histórico, que se expandirá al resto de América Latina y el mundo; los y las legisladoras argentinas tendrán en sus manos la posibilidad de salvar cientos de vidas de mujeres que hoy están condenadas a la clandestinidad. Confiemos en que el Congreso esté a la altura de lo que la sociedad le demanda, celebremos esta nueva conquista “se está hablando del tema” y sigamos trabajando por un camino de mayor libertad, co-responsabilidad e inclusión, que apenas comienza.

“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.